Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Heredar Problemas
Eduardo García Gaspar
15 julio 2009
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, Y FABULAS E HISTORIAS
Catalogado en: ,


Los gobernantes, que dentro de un sistema democrático, permanecen tiempos limitados en sus puestos, recuerdan la historia de la cabra y la zorra, una de las fábulas de Esopo. La historia, va más o menos así.

Por un bosque camina una zorra, la que muy sedienta, encuentra al fin un pozo. Sin mucho pensarlo, intenta beber, resbala y cae. Trata de salir del pozo. No puede. Sus intentos son inútiles. Pasa el tiempo hasta que llega una cabra.

La cabra oye ruidos dentro del pozo. Se acerca. Ve a la zorra. La zorra se da cuenta de que la cabra lo mira. La cabra le pregunta qué hace allí. La zorra responde, “Disfrutando de agua fresca en un día tan caluroso. Deberías acompañarme y refrescarte también”.

La cabra duda. Vuelve a ver a la zorra, la que insiste, “Baja, en verdad es un placer estar aquí, con agua tan pura y cristalina, cuando allá arriba el sol quema”. Tanto habla la zorra y tanto alaba su posición, que la cabra decide dar un brinco dentro del pozo.

Ya refrescada la cabra, habla con la zorra indagando cómo poder salir del pozo. La zorra le responde, “Es eso algo que deberías haber pensado antes de saltar. Eres muy descuidada entrando a un lugar del que no sabes cómo salir, pero yo te daré el remedio”.

La cabra está a la expectativa, calla y espera que la zorra siga hablando. La zorra se aclara la garganta, mira a la cabra y le dice, “Es sencillo, yo subo sobre tu lomo, tú te paras en las patas traseras y te elevas todo lo posible. Trepo por su cuerpo hasta tu cabeza, de allí salto y llego a la orilla”.

La cabra se indigna y le dice que eso permitirá a la zorra salir, pero no a ella. A lo que la zorra responde, “No debes preocuparte, una vez que yo esté fuera, iré por ayuda para que te saquen de aquí.” A la cabra le parece razonable lo que la zorra dice.

Y eso hacen. La cabra deja que la zorra salga del pozo. La zorra sale no sin trabajos del pozo y una vez arriba voltea hacia abajo a ver a la cabra. La cabra le recuerda su promesa y la zorra le responde, “Vieja cabra tonta, nunca deberías haber entrado a lugares de los que no sabes cómo salir”.

Por supuesto, las fábulas tienen le mérito de mostrar una situación de la que cada persona saca sus conclusiones. Es como una pequeña lección de vida. No sé qué obtenga usted de la fábula, pero ella me recuerda la situación en la que se encuentran esos gobernantes que son elegidos por medio del voto.

Son un poco como la zorra, que queriendo satisfacer una necesidad personal entran a terrenos de los que no saben cómo saldrán por sí mismos, pero ello no les importa porque saben que tiempo después llegará otro al que usarán de trampolín para salir y dejar al otro adentro… el que a su vez sabe que llegará otro… y así en una cadena sin fin próximo.

Dentro de un sistema democrático se tiene un círculo vicioso digno de mencionar. Digamos que un gobernante durante el tiempo en el que está en su puesto implanta una medida popular cualquiera, como la de elevar el monto de las pensiones pagadas a los burócratas. Dado el efecto de largo plazo de esa medida, no sufrirá él las consecuencias de su acción.

Llegará otro al puesto suyo y lo sacará de él. El nuevo gobernante quizá no haga nada o tal vez cometa otro error, cuyos efectos son de largo plazo. Y así acontece que una sucesión de varios gobernantes que van y vienen hasta que algún día alguien se encuentra con que no tienen dinero para pagar esas pensiones. Y, probablemente, la culpa la asignen a él, o bien se pierda en el laberinto de la burocracia.

Quienes salen del pozo atraen a otros a los que dejan en él y se alejan, dejando a esos otros en su lugar y así sucesivamente. La diferencia entre la historia de la zorra y la cabra, y la situación de los gobernantes, es que muchos de ellos prenden cartuchos de dinamita en el pozo y al salir los dejan prendidos. Heredan al que viene el problema, y el que llega enciende más cartuchos.

Pero llega un momento en el que algún cartucho en algún pozo explota y daña a muchos, por ejemplo con una crisis económica. Todos se echan la culpa entre sí porque nadie sabe en realidad quién encendió la mecha. No pueden hacer nada y el proceso sigue. Vuelven a la rutina de entrar en el pozo y hacer cosas de las que no saben cómo salir, pero no los importa. Otros vendrán.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



No hay comentarios en “Heredar Problemas”
  1. Rubio G H Dijo:

    En el caso de la crisis actual lo que aquí se dice es valioso porque su comienzo va más allá de Bush, hasta Clinton e incluso Roosevelt. Todos con ganas de ayudar a la gente pero tan mal canalizadas que causan males de impresión. El plan de Obama es eso de más de lo mismo que hicieron los anteriores.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras