Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
¿Huelga Loca En La UAM?
Santos Mercado Reyes
28 enero 2009
Sección: ESCUELAS, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Cada año los trabajadores y alumnos entramos en pánico ante la amenaza de huelga del sindicato universitario de la Universidad Autónoma Metropolitana, en México. Y  no es para menos ya que por ley, nos guste o no,  el sindicato tiene el derecho legal de cerrar nuestro centro de estudios y  trabajo. Ni el sindicato ni nosotros somos del todo responsables de las malas leyes que rigen nuestro país.

El año pasado  todos los profesores y alumnos estábamos seguros  que no se estallaría la huelga, nos confiamos y no hubo pancartas ni mantas de rechazo a la huelga. La gente decía: “necesitarían ser muy tontos los del sindicato para estallar la huelga…” y estalló el paro más largo de la historia de la universidad.

Como dice Edmund Burke “basta que los buenos no hagan nada para que los malos triunfen”.

Y no es que sean malos los chicos del sindicato, sino que se saben muy pocas rutas para llegar a Roma y la única que se saben es la del despeñadero seguro.

Luchan contra un “patrón” que no es patrón. En efecto, al rector le llaman “la patronal” pero no se dan cuenta que es un empleado más como cualquier barrendero, técnico o profesor. También él y todos los que la hacen de “patronal” cobran sus quincenas del erario.

Ninguno de ellos es dueño de la UAM, ni siquiera son accionistas. Ciertamente a “la patronal” le encanta asumirse como si fuera dueño de la universidad porque los chicos del sindicato así quieren verlos, por eso a veces se pavonean en frente de ellos.

Es muy importante comprender el “status” de los supuestos “patrones” porque así se puede entender su comportamiento.

Los directivos de la universidad nada pierden si se estalla la huelga. Es más, salen ganando pues mientras más dure la huelga, más descansan y sus sueldos no se reducen, es decir, ganan como si todo estuviera normal.

Para  la “patronal” es una bendición la huelga. La razón por la que siempre muestran mucha rigidez y no se les saca ni un centavo más de lo que ofrecen originalmente es porque, a fin de cuentas, el rector es un empleado del gobierno y tiene que ajustarse y obedecer las órdenes del Estado.

Si el gobierno federal dice: “no les des más del 4.25%” el rector  simplemente obedece y los berrinches del sindicato no pueden modificar nada, así hagan cien marchas, diez peregrinaciones o una huelga de diez años.

Por otro lado, los profesores y estudiantes están neutralizados para influir en las decisiones. Los profesores no quieren saber nada del sindicato, por lo tanto, no acuden a las asambleas,  ni siquiera  para nombrar delegados al Comité de Huelga (es el responsable de estallar o no el paro).

Si un departamento tiene 200 profesores y acuden tres. Basta que 2 de ellos (regularmente del propio SITUAM) voten por la huelga y se asume que todo el departamento votó a favor de la huelga.

Por otro lado, los estudiantes están neutralizados desde el momento que se les hace sentir que se les está haciendo un favor con educarlos sin cobrarles colegiatura. “El que paga manda” y como el alumno no paga, no tiene derecho de reclamar, ni de oponerse a la huelga.

A los estudiantes ni siquiera se les consulta para ver si simpatizan o no con la huelga. Así que, estoicamente, tienen que aguantarse o irse a otra universidad donde no haya tantas huelgas. Con estos mecanismos tramposos siempre nos han llevado al baile.

Los trabajadores, que ni están en las altas esferas de la burocracia universitaria, ni son dirigentes del sindicato son los que tienen que sufrir las consecuencias de las huelgas, pues pierden la mitad de sueldo y llegan a sufrir verdaderas crisis emocionales durante todo el conflicto.

Claro, algunos ya lo tomamos con mucha filosofía (conchudez) y mejor nos vamos de vacaciones hasta que la prensa y la radio nos informe que ya podemos regresar.  Y así es la misma historia cada año…

¿Es necesario sufrir estas estúpidas huelgas? Tenemos que resignarnos a disfrutar de vacaciones a medio sueldo? Los alumnos tienen que tragarse el cierre de las aulas sólo porque  “reciben educación gratuita”.

Bueno, mientras los chicos del sindicato quieran seguir jugando a la lucha de clases y sigan viendo al rector y su equipo como los burgueses a vencer, estamos irremediablemente perdidos.

Los profesores y trabajadores necesitamos mejorar nuestros sueldos, salarios, becas, cubículos, pensiones, despensas, vacaciones y todo lo que se nos ocurra. Pero si  queremos sacar todo del “patrón” rector… es más fácil sacar sangre a las piedras.

Quizás sería más sensato que todos (autoridades, profesores, alumnos y trabajadores) “unidos como un solo hombre” peleáramos contra el gobierno para que nos mandara una bolsa de dinero muy jugosa.

Pero nos volveríamos a encontrar con el mismo fenómeno, pues el gobierno realmente no es el patrón, ni el dueño de los recursos. Ni Calderón, ni Ebrard van a sentir sufrimiento porque la universidad esté en huelga. Estoy casi viendo su mirada despectiva diciendo “pobres tontos… quieren más limosna,  bola de mantenidos”.

Además, si realmente llegáramos a sacarle un centavo más al gobierno, hay que ver que ese centavo no viene de los bolsillos del presidente ni de ningún burócrata del gobierno. Son recursos que pagan obligatoriamente los contribuyentes.

Y ya sabemos que los ricos no pagan impuestos, pues tienen todo un ejército de contadores y abogados para evadirlos. Luego, esos dineros vienen de los pobres…de los más pobres de este país, de los obreros que tienen sueldos fijos y de la gente en extrema pobreza, por eso siguen pobres.

En otras palabras, cuando se hace una huelga en la universidad pública a quien realmente se le está exigiendo más recursos es a los más jodidos de este país! ¡Es una huelga contra los miserables!

Estamos, por tanto, exigiendo que el gobierno exprima más a los que menos tienen para que se beneficien a los alumnos (que no pertenecen a esa clase de gente en extrema pobreza) y a la burocracia educativa. ¿Cómo que hay algo injusto en este juego, no le parece?

Es fundamental entender este punto pues podríamos estar como el dragón que para saciar su hambre empieza por comer su propia cola…

Es necesario activar el cerebro para encontrar otros caminos que no sean los de mandar al rector o al gobierno a que asalte y expolie a los de menores ingresos de este país. Es necesario dejar en paz a los contribuyentes,  ya nos dieron bastante. No podemos seguir viviendo del expolio, es decir, del erario, del robo, porque automáticamente nos convierte en delincuentes (involuntarios, pero delincuentes al fin)

Ahora, como buenos universitarios debemos empezar a aprender cómo se genera  riqueza sin perjudicar al vecino. Con la riqueza que logremos podemos  darnos todo el beneficio que nos merezcamos sin que nadie nos imponga límites.

Por lo tanto, es tiempo de olvidarnos de las huelgas, peregrinaciones y marchas.  Todo ese folclor es inútil. Ya son suficientes 34 años de huelgas fracasadas.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.



No hay comentarios en “¿Huelga Loca En La UAM?”
  1. Antonio Trejo R. Dijo:

    Considero que el artículo tiene mucha relevancia, ya que pocos docentes de instituciones públicas se atreven a denunciar los efectos negativos de una huelga para con la sociedad, ya que para fines personales el conflicto les convenga.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras