Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Indigencia Moral
Selección de ContraPeso.info
15 junio 2009
Sección: Sección: Asuntos, SOCIEDAD
Catalogado en: , , ,


ContraPeso.info presenta una idea de Pedro Luis Llera. Agradecemos a Análisis Digital el amable permiso de publicación. El autor es profesor de lengua. Aunque los detalles y circunstancias pertenezcan a España, las situaciones narradas son universales, las de una sociedad que no sabe distinguir.

España está alcanzando unas cotas de indigencia moral difícilmente igualables. No es la crisis económica lo más preocupante en nuestra patria, con ser extremadamente grave que más de cuatro millones de compatriotas se encuentren sin trabajo.

No. Lo peor del caso es que vivimos en una sociedad enferma poco menos que en estado terminal y la mayoría de la gente parece no enterarse. Los síntomas son francamente preocupantes: En España ya no somos capaces de distinguir el bien del mal. Se ridiculiza la virtud y se fomentan los vicios como la cosa más normal del mundo.

Se fomenta, por poner un caso, la promiscuidad sexual y se hace burla de la fidelidad; se desprecia a la familia y se mofan de que pueda existir un amor para toda la vida. Se invita a los adolescentes a que mantengan relaciones sexuales prematuras y luego se extrañan de que aumenten los embarazos no deseados.

En las escuelas corrompen a nuestros hijos con la ideología de género y se les hace ver que todo vale, que todo está bien, que todo es igual. Se les da toda la información sobre anticoncepción, pero se les hurta la formación sobre el valor del amor del matrimonio para toda la vida.

Se les dice que el sexo nada tiene que ver con el amor o con la familia. Se les roba la verdad: que el sexo es un regalo maravilloso de Dios cuando se da en un matrimonio que decide compartir su vida y educar a sus hijos; que se puede amar hasta el final; que nada hay más maravilloso que tener un hijo.

Los hijos siempre han sido una bendición. Ahora ya no. Los hijos son un estorbo. Se repudia la vida y se exalta el asesinato y la crueldad. Se considera al crimen abominable del aborto como un derecho de la mujer y se pisotea el derecho a la vida de los no nacidos.

Estamos empeñados en degradar la dignidad del ser humano a toda costa; en convertir a las personas en animales que sólo atienden a los impulsos de sus instintos, incapaces de pensar y de tomar decisiones con racionalidad y libertad.

En un mundo absurdo, la vida es un sinsentido en el que no queda sino disfrutar del goce hedonista para anestesiar el dolor y el sufrimiento del vacío, del hastío, de la nada que amenaza con ahogarnos. Nada tiene sentido: disfrutemos como los cerdos de Epicuro en su pocilga hasta que nos ahoguemos en nuestra propia inmundicia. Aquí todo es mentira.

En España, la mentira es lo normal. Todos mienten. El engaño, la corrupción y la estafa son el pan nuestro de cada día. Todo el mundo es así. Ya no hay lugar para la honradez, para la honestidad, para la autenticidad. Antes, la palabra dada tenía un valor. Hoy en día, ni siquiera un contrato firmado y rubricado ante notario es de fiar.

Cuatro niñatos sinvergüenzas son capaces de poner en jaque a toda la policía y la judicatura de este país después de confesar que han matado a una pobre chica. Y se ve normal que mientan y no pasa nada. Porque lo normal en España es mentir.

El nepotismo y el amiguismo prosperan por doquier: hay que colocar a los amigos y a la familia antes que nada. Todo es mentira, una gran mentira que acabará por destruirnos a todos. El presidente miente, la oposición miente, los alcaldes roban, los concejales se dejan sobornar, los presidentes autonómicos promueven la división – cuando no el odio – entre los españoles…

Y ya para colmo de males, en la final de la Copa, miles de desalmados silban ante la presencia del rey y desprecian el himno nacional. La bandera de España no aparece por ninguna parte en la toma de posesión del nuevo presidente del gobierno vasco. En los ayuntamientos de buena parte de España, se proscribe nuestra bandera. Y no pasa nada.

Pues que conste que yo me siento insultado por el ultraje a nuestro himno y a nuestro rey. Luego se quejarán de que los españoles despreciemos a los nacionalistas catalanes o vascos. Y digo a los nacionalistas; no a los vascos o a los catalanes. Yo soy asturiano y amo mi himno y mi bandera. Pero amo igualmente a la bandera de España que un día juré defender y al himno que nos representa a todos los españoles.

Yo no desprecio la bandera vasca ni la catalana ni se me ocurriría silbar sus himnos, por respeto y por educación. Como tampoco aceptaría que insultaran a la Cruz de la Victoria o al “Asturias, patria querida”.

Pero ahora resulta que tengo que tragar que, en un acto público, miles de personas me insulten y me desprecien en los símbolos que me representan. ¿Por qué tenemos que soportar que tales ofensas queden impunes? ¿De qué van esta banda de sinvergüenzas y maleducados? ¿Qué se han creído?

¿Piensan acaso que son mejores que un asturiano, que un andaluz o un extremeño? Yo no me acuerdo de todos sus muertos por pura educación y para que nadie pueda decir que promuevo el odio. Son ellos quienes lo fomentan y no debemos caer en sus provocaciones; pero tampoco debemos permanecer impasibles y hacer como que no pasa nada.

Yo no estoy dispuesto a aceptar que meen por encima de mí y que tenga que decir que llueve. En España vivimos en la más absoluta indigencia moral. Somos un país tercermundista desde el punto de vista ético. No me extraña que quieran reprobar al Papa.

El Santo Padre representa la más alta instancia intelectual y moral del mundo y eso aquí no se soporta. El ambiente enrarecido nos asfixia y la gangrena ha necrosado buena parte del tejido social y amenaza con destruir España y llevarnos a todos por delante.

Pero no podemos quedarnos a verlas venir. Hay que cortar por lo sano. Urge una rebelión cívica de las gentes de bien que aún quedan en España. Ya está bien. Es necesario reformar la educación y devolver sus competencias al gobierno de la nación para que haya un sistema educativo único para todos los españoles; un sistema educativo que enseñe valores cívicos, que garantice que cualquier español pueda estudiar en su lengua materna allí donde viva sin imposiciones de ninguna clase (quien quiere en español, en español; quien quiera en otra de las lenguas oficiales, pues adelante); que enseñe a los niños a sentirse orgullosos de su país, de su historia y de sus símbolos.

Necesitamos urgentemente arrebatar las escuelas de las garras de los nacionalistas, que inoculan el odio a España a los niños; y de los laicistas radicales, que intentan adoctrinar obligatoriamente a nuestros hijos en sus repugnantes ideologías supuestamente progresistas.

Es preciso garantizar la independencia de los jueces para evitar que los tribunales se conviertan en campos de batalla de los partidos políticos. Es imprescindible reformar el estado de las autonomías para garantizar la unidad de España y defender los intereses generales de la nación por encima de los egoísmos particulares de cada región.

Tampoco puede esperar la reforma de la ley electoral para que el parlamento realmente represente a la mayoría de los españoles y ponga en el sitio que les corresponde a las minorías nacionalistas. Resulta urgente e inaplazable, en definitiva, una profunda regeneración moral, política y económica de España, antes de que sea demasiado tarde.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras