Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Inocencia Inexplicable
Eduardo García Gaspar
27 mayo 2009
Sección: CRIMEN, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


El suceso es inglés, pero sus lecciones son universales. En días recientes, todos los medios ingleses a los que tuve acceso lo tuvieron como la noticia más importante, durante días y días. Es un escándalo gubernamental, que atañe a los miembros del parlamento.

En pocas palabras, el escándalo comenzó cuando un diario, el Daily Telegraph obtuvo datos sobre los reportes de gastos de los legisladores. Esos gastos incluyeron cosas como reparaciones de canchas de tenis, segundas casas, pago de hipotecas inexistentes e instalación de jacuzzis.

Es una crisis política seria, que ya acarreó renuncias, como la de Michael Martin, el speaker de de la cámara de los commons. Martin, del Labor Party. había luchado por impedir que los gastos fueran hechos públicos. En las entrevistas que vi con los legisladores, en lo general, ellos primero negaban haber hecho nada malo, o bien se justificaban diciendo que eran errores involuntarios o bien acciones por las que pedían perdón.

Sucesos como éste, que realmente no han sido gran noticia fuera de Inglaterra, son comunes en todas partes. Es en extremo difícil encontrar gobiernos en los que los políticos no cometan abusos y tomen provechos cuestionables de su posición. Ahora, antes y en el futuro, estos hechos son parte de la naturaleza gubernamental.

Todo lo que podemos aspirar a lograr es a minimizarlos y tener niveles razonables de abusos. No creo que sea posible lograr más. La clave está en explicar la causa y encontrar soluciones simples.

Una de ellas es muy directa: penas de cárcel y castigos desproporcionales al monto del abuso. Si el legislador logró beneficios por, digamos, diez mil libras, deberá pagar cinco tantos, es decir, 50 mil. Un incentivo negativo importante, con prohibición vitalicia de ocupar puestos públicos. Pedir perdón no es suficiente, como tampoco devolver las cantidades obtenidas.

Pero, en todo esto hay un error colosal. Los legisladores son las únicas personas que determinan sus ingresos y sueldos. Ellos hacen leyes, entre las que están las correspondientes a sus remuneraciones. Eso no debe ser. Las remuneraciones de los legisladores deben ser decretadas por los otros dos poderes y consistir en un monto único y total, sin adiciones.

Piense usted en esto. Un legislador ocupa una posición muy especial, la de hacer leyes. Es decir, es el puesto en el que se ordena al resto lo que puede o no puede hacer. Es mucho poder. Demasiado. Cuando ese poder se usa en beneficio propio, es natural que sea aprovechado más allá de lo ético. Los legisladores van a tratarse bien, mejor que a otros.

Eso es parte de la naturaleza humana, que es imperfecta. Esperar que un gobernante sea una mezcla de ángeles con buenas intenciones y hombres sabios y prudentes, es una real tontería. Ellos son, al menos, igual que el resto de los humanos y en muchos casos han probado estar por debajo de la media. Esto lleva a la solución de fondo.

Si se acepta que los seres humanos somos imperfectos, que sucumbimos a tentaciones, que realizamos acciones indebidas, es conclusión irrefutable que a ningún ser humano debe dársele un poder demasiado grande. A ninguno.

Es decir, los gobiernos, que son necesarios, deben ser celosamente vigilados y poseer por diseño un poder que no pueda salirse de sus funciones naturales, que son mantener un estado de derecho que proteja a los ciudadanos. Nada más que eso. Y realizarlo bajo el principio de la división del poder.

Son incidentes como el inglés y la larga lista que a diario revelan los periódicos, que hacen preguntarnos cómo es posible que a pesar de toda la evidencia en contra aún se siga creyendo que los mayores problemas son responsabilidad de los gobiernos. Es algo increíble que aún ahora alguien piense con convicción que la elección de tal o cual gobernante es la solución nacional.

Es esta inocencia ciudadana, esta credulidad mayúscula, uno de los rasgos más destacados de nuestros tiempos. Es inexplicable que con la larga lista de pruebas en contra de los gobiernos se crea que en ellos están las soluciones a los mayores problemas.

Post Scriptum

Sergio Sarmiento (Grupo Reforma, 19 de mayo 2009), comentó otro caso que exhibe, de nuevo, la razón por la que los gobernantes deben ser mantenidos dentro de sus límites naturales y vigilados celosamente:

No sé qué me irrita más. Saber que dos hermanos del Senador Ricardo Monreal, Cándido y David (este último presidente municipal de Fresnillo por obra y gracia de su hermano) y una hija también de Ricardo son propietarios de una planta deshidratadora de chile en Zacatecas en la que el 22 de enero de este año el Ejército incautó 14.5 toneladas de marihuana. O que se les investiga desde entonces, pero continúan en libertad (¿se daría el mismo trato a quienes no fueran parientes de un político tan importante?). O que la planta fue embargada en el 2003 por el Gobierno que encabezaba Ricardo Monreal, sólo para que el 15 de enero de 2004 la entregara en propiedad a sus hermanos y a su hija.

Casos como este no son la excepción, son la regla.

Y, hablando de cosas similares, el siguiente fue un comunicado de prensa de ElCato.org, de hoy:

CAUCAGUA, VENEZUELA— El gobierno venezolano intentó clausurar un seminario educativo del Cato Institute por expresar ideas críticas al regimen de Chávez.Varias agencias del gobierno venezolano amedrentaron a los organizadores y participantes del evento del Cato Institute, llamado Universidad ElCato-CEDICE, el cual ocurrió en Caucagua, Venezuela entre el 24 y el 26 de mayo. El evento es co-auspiciado por el Centro de Divulgación del Conocimiento Económico por la Libertad (CEDICE) y fue organizado para enseñar y promover los principios liberales de gobierno limitado, libertad individual, mercados libres y paz.

Mientras se desenvolvía el evento el lunes, la Guardia Nacional, la televisión estatal y un representante del Ministerio de Educación Superior interrumpieron el seminario, demandando que el seminario se clausure debido a que los organizadores del evento no tenían permiso de establecer una universidad en Venezuela. Cuando se les contestó a las autoridades que ni Cato ni CEDICE estaban estableciendo una universidad y que el Cato Institute desde hace mucho ha auspiciado seminarios para estudiantes llamados Universidad Cato, las autoridades luego insistieron que el seminario estaba violando la ley venezolana por haber difundido publicidad falsa.

Después de dos horas de acusaciones sin fundamento, los representantes del gobierno de Chávez se fueron pero su amedrentación ha continuado. Uno de los conferencistas del seminario, el intelectual peruano Álvaro Vargas Llosa, fue detenido por tres horas por las autoridades del aeropuerto el lunes por la tarde sin ninguna justificación aparente. Después de permitirle el ingreso al país le dijeron que se podía quedar en el país siempre y cuando no exprese opiniones políticas en Venezuela.

“Los ataques del gobierno a la libertad de expresión son un ejemplo más del abuso de poder en la Venezuela de Hugo Chávez”, dijo Ian Vásquez, Director del Centro para la Libertad y la Prosperidad Global del Cato Institute desde Caucagua. “Pero ellos hasta ahora no han logrado alterar las actividades del Cato Institute en Venezuela, y ojalá no lo harán, mientras que continuamos participando en más reuniones durante el resto de la semana”.

Los expertos del Cato Institute están disponibles para comentarios sobre esta y otras noticias importantes del día. Para entrevistas, por favor llame al deparmento de comunicaciones al 202-789-5200 o por correo a pr@cato.org .


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras