Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Política como Museo
Eduardo García Gaspar
21 agosto 2009
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Dijo el presidente vitalicio de Venezuela, “Yo respeto todos los deportes, pero hay deportes y deportes”. Suena a eso de ‘todos los animales son iguales, pero hay unos más iguales que otros’, que escribió Orwell en Animal Farm.

Hablaba del golf y dijo además, “El golf no es un deporte popular… Sólo un pequeño burgués puede jugar golf. El golf es un deporte de burgueses… el mejor campo de golf en Venezuela es aquel en el que se siembra de maíz”.

Es interesante añadir a las frases de Chávez otras declaraciones, como las de un trabajador de un campo de golf, el que dijo que cerrar el campo de golf amenazado por el presidente, “sería como cortar un brazo al pueblo. Es una fuente de trabajo muy importante, y un apoyo al turismo”. Más sabe este hombre, Alejandro Calles, que ese gobernante.

La historia es una de miles que llenan el panorama político de las naciones. Me recuerda la situación del turista que en algún país, estando de viaje, va a los museos y los recorre dedicando unos segundos a cada pieza de arte. Trata de ver todo y termina con el recuerdo de nada.

Podría hacer lo contrario, que es mucho mejor. Podría pasar muchos minutos dedicados a unas pocas pinturas y olvidarse de los otros cientos. Si la escena política es un museo (me imagino que del horror), quien lo visita por medio de las noticias en los medios, podría tratar de ver todo lo que sucede y enterarse de nada… o bien, podría dedicarse a unas pocas cosas y comprender mejor lo que sucede.

La anécdota de Chavez en club de golf de Caraballeda, cerca de Caracas, reportada por HACER, si se le ve bien, da material para conocer a Chávez y el poder que tiene: si puede violar los derechos de propiedad a su antojo y hacer que las propiedades sean usadas de acuerdo con sus instrucciones, eso quita lo pintoresco a la anécdota y la vuelve reveladora de lo que realmente hay atrás.

Es como detenerse frente a alguna pintura, la que usted quiera, tratando de examinarla, entenderla… termina uno sabiendo más que con dos segundos para cada obra. Eso mismo sucede con cada acontecimiento político: detenerse un tiempo extra para examinarlo, permite aprender algo si se hace razonablemente.

Por ejemplo, en México, por la televisión pasa un comercial de uno de los partidos políticos, el PRD, con un mensaje fascinante. Dice en esencia que con ese partido los mexicanos viviremos mejor. Pero el interés radica en el por qué dice que viviremos mejor.

Su respuesta es impresionante: dice que viviremos mejor porque un gobierno del PRD dará a los ciudadanos regalos como becas para estudiantes, ayudas a madres solteras, pensiones a los ancianos, artículos escolares a los niños y alguna otra cosa que se me olvida. Este comercial de sólo 30 segundos dice mucho si lo examinamos.

Dice que para tal partido, el gobierno es una institución que otorga obsequios a quienes cree que los necesitan, prácticamente todos y que eso nos dará una vida mejor. Si este comercial de televisión fuera una pintura en un museo y le dedicáramos un par de segundos a verla, no alcanzaríamos a entender todo lo que está detrás de ella.

En ese comercial, sin embargo, está una mentalidad similar a la de Chávez en el campo de golf queriendo sembrar lo que él desea en propiedades de otros. En el PRD se piensa igual porque para dar pensiones, becas, ayudas, artículos escolares y demás, no hay más remedio que quitarle propiedades a alguien.

La diferencia entre Chávez y el PRD es que Chávez lo dijo abiertamente: hay que quitar un campo de golf a alguien, pero el PRD olvidó ese detalle de quitarle algo a alguien. En todo esto hay una maravilla y es la persona que sí se quedó más tiempo viendo el suceso en el campo de golf. Alejandro Calles, ese caddy, contempló más tiempo la noticia y la entendió con sus consecuencias.

Mi idea, expresada en los dos sucesos anteriores, es simple: si nos concentramos en unos pocos sucesos y los entendemos siquiera algo más, desarrollaremos una mejor idea de lo que realmente acontece en la política. Es igual que dedicar buen tiempo a ver Las Meninas. Será más provechoso hacerlo que ver todas las pinturas que un museo.

Y, además, si me permite un consejo: pondría yo más énfasis en las palabras del político que en sus acciones. Los casos de Chávez y el PRD lo demuestran: sus palabras presentes serán acciones futuras.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.

Palabras clave:

Categoría:





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras