Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Legalidad de las Drogas
Eduardo García Gaspar
26 noviembre 2009
Sección: CRIMEN, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Hay tres tipos de opiniones al respecto. Unos lo niegan, otros lo aceptan y el resto no tienen opinión o el tema les importa un comino. Estoy hablando del consumo de drogas y su conexión con el crimen. La ventaja es que el tema puede tratarse con lógica.

Todo empieza con una idea: hay una relación causal entre la prohibición del consumo de drogas y la elevación de la criminalidad. La prohibición eleva el precio de venta de las drogas y produce mayores fondos que financian a las bandas ilegales. La prohibición es un incentivo económico que fomenta un negocio ilegal.

Tomando esto como base, entonces puede verse el razonamiento de quienes piden legalizar el consumo de drogas. Todo lo que debe hacerse es retirar el incentivo al negocio, es decir, la prohibición, y el negocio ilegal deja de tener atractivo y se reduce. Las drogas podrían ya venderse legalmente con ciertos controles.

Pero del otro lado, hay quienes se oponen a la legalización. Usan diversos argumentos, como el daño físico que las drogas causan, lo que es cierto. Como las desventajas de encontrase drogados en las calles. Y, en general, el problema de autorizar sustancias dañinas a la salud, que causan adicción.

Entonces, tenemos una situación que es muy propia de nuestras vidas. Por un lado tenemos un mal muy claro, el de bandas ilegales y criminales a las que se subsidia con la prohibición. Del otro lado, tenemos otro mal, el de otra realidad, la de sustancias dañinas a la salud y que no sería bueno legalizar.

Son dos males claros. El principio de solución es el sabido: optar por el menor de ellos si es que así se resuelve el otro. Consecuentemente la pregunta básica es si se legalizan o no las drogas. Así de sencilla es la pregunta, pero la respuesta es complicada.

La respuesta debe ser estudiada en diferentes niveles.

• Veamos primero el nivel moral. ¿Es bueno consumir drogas? No, claramente es un mal para la persona que las usa y tiene posibilidades de serlo para quienes están cerca de ella. De esto no hay duda: moralmente es malo consumir drogas.

• En el siguiente nivel, debe verse si ese mandamiento moral puede convertirse en ley. El paso es vital. Un mandamiento moral no puede ser forzado a la gente. Pero un ordenamiento legal, sí. Se trata de un traslado de la regla moral que dice no debes consumir drogas a una ley que dice que si consumes o vendes drogas, serás castigado con penas físicas. Son cosas muy distintas.

No creo que deba darse ese paso. Lo único que debe penalizarse legalmente es, por ejemplo, el conducir bajo la influencia de drogas, igual que cuando se ha bebido en exceso. También, el uso de drogas puede ser un agravante en otros delitos, como peleas callejeras. No todo mandamiento moral tiene una trasferencia a leyes.

• Otro nivel de análisis es el de la eficiencia del combate a las drogas. ¿Ha tenido éxito? Lo que se sabe es que no. Décadas de lucha no han dado resultados. Este nivel de análisis debe incluir también el costo de oportunidad: lo que hubiera podido hacerse con los recursos dedicados a una lucha que no ha sido exitosa.

• También, existe otro nivel, el de considerar los probables efectos de la legalización y de la prohibición de las drogas. Su prohibición, se sabe, no ha tenido efectos significativos en su consumo. Para estudiar los efectos de la legalización, es posible recurrir a la experiencia de la prohibición de bebidas alcohólicas y sus efectos siguientes.

Todo esto, creo sinceramente, es digno de una segunda opinión. Si la prohibición es al final de cuentas un incentivo económico a las bandas criminales, y todo indica que lo es, el no analizar el tema es uno de los actos de miopía más grandes de nuestros tiempos. Mantener la prohibición será igual que darle financiamiento al criminal.

Lo que quiero destacar es el error de una mentalidad que se opone a la legalización basada en razonamientos puramente morales que ha convertido en ley. Es un razonamiento erróneo y débil, que ha creado un problema mayor al que quiere resolver. Moralmente, no hay discusión: sí es malo consumir drogas.

El error está en querer convertir un mandato moral en ley, emprender una lucha costosa sin probabilidades de ser ganada y tener un efecto colateral muy negativo, el ser un incentivo económico a las bandas criminales.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras