Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Mantén la Cabeza Fría
Eduardo García Gaspar
31 marzo 2009
Sección: NACIONALISMO, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


La raíz de las malas decisiones es el entendimiento equivocado de los problemas. Entender el problema y hacerlo correctamente es la mitad de su solución. Un ejemplo de esto se encuentra en el uso de la frase “soberanía alimentaria”. Se ha escrito que en México,

“hemos ido perdiendo la soberanía alimentaria… hemos incrementado la producción a nivel nacional en 17 por ciento y la importación de granos en 100 por ciento”.

Y, por supuesto, así se justifica que el gobierno entre a ayudar a la producción del campo, uno de los mitos económicos mayores de todos los tiempos.

Es ridículo, pero se hace, porque el problema se ha malentendido: si otros pueden cultivar más y mejor que nosotros, que lo hagan. Nosotros nos dedicaremos a producir otras cosas, sin desperdiciar recursos haciendo lo que podemos comprar afuera. Darle recursos a empresas que son ineficientes es retirar esos recursos de quienes sí pueden usarlos con eficiencia.

Sí alguien quiere tener autosuficiencia, está definiendo el problema de forma incorrecta, pues intentará tener industrias ineficientes que para subsistir necesita recursos que ellas son incapaces de producir y se tienen que quitar a otros. Otro caso de un problema mal entendido es el comentado de esta manera:

“Las 225 mayores fortunas [en Forbes] equivalen al ingreso anual de casi la mitad de la población total del planeta. El [PIB] de los 41 países más pobres y endeudados del mundo, con 567 millones de personas, es inferior a lo que poseen las siete personas más ricas del mundo. Este es el saldo del capitalismo voraz”.

Las comparaciones son reales, pero es incorrecto el planteamiento del problema, que no es la desigualdad relativa, sino el bajo ingreso absoluto de muchos. En una economía en la que los más ricos tienen veinte automóviles de lujo y los más pobres tienen dos, no hay problema de pobreza, aunque exista un diferencial de diez veces (M. Rothbard usa el ejemplo de número de yates para demostrar el mismo punto).

Un planteamiento correcto del problema comenzaría por el examen de la situación mala en sí misma y no de comparación. Cuando un médico examina a un enfermo, no se queja de que sea injusto que unos posean una salud admirable y otros padezcan alguna enfermedad grave.

Los dos son casos muy clásicos de una situación que tiene consecuencias muy serias. Cuando los problemas son mal comprendidos, las soluciones propuestas serán equivocadas la mayoría de las veces. Sólo por una casualidad involuntaria se tomarán las medidas correctas.

Es lo mismo que sucede con las propuestas de solución a la recesión económica, que no es un problema de falta de demanda, sino de inversiones mal hechas ocasionadas por errores de política monetaria.

El tema bien vale una segunda opinión porque deben señalarse los problemas de soluciones tomadas cuando el problema no se entiende correctamente. Si alguien comprende a la falta de producción agrícola como uno de falta de soberanía alimentaria hará algo terrible: tomará recursos que otros podían usar mejor y los dará a quienes los desperdiciarán, creando así pobreza intencional en el resto (México es un caso legendario de este error, una política económica mantenida por años).

Cuando alguien cree que el problema de la pobreza se define comparando ingresos entre extremos, va a hacer crecer al gobierno, una institución muy ineficiente, asignándole una función de reparto. Y no examinará el por qué los pobres están en esa situación, que es el real problema.

Cuando alguien cree que una recesión es un problema de falta de demanda, y no uno de ajuste de inversiones y precios, tomará medidas que prolongarán la recesión.

Lo que quiero señalar es la importancia de ser fríos, calculadores y racionales. Esos y otros problemas son demasiado importantes como para ignorar la tarea más importante, previa a toda solución: la de estudiar y comprender el problema y hacerlo de manera correcta. No hacer esto es una irresponsabilidad y una imprudencia de consecuencias severas.

La falla que señalo es notable. En mi experiencia, como muestro en las citas anteriores, se comete el error de manera consistente, con unas ansias que ciegan. Las emociones y los sentimientos, que en realidad son bobadas, impiden tener lo que se necesita y que es una mente fría, como la que tienen los médicos cuando operan y sanan.

Post Scriptum

Las citas sobre autosuficieencia alimentaria fueron tomadas de Miguel Ángel Rivera, La Jornada, 13 marzo 2009. Las citas de los millonarios son de Ernesto López Portillo, El Universal, misma fecha. Ambos casos son representativos de la innumerable cantidad de veces que se han repetido los malos diagnósticos de problemas.

Quizá el error de análisis que señalo y que consiste en una mala comprensión del problema, puede comprenderse mejor si se ve como una cuestión de superficialidad analítica ocasionada por la ansiedad de implantar una creencia mental inmediata: la de que el gobierno debe intervenir. Obama es un caso épico de esta mentalidad.

El 16 de marzo de 2009, Excélsior, publicó otro caso de mal entendimiento de un problema, el del financiamiento del monopolio estatal petrolero en México, el que por ley no puede tener socios particulares:

Senadores y diputados federales trabajan ya la reforma al sistema de pensiones del país para permitir que los 900 mil millones de pesos que representan los ahorros de los trabajadores sirvan para financiar las refinerías de Petróleos Mexicanos… que las pensiones se conviertan en motor del desarrollo nacional, que las inversiones para aumentar el capital de las pensiones de los trabajadores se centren en proyectos que requiere el país y se saquen poco a poco del mundo especulativo… Los perredistas están de acuerdo con panistas y priistas en que el dinero de las afores se canalice al mundo petrolero, porque representa un sector de altas ganancias que ayudará significativamente a incrementar el fondo de retiro de los trabajadores mexicanos, sin altos grados de riesgo.

Ese mal entendimiento del problema, naturalmente, lleva a medidas que violan la propiedad de los fondos de inversión para el retiro.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras