Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Martes de Gobierno
Eduardo García Gaspar
17 febrero 2009
Sección: GOBIERNO, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Existen calificativos que se suelen dar a días de la semana, como el de viernes social, el de jueves de amigos, domingo de familia y otros. Quiero proponer otro de esos días, el de martes de gobierno. Los martes de gobierno de las 52 semanas del año, el país trabaja para sostener al gobierno. La justificación puede encontrarse en los siguientes cálculos. Todas las cifras están en millones de pesos.

La Ley de Ingresos de la Federación de 2008, señala 2,569,450, lo que, menos ingresos por organismos y por endeudamiento, da un total de 1,932,865. Lo mismo, para 2009, da un total similar, de 1,916,397. Esto es lo que el gobierno tomará de los ciudadanos en esos años.

Ahora los números del PIB, que es una especie de suma de todo lo que se produce en el país. Para 2008 se toma la cifra de 11,927,201 y para 2009, 12,811,788 (sujeto de seguro a revisiones a la baja).

Lo que puede hacerse con los dos juegos de cifras es calcular el porcentaje que representan los ingreso del gobierno con respecto a lo que el país produce, lo que podemos denominar carga de gobierno. Para 2008, es 16 por ciento y para 2009, 15 por ciento. Las cifras no pasan de ser simples datos hasta que se convierten en información.

Si hay 365 días en un año, esos porcentajes pueden expresarse en días también. Es decir, el 16 por ciento de 365 días es 59 días y de 15 por ciento es 54 días. Ya que un año tiene 52 semanas, es fácil entender que al menos un día de cada semana, incluyendo fines de semana, el país trabaja para mantener a la autoridad.

Esto es lo que justifica que pueda declararse, como el martes de gobierno, ese día en el que el país trabaja para el gobierno. ¿Una medida cruda? Sin duda, pues toma datos acumulados cuya exactitud puede estar sujeta a discusión, pero cuyos ajustes en general no cambiarán la conclusión.

¿Una medida optimista? También, pues no incluye el costo de financiamientos de gobierno, que eventualmente serán impuestos. Tampoco incluye los tiempos necesarios para atender los trámites de gobierno, los que tienen un costo y suelen ser cuantiosos. Tampoco incluye a la corrupción: los pagos que se hacen a la autoridad para tener tratamientos preferenciales. Sólo incluye ingresos del gobierno federal.

Entonces, a partir de ahora, quizá usted pueda empezar el segundo día de la semana y pensar, todo lo que este día se haga en el país pasará a manos de la autoridad. Todo. Lo que le llevará a usted a pensar qué es lo que el país obtiene por ese costo. Ese cálculo le corresponde a usted, no a mí.

El tema bien vale una segunda opinión para mostrar la fuerte carga que un gobierno representa en la economía de México. Más de un día completo de actividad a la semana, incluyendo fines de semana, está dedicado al menos a sostener al gobierno.

Si los viernes usted puede decir que son viernes sociales y sale con amigos a divertirse, los martes puede pensar que ese día completo todo lo que el país produzca irá a parar a manos de los chicos que se pelean por el poder, que nos hacen leyes complejas e irreales, que nos dan medidas revolucionarias, como el quitar saleros de los restaurantes y piensan que lo que ellos gastan es bueno para la economía.

Ahora es más fácil entender lo que piden los que favorecen incrementar el tamaño del gobierno: quieren que no sea sólo el martes, sino el miércoles y quizá más. Ahora usted puede opinar con más información: elevar el gasto gubernamental sería igual a tener no martes de gobierno, sino martes y miércoles de gobierno.

La duda que surge debe ser inmediata. ¿Quién puede administrar mejor los recursos que se tienen y producen en el país? Es la pregunta de fondo en estas cuestiones y la que debe contestarse. Una buena cantidad de personas dicen que los recursos estarán en mejores manos si permanecen en poder de sus propietarios y creadores. Otros dicen exactamente lo opuesto.

La evidencia que se tiene indica que las manos de los propietarios y creadores tienen más conocimiento e interés en administrar bien esos recursos, que quienes usan la fuerza para retirar recursos de la cartera de los particulares. Por lo pronto, usted ya sabe, todo lo que el país haga este martes, irá al gobierno, al menos.

Post Scriptum

Los cálculos mencionados fueron hechos en colaboración con dos personas que amablemente cooperaron en varias reuniones soportando mi presencia e interrupciones: Eduardo Fuentes Zambrano, del despacho Fuentes, Andrade y Asociados S.C., una firma de consultoría fiscal y empresarial; y Jorge Vázquez Costilla, de Harbor Intelligence, una firma de consultoría económica y de mercados. La participación de ambos ha sido invaluable y su disponibilidad a toda prueba. Las notas sobre los cálculos hechos se encuentran en la página siguiente.

A título personal, el cálculo me parece conservador y números más integrales podrán elevarlo a una proporción mayor que podría ser del doble considerando aspectos de tiempo dedicado a cuestiones gubernamentales, como obtención de permisos, licencias, solicitudes, trámites y similares. Más costos por corrupción, mala asignación de recursos y otros muchos más.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.


• Para las cifras de 2008, se tomaron los datos de La Ley de Ingresos de la Federación correspondientes a ese ejercicio fiscal, un total de 2,569,450 millones; a ellos se les restaron ingresos de organismos por 612,585 y de financiamientos por 24,000, lo que da un total de 1,932,865.

• Para las cifras de 2009, se tomaron los datos de la misma ley, pero correspondientes a ese año, un total de 3,045,479; a ellos se les restaron ingresos de organismos por 875,585 y de endeudamiento por 253,497, lo que da un total de 1,916,397.

• El PIB de 2008 fue calculado tomando como base el de 2007, que fue de 11,177,530 a precios corrientes, al que se le aplicó un crecimiento real de 1.5% y una inflación promedio anual de 5.13%, para dar un total de 11,927,201.

• El PIB de 2009 fue calculado usando los supuestos de la ley de ingresos de ese año. La cifra de 11,927,201 a precios corrientes correspondiente a 2008, tendrá un crecimiento real de 1.8% con una inflación promedio anual de 5%, lo que da un total de 12,811,788. Claramente estos supuestos de cálculos necesitan ser ajustados a la baja dadas los efectos de la recesión en 2009.

• Los varios cálculos que se hicieron usando diversos datos y números mostraron consistentemente que el porcentaje de carga gubernamental en la economía (ingresos gubernamentales entre PIB) se movía en 16 a 15%. También consistentemente se vio que existen otros ingresos gubernamentales no considerados, como los estatales y municipales, a los que ignoramos dado que en general en México son bajos; el retiro de los ingresos por endeudamiento es un tanto artificial, pues el pago de esos créditos implica impuestos futuros para el servicio de deuda.

• Reconocimos que existen varias maneras de medir la carga gubernamental y que es posible que en el futuro las exploremos. En este primer análisis preferimos acudir a datos generales de la economía, aún sabiendo que podrán ser criticados en sus detalles, pero que en general muestran una dimensión del costo de un gobierno, poco más de un día completo de todas las semanas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras