Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Más Allá del Gobernante
Eduardo García Gaspar
26 febrero 2009
Sección: EDUCACION, POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Es una costumbre más o menos establecida: si alguien critica al partido A, se concluye que uno es partidario del partido B. Esta patología se padece en México. La verdad es que hay un mundo más allá del de los partidos políticos y los gobernantes. Esas disyuntivas entre un partido u otra son falsas.

Si usted critica en algo a Calderón, alguien pensará que usted es partidario del PRI o del PRD. Y viceversa. Recuerdo a un lector que me envió ese razonamiento: yo había criticado la propuesta del aumento del 100% del gasto público hecha por López Obrador,  y eso fue lo que le permitió calificarme de aliado de Calderón.

Claro que ese lector enfrenta un problema insoluble. ¿Qué pasa si Calderón propone también elevar el gasto público? Aquí ya no funciona la disyuntiva entre López Obrador y Calderón. Lo que está operando es otra cosa, la propuesta entre elevar el gasto público o no, lo que es algo muy diferente. Ya la persona no importa, sino lo que propone.

Una cosa es basarse en la persona haga lo que haga y proponga lo que proponga, y otra muy distinta es ser partidario o no de lo que se propone o hace. Hay otro mundo mayor y más allá del pequeño mundo de los gobernantes y sus partidos políticos.

Si alguien apoya la noción de las libertades personales, eso causará el apoyo o rechazo de las propuestas políticas de los gobernantes con independencia de quiénes son ellos. Mi rechazo a Obama y a López Obrador no se debe a simpatías personales, sino a que sus ideas son opuestas a las de las libertades que quiero defender.

Prefiero un sistema social en el que las personas tomen con libertad sus decisiones, la mayoría de ellas, y sean responsables de sus consecuencias. Por eso me opuse junto con muchos otros a la propuesta panista de regular las tasas de interés. Que haya sido el PAN el proponente es irrelevante. Por lo mismo, me opuse a las tasas artificialmente bajas de la Fed en EEUU, durante una administración republicana. Por eso pienso que Bush hizo algunas cosas buenas pero otras malas.

Por esa misma defensa de las libertades humanas, muchos se inclinan por sistemas de economía liberal, como los propuestos por los austriacos y se oponen a rescates empresariales que desperdician recursos, como los 4 mil millones de euros a la industria automotriz en España. Por eso se oponen a Keynes, contra quien nada personal tengo.

El tema bien vale una segunda opinión para evitar conclusiones erróneas. Que alguien defienda la libertad de las iglesias para expresar las opiniones que quieran no significa que ese alguien es un católico radical fundamentalista que viola el laicismo. Todo lo que significa es que defiende la libertad de expresión de todos y que criticará a la religión que intente limitar esa libertad.

Si una persona se declarara partidaria de un partido, por ejemplo del PRI, tendrá frente a sí una disyuntiva personal difícil: aprobar todo lo que su partido haga sin cuestionarse lo que contradiga sus ideas propias, o mantener su independencia intelectual. Lo que defiendo es esa independencia más allá de los partidos.

Esta es la razón por la que me inquieta mucho la limitación mental en México, en el terreno político. En el país, como quizá en mucho otros, las ideas y los ideales han sido reducidas a lo que los partidos y los gobernantes digan o hagan. La máxima definición política personal es declararse partidario de un partido político o un gobernante. Es una reducción mental. Hay un mundo entero más allá de ellos.

Es muy común escuchar esa pregunta, al menos en mi experiencia: la gente se pregunta entre sí, ¿eres del PRD, del PAN, o del PRI? Es un drama que esto suceda. Hay un mundo más allá de los partidos y es el de las ideas. Las ideas permiten independencia personal. Quien defiende a la libertad, por ejemplo, está en la maravillosa posición de apoyar o rechazar partidos y gobernantes de acuerdo con sus ideales.

Un buen ejemplo de la patología que reduce miras fue Bush en años recientes. Quienes viven en el pequeño mundo veían como malo todo lo que hizo ese presidente por una razón, lo hizo Bush. Es una posición limitada que impide analizar, estudiar. Igual que decir que todo lo que hace López Obrador es bueno, o Calderón.

Es una pena mayor el tener un horizonte político en el ciudadano que no ve más allá de Calderón, Peña Nieto, Beltrones, Madero, el PRI, el PAN y el resto de los partidos. Hay mucho más allá de ellos, mucho más. Limitarse a esos personajes y otros similares es un acto de miopía política, que desafortunadamente, es común.

Post Scriptum

Anteayer recibí el correo de un lector y que ilustra esto de lo que hablo. Escribió lo siguiente

¿Que [sic] tal le parecería un pequeño desafío? Seré breve: He leído en sus ultimas [sic] entregas que ha citado a Keynes y por la recurrencia en los ultimos [sic] días sus lectores podemos concluir que es Ud. totalmente opuesto a Barck [sic] Obama, así como ud. fue un partidiario de la guerra de Irak y de la admon. Bush en sus principios. El desafío es el siguiente: tome nota de la fecha de hoy martes 24 de febrero de 2009. Estados Unidos con el presidente Brack [sic] Obama saldran [sic] de la crisis económica que heredaron de la adminstración mas [sic] siniestra, mas [sic] inepta que hayan experimentado en su historia. ¿Acepta el desafío?

Mi respuesta fue la siguiente:

Por supuesto que no acepto ese reto, no tiene ningún sentido. Usted todo lo basa en las personas haciendo la comparación entre las dos presidencias estadounidenses. No tiene relevancia hacerlo. Para mí, lo importante es lo de las ideas que sostienen las personas, independientemente de quiénes sean. No soy un opositor de Obama, sino de muchas de las ideas que tiene, lo que es muy distinto. Bush tuvo medidas malas, como lo de la importación de acero y dejar correr el crédito fácil. Obama parece estar siguiendo políticas similares a las de Bush contra el terrorismo. Y Keynes no me importa, pero sí las ideas de su libro, que son nefastas. Y si le gusta a usted hacer proyecciones, vea lo que pueda concluir de las medidas de Hoover y Roosevelt y lo que ellas produjeron.

Pensar en un mundo que se define por la dualidad Bush-Obama, en el que uno es el malo y otro es el bueno, es un error de razonamiento que lleva a malas conclusiones: una misma decisión será vista como mala si es tomada por uno de ellos, y como buena si es tomada por el otro.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Los enlaces internos de ContraPeso.info siempre serán válidos.



No hay comentarios en “Más Allá del Gobernante”
  1. Juan José E. Sánchez Lugo Dijo:

    Fuí su alumno. Siempre es interesante leer sus artículos. Estoy de acuerdo con usted. Pienso que la limitante que cita existe en el pensamiento de la sociedad, sin duda emerge del estado cultural del pueblo mexicano.

  2. francisco j.melo hernandez Dijo:

    sus articulos son interesantes no obstante que existan percepciones diferentes en cuanto a ellos me da gusto que de ese espacio a sus lectores y a uno que otro detractor, muchas felicidades





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras