Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Mercados Financieros
Selección de ContraPeso.info
26 junio 2009
Sección: LEYES, Sección: Asuntos
Catalogado en: , , , , ,


ContraPeso.info presenta una idea de Oskari Juurikkala. Agradecemos al Acton Institute el amable permiso de publicación.

Mientras varios análisis y recetas dadas a los mercados financieros enfermos siguen siendo emitidos por los gobiernos del mundo, vale la pena mencionar que todo ese inmiscuirse tiene límites. La motivación humana es demasiado compleja como para ser controlada por las intenciones de los hacedores de políticas.

En un seminario reciente sobre la crisis financiera, en mi nativa Finlandia, un abogado, socio de mercados de capital, tuvo un punto interesante. Argumentó que el apretar la regulación de los mercados financieros durante los últimos años ha creado una mentalidad por la que los participantes en esos mercados sólo siguen esas reglas cuando es necesario. Piensan que todo es aceptable mientras no esté expresamente prohibido.

¿Qué pudo crear esa mentalidad lamentable?

En su libro, Not Just for the Money (No sólo por el dinero), el economista Bruno Frey arroja luz sobre el tema. Usando la investigación de la psicología motivacional, afirma que la compensación o el castigo externo no siempre produce el resultado deseado. Las personas humanas son actores más complejos de lo que sugieren los modelos tradicionales del homo economicus. Dice Frey:

La motivación intrínseca es de gran importancia para todas las actividades económicas. Es inconcebible que la gente sea motivada sólo por incentivos externos.

Hay más: de acuerdo con Frey, el uso de incentivos monetarios y amenazas de castigo oscurece la motivación intrínseca identificable y las condiciones necesarias.

Por ejemplo, dar una compensación monetaria a un niño por realizar tareas domésticas probablemente resulte en contribuciones decrecientes hechas sin esa compensación. O, si al final de una cena en casa de un amigo, usted insiste en pagar por los alimentos, estará posiblemente destruyendo esa amistad.

Igualmente, dado que algunos profesores universitarios trabajan más que otros, el imponer horarios estrictos de trabajo posiblemente provocará que esos profesores reduzcan su esfuerzo y dedicación.

Grey habla del costo escondido de las recompensas o regulaciones. Cuando una intervención externa es percibida como controladora y no responde a la correcta autonomía o la razón de la persona, la motivación extrínseca tiende a expulsar a la motivación intrínseca. Cuando la gente siente que se le está forzando a actuar de cierta manera, su conducta se convierte en una guiada sólo externamente.

Por supuesto, los incentivos no son siempre dañinos. Las intervenciones externas pueden mejorar la motivación interna cuando se les ve como apoyo. Cuando un padre da un regalo a su hija quien ha sido de ayuda en la casa, puede él reforzar su voluntad de ayudar, ya que el regalo es una muestra de afecto y gratitud más que un pago condicionado a un desempeño específico.

Cuando usted va a un restaurante y deja una propina generosa, se refuerza la relación del mesero y su trabajo. Los profesores esforzados incluso trabajarán más si su dedicación y esfuerzo es recompensada con, digamos, ser elegidos para formar una delegación oficial en una conferencia importante en una ciudad atractiva.

De acuerdo don Aristóteles un buen gobernante es en mucho un educador. Un educador habilidoso no atiende sólo la conducta externa, también trata de instaurar un sentido de lo bueno para fomentar la libre selección de la virtud. Poner mucha atención en los incentivos externos —palos y zanahorias— contiene peligros ocultos que a menudo se muestran tarde. El vicio es el fruto común del manipulador y el tirano.

¿Es una regulación ligera la solución a la presente y futuras crisis económicas? Depende. Primero debe ser notado que algunos derivados financieros over-the-counter están prácticamente sin regulación, así que no es posible reducirla. Puede ser más apropiado cubrir esas brechas claras en las reglas existentes con principios que no lleven a las personas a la tentación de la imprudencia.

Pero pocas y rápidas reglas son a menudo mejores que reglas numerosas que son arduas de entender —especialmente si son escasamente impuestas. Esto es, sujeto a discusión, el arte de la regulación de los mercados financieros. Al crear reglas para un juego, uno debe tomar en cuenta el carácter moral de los jugadores. Pero necesita haber una variación adecuada: leyes generales diseñadas para los pillos no producirán santos.

Las reglas suaves son a veces más productivas en el largo plazo. Las reglas estrictas impuestas por la ley tienden a dañar la motivación intrínseca de los mejores managers. En contraste, su motivación puede ser elevada por medio del reconocimiento explícito del valor de quienes mantienen políticas sólidas. Este principio del apoyo puede ser aplicado de numerosas maneras en políticas económicas y de regulación.

La motivación intrínseca también puede ser apoyada promoviendo más relaciones personales y proveyendo más participación en la toma de decisiones.

Son éstas razones importantes para defender el principio de subsidiariedad en todas las áreas de política y gobierno, y para favorecer a los negocios pequeños y el gobierno descentralizado. Son razones para oponerse a regulaciones globales, instituciones impersonales masivas y otras manifestaciones del poder centralizado. Ir en esta dirección es ser negligente con la naturaleza humana y no beneficiará en el largo plazo a nuestros mercados financieros.

Post Scriptum

Diego de Saavedra y Fajardo (1584-1648) trató el problema del exceso de leyes. Y más recientemente R. A. Epstein trató en tema de las reglas sencillas en un mundo complejo.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras