Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Nuevo Truco Socialista
Leonardo Girondella Mora
1 octubre 2009
Sección: DERECHOS, ESCUELAS, Sección: Asuntos
Catalogado en: , ,


Lo que quiero hacer es explicar con un ejemplo concreto la manera en la que en la actualidad se justifica la intromisión del gobierno en la vida de las personas usando un sucio, pero muy efectivo truco, que ayuda a la causa del socialismo.

Para hacer mi demostración aprovecho una parte del contenido de un libro de texto para escuela secundaria en México — Rodríguez, Ana Lilian y Klein, Ivinne, Formación cívica y ética 1, Secundaria, segundo grado, 2008, Ediciones SM, pp. 194 y 195. Quienes usan este libro tienen alrededor de los 13 años. Aprovecho ese libro por la enorme claridad con la que expone el truco por parte de quienes lo usan.

La plataforma del truco es la relativamente conocida clasificación de derechos humanos —la que habla de derechos de primera, segunda y tercera generación. Dice el libro que,

“Los derechos de la segunda generación son los económicos, sociales y culturales. Los derechos sociales como la educación, el trabajo y la salud tienen una razón igualitaria…  A diferencia de los de la primera generación, en los derechos de la segunda generación el Estado está obligado a proveer los medios materiales para la realización de estos servicios… no sirve de nada que una ley establezca que la educación es un derecho si el Estado no puede hacer escuelas… ” [mi énfasis en todas las citas]

El truco puede verse ya —los derechos de segunda generación necesitan la intervención estatal y, por tanto, los derechos son instrumentos que el socialismo usa para justificarse. Lo que el libro afirma sin tapujo alguno:

Los derechos de la segunda generación… suponen una certificación activa del Estado…”

Es realmente fantástico constatar la nueva justificación socialista —es conocido de sobra que el socialismo produce malos resultados económicos, que retrasa la prosperidad, que reduce ingresos personales. Si eso se acepta, hay que encontrar nuevas justificaciones para mantenerlo vivo: si, por ejemplo, se inventan más derechos y si el gobierno es el único que puede proveerlos, entonces se podrá argumentar que el socialismo debe implantarse.

Si a los derechos humanos básicos y reales, se les añaden otros que nadie más que el gobierno pueda satisfacer, se ha encontrado una excusa casi perfecta para hacer crecer el poder del gobierno —y hacerlo con un disfraz angelical: para tener derechos la única manera es implantar el socialismo.

Se le dice en realidad a la persona, ‘acabamos de descubrir que tienes otros derechos además de los que ya conoces, tienes derecho a no pagar de tu bolsa tus gastos médicos por lo que ellos serán pagados por el gobierno, el que por esa razón ahora tiene más funciones, es más grande y necesita más dinero’.

Queda la pregunta obvia, la de quién descubrió esos nuevos derechos —la respuesta es asombrosamente cándida:

“Al fundar la ONU, los pueblos consideraron que necesitaban definir por consenso los valores que tendrían que regir la convivencia entre los hombres. Por ello, esa organización encargó a expertos la elaboración de un documento que contuviera los derechos fundamentales para todo ser humano…”

Y en el caso de los derechos de tercera generación —que son los de los pueblos— los descubrieron en una reunión “en Argel el 4 de julio de 1976” (p.196), en donde se descubrieron cosas como que “los grupos indígenas tienen derecho al desarrollo económico” o que “un país no debe agredir a otro”.

Creo haber demostrado más allá de dudas razonables un punto claro —la creación de los conceptos de derechos de segunda y tercera generación no es más que una treta de los promotores de gobiernos grandes y muy poderosos.

La treta ha tenido éxito entre los más crédulos de todos —muchos intelectuales y miembros de la comunidad académica han abrazado con entusiasmo esas ideas que les dan un aire moral y políticamente correcto. El problema, sin embargo, es que los derechos de primera generación, los reales, necesitan sacrificarse para implantar los otros —un detalle que no parece preocupar a muchos.

Intelectuales y profesores son, muchos de ellos, agentes activos de la propagación de la treta socialista —difunde ellos las ideas teniendo una fe infinita en lo que digan “los expertos” sobre una lista creciente de derechos que fomentan la dependencia de la gente en el gobierno.

¿No es creíble lo anterior? Hay más evidencia, otro libro de texto —Medina, J., de la Peña, E., Cielo, S., & Murguía, M. (2007). Formación Etica y Cívica (secundaria, segundo grado). México: Santillana, donde se le enseña al alumno que:

“Los derechos de segunda generación buscan una mayor participación del Estado mediante la promoción de políticas de empleo, viviendo, servicios de seguridad social, dotación de recursos para la educación, etcétera, por eso también se les conoce como libertades generadoras del Estado de Bienestar”. (p.197)

Esto es claro adoctrinamiento político por la vía de la educación pública —los alumnos están siendo convertidos en adoradores del gobierno sin que se les presente ninguna otra alternativa política. Otra evidencia —la obra de Conde, S. (2008). Formación Cívica y Ética I (secundaria, segundo grado) (2a ed.). México: SM. En la página 225 dice que,

“La segunda generación de derechos se basa en el pensamiento humanista, en el socialismo y en la lucha por la igualdad”.

Sí, en el socialismo. Propaganda política pura colocada en libros de texto, en favor de la doctrina económica que no da resultados —y que sólo puede acudir a trucos sucios para mantenerse viva.

Nota del Editor

Aunque Girondella no lo menciona explícitamente, es vital considerar que estas ideas que culminan en la pérdida de independencia personal y la sumisión a la autoridad estatal, son enseñadas a alumnos en su adolescencia temprana. Se les educa en el hedonismo de poseer derechos que otros deben cumplirles por obligación… y esos otros son los gobiernos.

Otro punto que creo debe hacerse más claro es la fe que con inocencia se coloca en los expertos que definen los derechos: una elite que sin representación formal de nadie es capaz de crear y cancelar derechos.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Nuevo Truco Socialista”
  1. Corina Dijo:

    Agradezco mucho sus articulos, pues que lleguen a mas gente para despetar conciencias, que malo es el Socialismo pues se convierte en Religion adorando al Dictador en turno, tal como sucedio en Rusia con Stalin, en Cuba con Fidel Castro, como esta sucediendo en Venezuela y en Bolivia, como esta sucediendo en Estados Unidos con Obama que quiere cambiar totalmente al Pais su Historia, para asi convertir al Pais al Socialismo al estilo de Europa. Solo que hay tanta confusion en la gente que ya no saben que es lo malo y que es lo bueno, pues la gente a lo malo le llaman bueno y a lo bueno le llaman malo.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras