Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Obama, el Real
Eduardo García Gaspar
29 mayo 2009
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Creo que ya es bastante más claro lo que se venía venir: el Obama de la campaña no es el Obama presidente. La regla es universal. Los candidatos en tiempos de elecciones son diferentes a los gobernantes ya elegidos. Es un buen momento para examinar algunos rasgos del caso.

En política externa, su campaña fue contra la guerra y el regreso de tropas, más el tratar de corregir la imagen de su país en el mundo. Hasta ahora, no hay gran diferencia entre Bush y él. Lo de Guantánamo se ha quedado en una promesa teórica sin solución práctica. Ha habido incrementos en tropas en Afganistán y el retiro de Irak ha sido pospuesto. Y falta ver qué hace con Corea del Norte.

En política interna, el rasgo principal en el aumento del tamaño del gobierno. Es una acción muy clara de izquierda y que corre en contra de palabras de Obama en tiempos anteriores, cuando criticó la deuda pública y pidió disciplina en el gasto. Su planes en el terreno de la salud son claros: una socialización de los servicios médicos, a cargo del estado.

La mentalidad es sencilla de ver. Para Obama y su equipo, el gobierno es el centro de la sociedad, el eje alrededor del que los ciudadanos deben girar. El acortar los tiempos obligados de kilometraje de autos es un buen ejemplo: una de las industrias con más problemas, que más apoyos recibe, es la que debe cumplir con metas extremas.

En política personal, Obama ha mantenido su estilo de siempre. Es un orador de primera, capaz de disfrazar sus indefiniciones de la manera más encantadora. Más aún, es la persona adecuada para la elite intelectual de izquierda, que se ha encargado de colocar glamour hasta en el perro de la Casa Blanca. Parece como si en buena parte la campaña electoral siguiera.

El problema de esto es que no es suficiente. Tarde o temprano la realidad cobra facturas y su inexperiencia ejecutiva tendrá efectos negativos. Por ejemplo, el gasto público excesivo no sólo no ayuda, sino que empeora la situación (pregúntele a Hoover y a Roosevelt). Y los gobiernos de otras naciones más grupos terroristas le enviarán a tomar decisiones reales, no las teóricas de un mundo irreal en el que las buenas intenciones bastarían.

Lo fascinante de la situación es ese contraste que las democracias no han sabido señalar con el énfasis debido: los candidatos en campaña no son iguales a los gobernantes ya elegidos. Y esto tiene aspectos que pueden ser buenos si es que ya en funciones el gobernante da reversa a promesas electorales inconvenientes.

Esto sucedió con Obama en su política exterior: la decisión de revelar fotografías de supuestos abusos en prisiones militares fue echada para atrás; la decisión de retiro de las tropas  en la realidad se tradujo en una elevación de ellas en Afganistán y un retiro más pausado de Irak.

Pero también, las buenas promesas en el tiempo en el que se es candidato pueden convertirse en acciones equivocadas al llegar a la realidad del puesto. Obama había antes hablado de responsabilidad fiscal y criticado a la deuda pública, pero ahora ha actuado de manera opuesta: la deuda pública se duplicará en cinco años y la economía dependerá de la intervención económica para regularla lo más posible.

La impresión que tengo de Obama es una combinación que los mexicanos entienden muy bien. Obama tiene rasgos de Fox, el que creyó que ya en la presidencia la campaña electoral debía seguir. Y tienen rasgos de López Obrador, el que todo lo resuelve con más gobierno gastando más.

La democracia muestra así eso de que es un sistema muy malo de gobierno y que no merece las alabanzas que recibe. En buena parte por esa diferencia entre el candidato en campaña y el gobernante en funciones. Aunque sea la misma persona, no hará lo que dijo que haría. El problema, por supuesto, es que el resto de los sistemas de gobierno son aún peores que la democracia.

¿Qué es lo que permite esa diferencia entre promesas y acciones de una misma persona en dos situaciones distintas? Creo que es la ingenuidad y la credulidad de buena parte del electorado, de quienes creen que efectivamente lo que promete un candidato es lo que hará siendo gobernante.

Son los que esperan que un gobernante puede ser en realidad la salvación de un país. No lo pueden ser. Nadie está preparado para serlo. Nadie.

Post Scriptum

El caso de la intelligentsia de izquierda no tiene salvación: ellos se guían por la fiebre que les produce cualquiera que tiene sus ideas y el poder para realizarlas. Lo alabarán hasta lo infinito.

Una columna de Karl Rove (WSJ, 21 mayo 2009) trató este mismo tema y de Obama dijo:

What animated him during the campaign is what historian Forrest McDonald once called “the projection of appealing images.” All politicians want to project an appealing image. What Mr. McDonald warned against is focusing on this so much that an appealing image “becomes a self-sustaining end unto itself.” Such an approach can work in a campaign, as Mr. Obama discovered. But it can also complicate life once elected, as he is finding out… Mr. Obama either had very little grasp of what governing would involve or, if he did, he used words meant to mislead the public. Neither option is particularly encouraging. America now has a president quite different from the person who advertised himself for the job last year. Over time, those things can catch up to a politician.

El 8 de junio de 2009, yoinfluyo.com publicó:

Obama institucionaliza la inquisición gay

El presidente Barack Obama proclamó el mes de junio de este año como Mes del Orgullo Lésbico, Gay, Bisexual y Transgénero (LGBT). “Debido, en gran parte, a la determinación y a la dedicación del movimiento por los derechos LGBT –dice en el documento–, más estadounidenses LGBT están viviendo más abiertamente que nunca”.“El movimiento por los derechos LGBT ha logrado un gran progreso, pero queda mucho camino por recorrer en la aceptación del movimiento homosexual”, continúa la proclama firmada por Barack Obama…

La proclama finaliza:“Por tanto yo, Barack Obama, Presidente de los Estados Unidos de América, en virtud de la autoridad que me otorga la Constitución y las leyes de los Estados Unidos, proclamo por la presente al mes junio de 2009 como el Mes del Orgullo de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales. Hago un llamamiento a la población de los Estados Unidos de revertir la discriminación y los prejuicios que existen en todos lados”.

El 8 de junio el Media Research Center reportó una opinión del editor general de Newsweek:

Newsweek editor-at-large Evan Thomas appeared this weekend’s edition of Inside Washington and lauded President Obama as a “brave,” “great teacher” who “stands above everybody.” These comments were only slightly less hyperbolic than a gushing assertion on Friday’s Hardball. On that program, the journalist cooed, “I mean in a way Obama’s standing above the country, above – above the world, he’s sort of God.”


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.


No hay comentarios en “Obama, el Real”
  1. Oscar Recio Dijo:

    Como dato adicional a lo comentado en el 4to párrafo, tengo entendido que la propuesta de acortar tiempos de recorrido es un proyecto conjunto con IBM a través de una estrategia que llaman SMART PLANET y orientada a buscar soluciones científicas estructuradas a problemas en el planeta.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras