Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Palabras Vanas, Oídos Atentos
Leonardo Girondella Mora
25 junio 2009
Sección: EDUCACION, NEGOCIOS, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Tengo la opinión de que existen expresiones que ponen nervioso a cualquiera —si algún político, por ejemplo, menciona que algo es de “beneficio social” es para ponerse a temblar: seguramente hará una tontería.

Los empresarios no se salvan de esto —también ellos tienen expresiones que ponen a temblar. Si alguien habla de “sinergias de negocio”, eso es causa suficiente como para salir de la reunión de negocios e irse a otra empresa, en la que tampoco se hable de cosas como “mantener el curso”.

Un libro reciente trata estos temas —el lector puede verlo en Billion Dollar Lessons. Por mi parte, me limito a señalar el síntoma que algunas palabras y expresiones provocan. Sucede mucho, por ejemplo, cuando en alguna conversación alguien justifica una acción basado en “justicia social”. Eso justificaría todo, realmente todo.

En los negocios, he escuchado que se habla de “ingeniería financiera”, o de “consolidación” —son frases que tienen el peligro de justificar lo que sea porque carecen de significado concreto. Por ejemplo, “mantener la estrategia” en realidad quiere decir algo como “mantener el pensamiento actual”, o mejor, “no hacer nada”, o cualquier otra cosa, como “ignorar lo que sucede”.

Son palabras y expresiones bonitas, que visten a las acciones con ropajes que causan buena impresión y dan un aire de sapiencia a quien las pronuncia. En el libro mencionado se habla de “sinergia”, lo que sin duda es un término que impresiona a cualquiera, pero que no tiene más significado que el de tratar de tener economías de escala entre negocios que pueden ser mutuamente excluyentes.

Como en el caso de los gobernantes, los ejecutivos de empresas usan palabras destinadas a impresionar y justificar decisiones que no tienen solidez —es como un juego de significados del lenguaje que está destinado a engañar por medio de imágenes inexactas, es decir, sin correspondencia con la realidad.

A lo que voy es a afirmar que alguien puede hablar de consolidación, de sinergias, de justicia social, de bienestar general, de lo que quiera —pero si eso no tiene una correspondencia con la realidad, de nada sirve.

¿Como encontrar expresiones huecas? En mi experiencia, lo mejor que puede hacerse en preguntar —si alguien va a hacer sinergias, que diga por qué y dé una explicación convincente. Lo mismo va para consolidar, expansión estratégica, ingeniería financiera, o lo que sea.

Mi posición es la de defender el lenguaje normal —el que usa y entiende cualquiera, en oposición al que usan los profesionales que han creado su propio vocabulario incomprensible al resto.

A lo que temo es al síndrome que fue tratado en Respeto por lo Confuso: lo que suena elevado y difícil inspira más respeto que lo que es simple y comprensible. “es más probable la difusión de ideas vagas, contradictorias y ambiguas, expresadas oscuramente, que la de ideas sencillas, concretas y bien explicadas”.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras