Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
¿Quién es el Cavernario?
Eduardo García Gaspar
27 marzo 2009
Sección: EFECTOS NO INTENCIONALES, Sección: Una Segunda Opinión, SEXUALIDAD
Catalogado en: , ,


El viaje de Benedicto XVI, por países de África, tuvo la reacción esperada en las comunidades progresistas y los comentaristas superficiales, que se enfocaron con firmeza en contra de la afirmación del papa.

Dijo él, en resumen, que el uso del condón aumenta el problema del SIDA, no lo disminuye.

Ejemplo de la reacción en contra fue el comentario de F. Reyes Heroles, quien en una columna titulada Cavernario (Grupo Reforma 24 marzo 2009), usó expresiones fuertes:

“Cualquier persona con una mediana información sabe que el condón es hasta ahora el mejor mecanismo de prevención de [SIDA]… ¿Por qué no guardó silencio [el Papa]? Que Ratzinger aterrice en el siglo 21, de lo contrario pasará a la historia como un hombre de las cavernas”.

¿En serio? El cavernario parece ser otro por realizar un análisis muy primario.

El resto de los comentarios usaron el mismo razonamiento, que es muy fácil de entender: el condón es una forma efectiva de evitar contagios de enfermedades contraídas sexualmente, lo que en el caso del SIDA lo convierte en un instrumento de salud.

El uso del condón minimiza significativamente la probabilidad de contagiar y ser contagiado en su efecto inmediato directo (pero no necesariamente en sus efectos colaterales).

Eso es cierto y negarlo sería inútil. El condón no es seguro al cien por ciento, pero sí es un método de disminución de contagios y, por tanto, de ataque a una enfermedad que afecta a muchos, especialmente en África.

Con esta realidad en mente, la reacción en contra del pontífice es lógica, superficial y muy primitiva, pero lógica en el primer efecto visible. Hay más en esto.

Benedicto XVI no es un tipo tonto, al contrario, es uno de los teólogos más destacados del mundo. Cualquiera que haya leído una de sus obras lo podrá constatar, aunque no esté de acuerdo con él. Obviamente, supongo, sabe todo eso.

Sabe que efectivamente el condón aminora probabilidades de contagio y a pesar de eso, lo reprueba y afirma que su uso puede empeorar el problema.

Creo que las dos posiciones son reales, aunque una de ellas tiene bases muy endebles. La diferencia entre ellas se debe, no a tener una opinión del tiempo de las cavernas, como dijo el columnista, sino todo lo contrario, a una posición mucho más refinada e integral. Me explico.

Las personas que mencionan que el condón reduce contagios, lo que es cierto, parten de un supuesto que debe hacerse explícito: creen que es imposible la abstinencia sexual, que las personas no pueden resistir sus pasiones sexuales y que inevitablemente sucumben a ellas.

Por eso es que no hay otra manera de evitar contagios que usar el condón y promover su uso. Dicen que hablar de abstinencia y de monogamía es ridículo.

El punto de partida de Benedicto XVI no es el de aceptar que las personas sucumben sin remedio a sus pasiones ni que todo lo que puede hacerse es ayudarlas a evitar consecuencias indeseables de esa conducta. Su punto de partida es muy diferente, el creer que las pasiones sí pueden ser dominadas, que el ser humano sí tiene poder de voluntad para no sucumbir a ellas.

Creyendo esto, sería incongruente aceptar la promoción del condón. Hacerlo sería igual a reconocer que los humanos no tenemos voluntad propia, ni independencia personal.

Quienes piensan como Reyes Heroles tienen una opinión muy baja del ser humano, del que creen que no tiene voluntad para no hacer lo que no debe hacerse. Para ellos, los humanos somos esclavos sin remedio de pasiones, del materialismo, de la sensualidad.

No tenemos fuerza moral y todo lo que puede dársenos es protección para evitar consecuencias malas de nuestros actos.

Por mi parte, encuentro mucho más atractiva la posición del pontífice. Me está diciendo que sí puedo controlar mis instintos y mis pasiones, que tengo fuerza de voluntad. Me dice que sí soy alguien más allá de un animal que sin remedio sigue sus instintos. Me alegra escuchar esto. Oír a los progresistas me entristece.

Decir que el uso del condón puede aumentar el problema es una afirmación seria que no debe rechazarse a la ligera.

En un nivel posible de medir, aplica la Ley de los Efectos No Intencionales y que establece en este caso que la promoción del condón podría tener el efecto de más contactos sexuales con múltiples personas y no menos.Y si no me cree, vea los resultados de investigaciones anotados abajo.

Pero el efecto peor de todos es el mensaje que se tiene implícito en la promoción del condón: eres una persona débil, sin voluntad, no puedes dominar tus instintos, no puedes domar tus pasiones, por eso la autoridad debe encargarse de ti y darte condones para que te diviertas sin consecuencias.

De entre las dos opiniones que tienen de mí esa gente, no dudo en quedarme con la de Benedicto y por mucho. La otra opinión es insultante, me está diciendo que soy un idiota que no puedo controlarme y que otro tiene que cuidarme.

Post Scriptum

El símil de una clase me parece que explica esto. Los progresistas suponen que todos los alumnos son unos incapaces, inhábiles, sin voluntad, los que sólo pueden aprobar las materias reduciendo los estándares educativos.

Benedicto sería lo opuesto, el profesor exigente y duro que piensa que sus alumnos sí son capaces, que tienen voluntad y que no tienen necesidad de disminuir los estándares académicos.

Si se toma la creencia cristiana del hombre imperfecto, expulsado del paraíso, las dos mentalidades pueden explicarse.

Quien promueve el condón está diciendo que no hay posible regreso al paraíso, que todo lo que puede hacerse es tener un gobierno bondadoso que cuide a los humanos de sus irresponsabilidades inevitables. El Cristianismo está diciendo lo opuesto: eres imperfecto, un pecador, pero puedes dejar de serlo y tu regreso al paraíso depende de ti.

Si se tratara de una de esas conferencias de motivadores profesionales, los progresistas dirían que ni siquiera asistiéramos a su conferencia, que no tenemos voluntad, ni fuerza, ni capacidad para mejorar.

En NRO (19 marzo 2009), se reportan declaraciones de un experto en SIDA en África:

Edward C. Green, director of the AIDS Prevention Research Project at the Harvard Center for Population and Development Studies, in response to papal press comments en route to Africa… “The pope is correct,” Green told National Review Online Wednesday, “or put it a better way, the best evidence we have supports the pope’s comments. He stresses that “condoms have been proven to not be effective at the ‘level of population.’ There is a consistent association shown by our best studies… between greater availability and use of condoms and higher (not lower) HIV-infection rates. This may be due in part to a phenomenon known as risk compensation, meaning that when one uses a risk-reduction ‘technology’ such as condoms, one often loses the benefit (reduction in risk) by ‘compensating’ or taking greater chances than one would take without the risk-reduction technology… More and more AIDS experts are coming to accept the above. The two countries with the worst HIV epidemics, Swaziland and Botswana, have both launched campaigns to discourage multiple and concurrent partners, and to encourage fidelity.”

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



6 Comentarios en “¿Quién es el Cavernario?”
  1. Omarrr Dijo:

    Reyes Heroles es un reputado analista de gran fama nacional en México y quizá hasta fuera del país, por lo que llama la atención su falla de análisis, pero para eso está Internet.

  2. Malena Elizondo Dijo:

    A Cristo tampoco le faltaron críticas en su vida terrena, y sigue siendo "analizado" por los que "sí saben" 2000 años después. Como que estos últimos todavía están en la fase de "me repite la pregunta, por favor".

  3. juan jose Dijo:

    Me parece que generaliza. Es decir, yo no me siento incapaz de controlar mis pasiones. Sin embargo, cuando uno mantiene una relación amorosa con su pareja se tiene que usar condón. De lo contrario mi familia sería enorme. El tema valdría desglosarse un poco más, y tratarlo con más atención.

  4. Comentador ContraPeso.info Dijo:

    Sobre el comentario de Juan José: dice usar el condón para evitar hijos, pero ése es un uso no tratado en la columna. Ella trata el tema concreto, no generalizado, del condón como un sistema de contagio de SIDA y que tiene efectos colaterales no intencionales.

  5. Augusto Quirino Zorrilla Dijo:

    Obvio que el ser humano esta en capacidad de controlar sus impulsos. Pretextando una cuestión sanitaria se promueven las relaciones sexuales de manera indiscriminada incluso en menores de edad, bombardeando la mente mediante medios masivos de comunicación que alimentan el instinto y no la razón (paradoja del racionalismo modernista y liberal) como si el ser humano con inteligencia y raciocinio fuere aquel mono darwiniano . De ese mismo modo se promueve la masturbación como algo normal y como una expulsión de los deseos sexuales. Ésto es algo que muy pocos advierten y que lamentablemente se traduce en la reducción del hombre o el final de su involución por sistemática intrusión del Liberalismo Fiolsófico que ha calado hondamente en las conciencias humanas imponiendo no la razón sino el condicionamiento clásico a través de los medios de comunicación masiva y las TICS. Somos peor que el perro de Pavlov!

  1. Más Allá del Látex | Contrapeso




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras