Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Regalos de Terceros
Eduardo García Gaspar
11 junio 2009
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: , ,


La noticia en sí misma es una pequeña joya. Inicia con el anuncio que hace un gobernador en México: su gobierno realizará un programa de espectáculos gratuitos, acuáticos, shows de piratas y otros más. La razón de ser de tal programa es compensar en la gente los efectos que la crisis económica ha tenido, al igual que la amenaza de influenza (en serio).

El anuncio original estableció que el programa iniciaba antes de la fecha de las elecciones mexicanas en julio. Al día siguiente, se dio otro anuncio: el programa se pospondría iniciando unos pocos días después de las elecciones. Todo esto es perfectamente normal y no debe sorprender. Es parte esperada de la conducta del gobernante.

Primero, el gobernador, en este caso de Nuevo León, toma una decisión, la de dar circo al ciudadano. Bajo la excusa de atenuar la crisis y animar el humor de los ciudadanos, manda realizar espectáculos públicos gratuitos, incluyendo, créame, cursos de yoga y clases de canotaje.Todo gratuito, incluyendo el transporte a los centros de diversión. Y lo ordena justo antes de elecciones muy cerradas.

Las reacciones siguientes son las esperadas: todos dicen de una u otra forma que se trata de una promoción partidista de apoyo al candidato del PRI, el mismo partido al que pertenece el gobernador. Puede suponerse que fue tal la presiónde los opositores, que el gobernador se echó para atrás. Ya antes había ordenado que los viajes en el Metro fueran gratuitos, igual que el consumo del agua en ciertos sectores. Había regalado también canastas con alimentos.

Hasta aquí, nada realmente sorprendente. Las elecciones en la naciente democracia mexicana asustan a los gobernantes, quienes están dispuestos a todo con tal de ganar. La clave está en la palabra “todo”, que es lo que nos lleva a lo que pocos ven y aún menos hacen notar.

Me refiero al uso de los recursos en manos del gobierno. Es decir, los impuestos pagados por los ciudadanos. La teoría en una práctica razonable señala que esos recursos deben ser usados para el logro del bienestar de las personas, definido como un estado de derecho en el que se hacen respetar las libertades personales. No es difícil de entender.

Pero, ya que las elecciones ponen en riesgo la permanencia en el poder y el poder es la razón de vida del gobernante, éste transforma la misión del gobierno en otra muy distinta. Ahora da otro uso a los recursos gubernamentales. Se supone que deben ser usados para el beneficio público, pero ahora son usados para el beneficio personal del gobernante. Es un giro de 180 grados.

El mecanismo es simple. Los recursos son tomados por el gobernante, sacados del bolsillo de los ciudadanos, y convertidos en dádivas tangibles e inmediatas a un sector grande de la población y que tiene ingresos bajos. Les otorga bienes llamativos, como alimentos o espectáculos gratuitos o regalos de artículos escolares. La idea es que esa gente perciba al gobernante y su partido como preocupados por esa gente y lograr así popularidad.

La popularidad es definida como capacidad de regalar. A más regalos más popularidad y esa popularidad se traduce en preferencia electoral, es decir, más votos.

El mecanismo es posible por una sola razón: la disponibilidad de recursos, dinero, sin rendición de cuentas. La complejidad de la contabilidad gubernamental hace posible esconder gastos. La inexistencia de rendición de cuentas permite usos libres de recursos sin responsabilidad. Consecuentemente, el gobernante puede emplear el dinero en beneficio propio, sin más peligro que algunas críticas en los medios de comunicación.

El asunto que no se menciona es digno de señalar. La totalidad de los comentarios sobre hechos como éste en Nuevo León y repetidos en todas partes, se queda en un nivel superficial, el de criticar acciones indebidas con propósitos electorales. La verdad es que la cosa es peor. Hechos como el relatado muestran algo que debemos considerar siempre.

Los gobernantes son seres como el resto de nosotros (demasiadas veces peores) y en ellos no pueden colocarse esperanzas ni ilusiones. Ningún gobernante es capaz de salvar al país, ninguno es el factor que causaría el éxito nacional. En ningún gobernante pueden colocarse expectativas irreales. Son simples seres humanos.

Una vez en el poder, ellos reaccionan como seres imperfectos que ceden a tentaciones de abuso de poder y usan recursos para beneficio propio. Por esto, de todas las promesas electorales que se escuchan ahora, es conveniente creer quizá una décima parte. Las promesas electorales persiguen un propósito inmediato: atraer al incauto votante.

Post Scriptum

Dada la miserable calidad de las campañas electorales y el mal desempeño de los partidos en México, se ha difundiido la propuesta de realizar una campaña ciudadana que consiste en no acudir a votar y si acaso se vota, anular las boletas. La propuesta es un tanto primitiva, pues de por sí se espera un alto abstencionismo, como es normal en elecciones intermedias. Promover aún más el abstencionismo como protesta, tendría que tener resultados muy dramáticos para que fuese notado.

Anular las boletas tampoco tiene un efecto digno, a menos que sea en extremo numeroso y, lo peor, resulta en la elevación proporcional de la influencia del voto duro de los grupos incondicionales de cada partido, como el del PRD en el DF y el PAN en Jalisco, pero sobre todo del PRI en varios estados.

Pero la propuesta de no votar o de anular el voto es realmente tonta porque produce desencanto en la población de una nación en la que la democracia está naciendo. Le dice al ciudadano que lo mejor que puede hacer es abstenerse de participar en política y dejar el gobierno en las manos del gobernante. La democracia necesita la participación del ciudadano, no su abstención.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras