Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Sexo, Dos Visiones
Eduardo García Gaspar
28 abril 2009
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SEXUALIDAD
Catalogado en:


Sobre el tema del sexo hay dos opiniones más o menos claras (aunque dentro de ellas haya variaciones sustanciales).

• La opinión conservadora o tradicional sostiene que la actividad sexual es admisible sólo dentro del matrimonio y orientada a la procreación. No la prohibe, al contrario, pero trata de ponerle fronteras.

• La opinión opuesta es la progresista y sostiene que la actividad sexual no debe limitarse al matrimonio ni a la procreación, que ella es debe ser liberada de las restricciones conservadoras. Bajo este punto de vista, nada de reprobable tiene el sexo previo al matrimonio, la infidelidad conyugal, la homosexualidad y actos similares.

Para la visión tradicionalista o conservadora, el sexo, como otras posibles acciones humanas, está sujeto a reglas cuyo propósito es la felicidad personal. La visión progresista, por su parte, cree que las reglas impuestas al sexo provocan infelicidad, por lo que liberarse de ellas, es mejor.

Lo anterior intenta explicar en breve la enorme diferencia entre las dos visiones. Ambas tienen una misma meta, el alcanzar la felicidad personal. Su diferencia se encuentra en el cómo lograrla. Para unos, con reglas claras que exaltan el sexo, pero sólo bajo ciertas condiciones. Para otros, que también lo exaltan, no debe haber esas reglas.

Las dos visiones se manifiestan muy bien en situaciones actuales, por ejemplo, en la legalización de los matrimonios de personas del mismo sexo: reprobables para unos y deseables para otros. O también en el caso de la virginidad previa al matrimonio: admirable para unos y digna de mofa para otros.

Otro terreno de discusión de estas dos visiones es el uso del condón. Para los progresistas, es deseable, no sólo por minimizar contagio de enfermedades, sino también por evitar embarazos. Los conservadores creen que el uso del condón tiene efectos colaterales indeseables, como elevar el número de contactos sexuales promoviendo la irresponsabilidad personal.

En fin, son dos visiones muy diferentes sobre el tema del sexo, pero lo realmente vital es que son también dos visiones del ser humano. Es esto lo realmente importante. La visión progresista ve a la persona humana como una que encuentra su felicidad en los placeres físicos más que en los inmateriales. Es decir, no contiene jerarquías en la búsqueda de la felicidad.

Es una diferencia notable y central, pues la visión conservadora sí contiene jerarquías en la búsqueda de la felicidad: para esta visión no todo puede estar en un mismo plano. Sin duda existe placer en el sexo. Nadie lo puede dudar, pero ese placer no es igual a otros que se consideran superiores. Lo que la visión conservadora propone es la existencia de placeres mayores a los materiales, que son los relacionados con la naturaleza humana racional, capaz de dominar instintos y prever consecuencias. Es una diferencia enorme.

Para dejarlo más claro, cambio de terreno y del sexo voy a la comida. En este terreno, los progresistas tratarían a la comida como un placer que no debe tampoco seguir reglas ni limitaciones. Sería válido y deseable que todos comieran sin limitación ni consideración a sus efectos. Los conservadores, al contrario, establecerían reglas sobre lo más deseable en la comida, por ejemplo, previendo efectos posteriores.

Mi punto es sencillo: si se discute razonablemente sobre el tema del sexo entre personas que apoyen a una u otra de las visiones, esa conversación tenderá a no dar resultados productivos. Pero si se discuten las consecuencias de esas visiones, es posible que llegue a entenderse mejor cuál de ellas es superior.

Por mi parte, en este campo, tengo opiniones conservadoras y que justifico en las consecuencias de la visión que sostengo. Es una visión más optimista del ser humano, una que dice que tenemos la fuerza de voluntad suficiente como para dominar instintos y la razón suficiente como para aceptar la responsabilidad de los actos personales.

La visión progresista, por el contrario, contiene una visión triste del ser humano. La que cree que la persona no puede dominarse, que no puede aceptar responsabilidad de sus acciones, que nada más alto y superior existe que lo material e inmediato. No me agrada pensar así ni de usted ni de mí.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



No hay comentarios en “Sexo, Dos Visiones”
  1. Droctaviocor Dijo:

    Buen punto el del autor, quien señala que las discusiones entre progresistas y conservadores no llevan a nada productivo, pero que ellas pueden ser promisorias si se ven los efectos que tiene cada posición.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras