Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Spam Amigable
Eduardo García Gaspar
17 septiembre 2009
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Desde que mucha gente descubrió que podía mandar a muchas otras personas cosas que sólo tienen interés para ellas, los correos electrónicos se han inundado de basura que pocos leen y hacen más lentos los sistemas.

Es como una especie de spam amigable: correos con mensajes que no vienen de fuentes ajenas a nosotros, sino de gente que conocemos. Gente que parte del supuesto, muy feliz y aventurado, de que lo que les interesa a ellas también nos interesa a nosotros. La gran mayoría de las veces se equivocan. Sus chistes no nos hacen gracia y sus mensajes “bellos” son realmente cursis.

Sólo unos pocos envíos no solicitados se salvan del resto. Llegó hace tiempo uno que decía hacer sido escrito por Regina Brett a los 90 años en el Plain Dealer y que es una lista de 45 cosas que la vida le ha enseñado.

Es una lista de las llamadas de sentido común, como las que escribieron Jefferson y Franklin. Tiene sus cosas buenas, como el recomendar pagar las tarjetas todos los meses, el comenzar el retiro desde el primer día de trabajo y demás. Uno de ellos llamó mi atención.

Dice que “No tienes que ganar cada discusión. Debes estar de acuerdo en no estar de acuerdo”. Por supuesto, no tienes que ganar toda discusión, principalmente porque no siempre estás en lo cierto, que es algo que el humilde sabe… y humilde es el que reconoce que existe una verdad externa a él.

Pero la parte que dice que, “Debes estar de acuerdo en no estar de acuerdo”, no me parece tan diáfana como muchos de los otros consejos. Por supuesto, existen discusiones y ellas existen porque no tenemos opiniones idénticas. Pero quedarse en el nivel de reconocer diferencias y nada más, me parece mediocre.

Una diferencia de opiniones es una oportunidad doble. Por un lado puede llegar a hacerse un conflicto mayor, pero por el otro lado presenta un dilema moral serio. ¿Qué haría usted en caso de que un amigo dijera algo erróneo, que usted sabe que está equivocado? Una opción es corregirlo, o tratar de hacerlo al menos. La otra opción es abandonarlo a su suerte.

Dejarlo en el error es, me parece, renunciar a una responsabilidad seria. Si un amigo piensa que invertir en cierto negocio será bueno para él y usted sabe algo que que le hace pensar lo opuesto, me parece obvio que usted debe intervenir, al menos para informarle. Quedarse en el nivel de “Debes estar de acuerdo en no estar de acuerdo” no me parece una opción válida.

Pero lo puede ser después, sí, después de que usted haya tratado de corregir la opinión de su amigo. Algo así me sucedió una vez en la que una persona argumentaba en contra de la existencia de Dios. Lo hizo con razones muy malas, como la de no haber encontrado el alma en ninguna parte del cuerpo.

Entre quedarme callado y hablar, opté por decirle lo que pensé que era mi obligación: le dije que usará argumentos más sólidos ya que el tema es serio y no merece tratamientos superficiales, como el decir que los terremotos prueban que Dios no existe. Lo hice con el mayor de los tactos y la persona me lo agradeció. No ha sucedido lo mismo en otros muchos casos similares.

Pero volviendo al tema con el que empecé, mi opinión es clara: creo que la gente que envía a muchos otros cosas que les parecen interesantes, debería limitarse ella misma a enviar, si no resiste la tentación, no más de un par de cosas al mes. Hay gente a la que no nos interesan las fotos bellas, ni los animales curiosos, ni los chistes del día.

Ese sería mi consejo número 46 en la lista que me enviaron.

No está mal leer , “No compares tu vida con otros. No tienes ni idea de lo que han pasado para llegar a ello. Si una relación tiene que ser secreta, no debes estar en ella. Todo puede cambiar en un parpadear de ojos. Pero no te preocupes, Dios nunca parpadea”.

Pero en estos días, debería existir otros cuasi mandamiento, parte de la etiqueta tecnológica y que diría, “No mandarás correos electrónicos en vano, pues la gente no está interesada en lo mismo que tú”. Otras personas lo han expresado en lo que llaman el undécimo mandamiento, “No estorbarás”. Tienen razón.

Habiendo sido un usuario frecuente de Internet, desde 1995 o algo así, sólo recuerdo un correo amigo no solicitado que realmente me haya agradado. Claro ésa es mi opinión y estoy dando razones para que algunos cambien la suya. No me puedo quedar callado.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.


No hay comentarios en “Spam Amigable”
  1. Eduardo Trueba Dijo:

    Jaja, excelente artículo! (como la gran mayoría de Eduardo García Gaspar).
    Ahora mismo lo reenvío a todos aquellos que me mandan “spam amigable”, corriendo el riesgo de que no lo vean como yo y lo consideren a su vez ‘spam’; (una característica de estas amigables personas es creer que solo ellos tienen el don de escoger lo mejor y más edificante de la red) pero de todos modos me interesa especialmente que lean éste artículo, jaja.

  2. Xenia Dijo:

    Muy interesante todo el sitio, con muchísimos temas diferentes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras