Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Tomás de Aquino
Selección de ContraPeso.info
20 noviembre 2009
Sección: FAMOSOS, Sección: Asuntos
Catalogado en:


ContraPeso.info presenta una idea sobre Santo Tomás de Aquino. Agradecemos al Acton Institute el amable permiso de publicación. La idea central del escrito es examinar el pensamiento económico de este personaje.

“Es legítimo que el hombre tenga propiedades…. Los asuntos humanos son conducidos de un modo más ordenado si cada hombre se encarga del cuidado personal de algunas cosas concretas, mientras que por el contrario existiría desorden si cada uno tuviese que cuidar de todas las cosas.”

Tomás de Aquino (1225 – 1274) exhibió ya desde su educación primaria una destacada inteligencia. Para consternación de sus padres, decidió dedicarse a la vida religiosa, ingresando en la Orden de Santo Domingo en algún momento entre el año 1240 y 1243.

Continuó estudiando con los mejores profesores europeos de la época, entre los que se encontraba Alberto Magno. Aquino pasó su vida enseñando, viajando, predicando y escribiendo, hasta que en 1273, encontrándose en Nápoles, una poderosa experiencia religiosa ocasionó que dejase de escribir para siempre.

Su obra maestra, la Summa Theologica, que es la culminación de su intento de sintetizar la filosofía Aristotélica con la teología Cristiana, quedó inconclusa. Tomás de Aquino murió el 7 de Marzo de 1274.

El pensamiento económico de Aquino es inseparable de su comprensión de la ley natural. Entendió la ley natural como una ética derivada de las características fundamentales del ser humano. Esas características pueden ser entendidas como la voluntad de Dios para la creación.

Así, un acto ilegítimo sería aquel que pervirtiera los designios de Dios respecto a una parte de su creación. De acuerdo con Aquino, las transacciones económicas deben de ser consideradas dentro de este marco, puesto que son un intento humano de adquirir materias que provee la naturaleza para lograr ciertos fines.

La propiedad privada es una institución económica deseable porque complementa el deseo interno del hombre por el orden.

“Por lo tanto la propiedad no es contraria a la ley natural”, escribe Aquino en la Summa Theologica, “sino un añadido creado por la razón humana”.

Sin embargo el Estado tiene autoridad para asegurar el marco legal que permite la vida comercial, haciendo cumplir la ley, prohibiendo el robo, la violencia y el fraude. De este modo, el derecho civil es el producto de una reflexión sobre la ley natural.

Además, Aquino creía que la propiedad privada es la mejor garantía para una sociedad pacífica y ordenada, debido a que provee los máximos incentivos para un uso responsable de la propiedad.

Aquino ayudó a suavizar la tradicionalmente negativa imagen del comercio que caracterizaba, por ejemplo, al pensamiento Patricio. Para Aquino, el comercio en si mismo no es malo sino que, más bien, su valor moral depende de los motivos y la conducta del comerciante. Además, el riesgo asociado con traer bienes de donde son abundantes a donde son escasos justifica el beneficio mercantil. Sin embargo el comerciante debe dirigir sus beneficios hacia fines virtuosos.

Fuentes: Tomás de Aquino, Summa Theologica, Benziger Bros, 1947; y D.J. Kennedy (director) Tomás de Aquino en la Enciclopedia Católica,Compañía Robert Appleton, 1912.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras

Suspensión Publicaciones

Del lunes 21 de julio al viernes 1 de agosto será suspendida la publicación de columnas y el envío del boletín diario. Ambos se reanudarán el lunes 4 de agosto.