Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Un León Gobierna
Eduardo García Gaspar
19 agosto 2009
Sección: GOBIERNO, Sección: Una Segunda Opinión, Y FABULAS E HISTORIAS
Catalogado en: ,


Muchas de las medidas gubernamentales se parecen a una historia. Una fábula de las de Esopo que comienza con la pobre situación en la que un león se encontraba. Enfermo y viejo, el león ya no puede confiar en sus fuerzas para cazar y comer.

Usando su astucia, llama a una reunión de todos los animales de la selva, a quienes habla muy formalmente anunciando que se retirará a una cueva para pasar allí su enfermedad y salir cuando ya se encuentre aliviado. Dice, además, que estará dispuesto a dar privilegios especiales a los animales que acudan a consolarlo durante su enfermedad.

Los animales, todos, lo ven con respeto y admiración, pues es el animal más poderoso de toda la selva, más o menos como muchos ven a los gobiernos: la más poderosa institución de una sociedad y con la que uno siempre está tentado de quedar bien, hacerle favores y mantener la esperanza de lograr de esta manera un privilegio.

Pues bien, después de su discurso, el león se retira pasando entre los animales, los que se hacen de lado para dejarle pasar. Lo siguen hasta la cueva en la que entra, no sin antes recordarles, “Queridos compañeros de la selva, entro aquí mientras pasa mi enfermedad y como les he dicho, aquellos que tengan la compasión suficiente como para visitarme, serán recompensados más adelante”.

Y efectivamente, algunos de los animales son movidos por la ambición y queriendo lograr favores del león, deciden visitarlo. Las primeras son un grupo de ardillas que quieren ser propietarias de varios árboles y evitar ser molestadas por los monos que viven allí. Pero los monos, más tarde, piensan que si visitan al león, él les concederá el monopolio de tales árboles a ellos, y no a las ardillas.

Las gacelas tienen una reunión igualmente y piensan que si una comitiva de ellas visita al león con algún regalo, él les concederá el privilegio de ser las únicas que puedan beber en la orilla este del río sin que puedan acercarse los cocodrilos. Y así, muchos de los animales conciben planes similares: ver al león, visitarlo durante su enfermedad, llevarle algún obsequio y, de este modo, obtener su buena voluntad para lograr un favor.

Lo que ignoran es que el león, metido en el fondo de la cueva, cuando oye llegar a algún animal, lo invita a pasar con palabras zalameras. Una vez dentro, los animales son devorados sin piedad por el león, el que ya no tiene que esforzarse en salir a cazar.

Pero un cierto día, una zorra acude a la cueva. Ella ha sido nombrada por el resto de su especie para ir a visitar al león, llevando un regalo y solicitarle el monopolio del uso de ciertas tierras que se acomodan muy bien para sus madrigueras, pero que son disputadas por topos y otros animales.

Cautelosa, por naturaleza propia, la zorra se acerca a la cueva. El león escucha ruidos y pregunta quién es. La zorra responde. El león dice, “Mi querida y guapa zorra, es un gran gusto saber que has venido a verme durante mi enfermedad, de la que parece que ya estoy saliendo. Nada me gustaría más que tenerte a mi lado y conversar. Quizá hasta puedas obtener de mí un favor, pues hoy me siento de carácter benevolente”.

La zorra, que está un poco alejada de la entrada a la cueva, se acerca a ella. De repente ve al suelo, se detiene, y dice al león, “Gracias, León, gran señor de la selva, os pido disculpas, pero prefiero no entrar, ya que lo que veo en el suelo son muchas huellas de animales a los que conozco y todas ellas indican que varios animales entraron a vuestros aposentos, pero no hay huella alguna de su salida de la cueva”.

Esopo usa a la historia para señalar la lección a aprender: el que es sabio, aprende de las desventuras del resto. Algo que parece no haber entrado en la cabeza de muchos. Los gobiernos son como el león. La más poderosa institución de la sociedad es una tentación para muchos que creen que pueden obtener favores gubernamentales en equidad de condiciones.

Los gobiernos ahora mismo, en esta crisis, son como le león enfermo de la historia: llenos de deudas y queriendo gastar más, lo único que tienen a su disposición es prometer favores a sindicatos, empresas y demás, que estén dispuestos a creer en la existencia de un león compasivo.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras