Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Utopías: Proyectos de Nación
Leonardo Girondella Mora
18 febrero 2009
Sección: Sección: Asuntos, SOCIALISMO
Catalogado en: ,


La vaga idea de proyecto de nación sobrevive en las conversaciones políticas sin merecimiento —es común escuchar hablar de la necesidad de crear un proyecto nacional como condición de progreso: sin tal proyecto, se argumenta, la prosperidad es un imposible.

La consecuencia de creer eso es frenar la prosperidad hasta que no se tenga el proyecto —lo que tiene como condición el acuerdo nacional, lo que sea que ello signifique. Quizá un referéndum nacional, o tal vez otra cosa indefinida. Desde luego, ese acuerdo no funcionará por varias razones:

• Será imposible que todos estén de acuerdo en todo —basta pensar en los desacuerdos que se tienen entre los 500 diputados mexicanos y proyectarlos a más de 60 millones de habitantes adultos en el país.

• Siempre existirán personas que no estén de acuerdo con el voto mayoritario sobre el proyecto nacional —si un cierto proyecto, el que sea, es aprobado por el 66% de la ciudadanía, una tercera parte vivirá bajo un arreglo social que no es de su gusto.

• Cada persona puede tener su propia idea de tal proyecto y sería discriminatorio dejar de considerar a los ciudadanos, quienes además no tendrían ni tiempo ni habilidad para escribir una propuesta formal. Se tendrían que leer millones de propuestas, hacerlas del conocimiento de todos y votarlas. No tiene sentido por impráctico.

La solución a esas dificultades ha sido una praxis terrible: la imposición de un proyecto determinado por parte de la minoría que logra obtener el poder gubernamental, que le hace posible el uso de la fuerza para imponer su proyecto.

Un ejemplo de esto es muy gráfico —es el proyecto marxista implantado en la URSS y que en una de sus partes establecía que la religión debía erradicarse de la sociedad. No fue algo que se puso a votación, simplemente quien tomó el poder poseía una idea, la de un sistema social, un proyecto de nación, que debía imponerse.

Sólo examinando la parte de ese proyecto en la URSS, la que establecía que de acuerdo con ese proyecto de nación no debía existir la religión, las consecuencias que se tuvieron son dignas de conocer:

• La Iglesia Ortodoxa en Rusia, la más cuantiosa en esa parte del mundo, no tenía cabida en el proyecto. Pero tampoco ninguna otra. Todas debían desaparecer —una condición que iba naturalmente en contra la cultura  de una nación muy religiosa.

• Felix Dzherzhinsky, en 1917, estableció el principio al decir, “No crean que tengo preocupación alguna con la ley formal. Ahora no necesitamos justicia. Lo que necesitamos es una lucha hasta los huesos. Yo ordeno, yo demando la forja de la espada revolucionaria que destruirá a los contra-revolucionarios”. Explica esto muy bien la naturaleza impositiva de quienes han resuelto el problema de la implantación de un proyecto de nación —la fuerza será usada, como lo afirmó ese fundador de la policía secreta bolchevique.

• La implantación de un proyecto de nación significa la creación de enemigos —los contra-revolucionarios: todo aquel que no está de acuerdo con el proyecto. La realidad ilustra esto muy bien: en la URSS de inmediato se confiscaron propiedades de esa iglesia, se convirtieron en establos, prisiones y talleres a iglesias y conventos; hubo sacrilegios con reliquias de santos.

Al final de 1923, habían sido asesinados aproximadamente 2,700 sacerdotes ortodoxos, 3,400 monjas y 2,000 monjes. En total, considerando el Gulag, los números calculados de muertos son: 600 obispos, 40,000 sacerdotes, 120,000 monjes y monjas. En 1937, durante el clímax de la persecución, fueron cerrados 1,100 templos ortodoxos, 240 católicos,110 musulmanes y 61 protestantes. En 1990 fue asesinado un fraile muy popular, Alexander Men.

• La implantación de un proyecto de nación significa la necesidad de ser elevado a una posición incuestionable —necesita ser un dogma de fe que no admite dudas, como una nueva religión que también posee santos.

En la URSS, debe recordarse, se cantaba a Stalin: “¡Oh, Gran Stalin, Oh, líder de los pueblos! / Tú has traído al hombre a su nacimiento / Tú has purificado la tierra / Tú has hecho florecer a la primavera / Tu has hecho vibrar a las notas musicales /Tú, esplendor de mi primavera / Sol reflejado en millones de corazones”.

Ya no se trata de un proyecto de nación, sino de una misión sagrada —es la promesa de un nuevo paraíso terrenal que debe ser creído a pie juntillas y que sólo comprenden los líderes. El resto debe callar, ya no es una cuestión de votar porque es la salvación.

Todo esto hace recelar a cualquiera que tenga un mínimo de perspicacia —quien tiene un proyecto de nación en realidad quiere imponer su proyecto en los demás. Los ejemplos son conocidos, como Pol Pot y sus similares. Los mismos peligros pueden verse en el Socialismo del Siglo 21 (que requiere permanecer en el poder sin límite de tiempo), o en Un Proyecto Alternativo de Nación.

¿Hay solución? Sí, pero ella no es una basada en la implantación del proyecto ganador en una votación —mucho menos la idea de una persona o grupo de ellas. La única solución posible a la de querer tener un proyecto de nación es una que establece que tal proyecto de nación sólo puede ser uno en el que todas las personas sean libres y responsables de lograr sus propios proyectos personales.

Es decir, no hay un proyecto de nación —lo que existe es un número de proyectos personales y todo lo que puede intentarse es tener una nación en la que esos proyectos personales sean posibles de lograr.

Y si llegase a ser puesto a votación este proyecto de nación en el que cada quien puede lograr su propio proyecto —incluso este proyecto no lograría reunir todos los votos: los primeros que votarían en contra de él son los que quieren imponer en otros sus propios proyectos nacionales.

Addendum

Los datos sobre la URSS los tomé de John Couretas, The Church and the Terror State, 10 diciembre 2008, Acton Institute.

Un ejemplo reciente de esos proyectos nacionales totales fue lo escrito por Carlos Fuentes, el novelista mexicano quien después de escribir una serie de deseos de una vida mejor propone que:

Todo ello debe ser parte de un Nuevo Contrato Social Mexicano que no se diluya en proyectos parciales, sino que mire al conjunto. Un proyecto que nos comprometa a todos, movilizando no sólo las fuerzas existentes sino la vasta reserva de la energía latente y desaprovechada de nuestro país. (Grupo Reforma 16 febrero 2009)

Es casi morboso ver ese enfoque total y colectivo, que pide integrar a todos sin considerar la existencia de personas individuales. Basura pura.

La siguiente parte muestra un comunicado de la Humann Rights Foundation y que se refiere a la implantaciónn de la utopía personal de un gobernante o grupo de ellos:

NUEVA YORK (26 de febrero de 2009) – La Human Rights Foundation (HRF) hizo pública hoy su cuarta carta dirigida a José Miguel Insulza, Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), titulada “‘Cerrando y Cercando Congresos’: Sometimiento del Poder Legislativo al Ejecutivo en Bolivia, Ecuador y Venezuela”. La carta y su análisis legal enumeran aquellos ataques que han servido para erosionar la independencia del Poder Legislativo y denuncian la falta de acción de el Sr. Insulza ante estos abusos contra la democracia.

“La separación de poderes y la existencia de un régimen plural de partidos están consagrados en el artículo 3 de la Carta Democrática Interamericana, un instrumento internacional que el Secretario General está obligado a hacer cumplir”, dijo Howard J. Bender de la HRF. “Es un escándalo que, a pesar de que existe un mandato preciso, el Sr. Insulza no ha lidiado con el hecho de que los presidentes de Bolivia, Ecuador y Venezuela y sus seguidores han asaltado abiertamente la independencia de las legislaturas, forzándolas a convertirse en títeres del poder ejecutivo”, continuó Bender.

En Bolivia, los seguidores del presidente Morales han instalado “cercos” en algunos edificios gubernamentales, creando barreras físicas que impiden a congresistas opositores ingresar para votar sobre medidas impulsadas por el oficialismo. En febrero de 2008, por ejemplo, los llamados “movimientos sociales” impidieron la entrada de varios congresistas a una sesión del Congreso donde se aprobaron los términos del referéndum constitucional propuestos por el Presidente. Tres congresistas fueron agredidos en las afueras del Congreso.

En Ecuador, después de que una elección decidiera que la Asamblea Constituyente, creada para redactar una nueva constitución, estaría compuesta en su mayoría por miembros del partido del presidente Correa, el Presidente declaro, “Con el Congreso es muy difícil actuar y creo que el pronunciamiento del pueblo ecuatoriano ha sido contundente: el Congreso tiene que irse a la casa”. La Asamblea Constituyente disolvió el Congreso, controlado por la oposición, en noviembre de 2007. Desde entonces, el control del Poder Legislativo se ha mantenido en las manos del partido del presidente Correa.

En Venezuela, la Asamblea Nacional (controlada por el partido del Presidente) otorgó poderes legislativos al presidente Chávez en enero de 2007. Esto le permitió al Presidente dictar 41 decretos-leyes, permitiéndole al ejecutivo controlar sectores claves de la economía y transformar instituciones gubernamentales. En noviembre de 2000, se le otorgó al Presidente poderes similares que le permitieron dictar 49 decretos con fuerza de ley.

Mediante la carta, la HRF le exige una vez más al Sr. Insulza que active la cláusula democrática a los países violadores contra la democracia, citando el importante papel que juega un régimen plural de partidos, la separación de poderes y la independencia de los poderes públicos en el mantenimiento de la democracia y el respeto de los derechos humanos.

“Los elementos esenciales de la democracia, incluidos en la Carta Democrática Interamericana, ayudan a asegurar que las decisiones tomadas por el Gobierno no sean tomadas por un solo individuo o un pequeño grupo de individuos sino por la generalidad de los sectores sociales. Le pedimos al Sr. Insulza que actúe en contra de aquellos gobiernos que amenazan la democracia. La libertad y el bienestar de millones de americanos están en juego”, dijo Bender.

El proyecto “La Carta Democrática Interamericana y el Sr. Insulza” consiste en cartas mensuales al Secretario General Insulza detallando las violaciones a los derechos humanos y elementos esenciales de la democracia en el continente americano con la esperanza de que él cumpla su obligación y active la cláusula democrática en defensa de la democracia y los derechos humanos en América.

La Human Rights Foundation (HRF) es una organización internacional, apolítica, dedicada a defender los derechos humanos en el continente americano. La Fundación centra su trabajo en los conceptos entrelazados de autodeterminación y libertad. Estos ideales encuentran su más alta expresión en la creencia de que todos los seres humanos tienen derecho a la libertad de expresión, de asociación con personas de ideas afines.

Las personas que viven en una sociedad libre deben recibir el mismo trato y debido proceso de conformidad con la ley y deben tener asimismo, la oportunidad de participar en los asuntos públicos de su país. De la misma forma, los ideales de la HRF están determinados por la convicción de que todos los seres humanos tienen el derecho a estar libres de detenciones o exilios arbitrarios, de esclavitud y tortura y de la interferencia y coerción en asuntos de conciencia. La HRF no justifica ni aboga por la violencia. El Consejo Internacional de la HRF está constituido por individuos que fueron presos de conciencia como Vladimir Bukovsky, Palden Gyatso, Armando Valladares, Ramón J. Velásquez, Elie Wiesel, y Harry Wu.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras

Suspensión Publicaciones

Del lunes 21 de julio al viernes 1 de agosto será suspendida la publicación de columnas y el envío del boletín diario. Ambos se reanudarán el lunes 4 de agosto.