Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Violación y Aborto
Selección de ContraPeso.info
13 agosto 2009
Sección: ETICA, Sección: Asuntos, SEXUALIDAD
Catalogado en: , ,


ContraPeso.info presenta un texto del Padre Tadeusz Pacholczyk quien hizo su doctorado en neurociencias en la Universidad de Yale y su trabajo post-doctoral en la Universidad de Harvard.

Tadeusz Pacholczyk es sacerdote de la Diócesis de Fall River, Massachusetts, y se desempeña como Director de Educación en The National Catholic Bioethics Center, en Philadelphia, el que nos otorga el permiso de reproducción. La traducción de sus columnas es de María Elena Rodríguez.

Recuerdo haber escuchado alguna vez sobre un filósofo que visitó a un grupo de estudiantes en una escuela secundaria privada, en el Medio Oeste de Estados Unidos.  Les dio una plática sobre Ética, y expuso algunos argumentos para hacer ver que el aborto voluntario siempre era antiético e injusto.

Una chica de 14 años levantó su mano y le preguntó si haría una excepción a esa postura en casos de violación.  El filósofo le regresó la pelota invitándola a hacer un “experimento” con la manera de razonar.

Le pidió que considerara el caso hipotético de que su propio papá se hiciera violador:  “Si tu papá violara a una mujer, y nosotros lo juzgamos por el crimen, ¿crees que estaría bien que dijéramos ‘bueno, como tu papá es culpable de la violación, te ejecutaremos a ti, su hija de 14 años’”?

La joven y sus compañeros contestaron unánimemente “No”.  Él continuó con esa misma lógica preguntándole si esto estaría bien en el supuesto de que en lugar de 14 años ella tuviera dos, y luego si tuviera dos meses.  Los jóvenes contestaron unánimemente  “No”.

El filósofo replicó “¿Cómo puedo decir entonces que  el aborto por violación está bien?  Permitirlo es matar a un bebé en el vientre materno por un crimen que cometió su padre. “¿Estaría bien?”.

Este razonamiento congruente y desapasionado hizo ver a los alumnos que cuando se debaten temas éticos o bioéticos es necesario analizar las propias conclusiones e ir más allá de lo emocional.

La violación siempre será un crimen grave e inconcebible, una tragedia de proporciones enormes.  Cuando la mujer queda embarazada, a veces se ofrece el aborto como una forma de reparar la violación.  Pero alentar a un segundo trauma después del ya sufrido es una respuesta equivocada a una situación que debe atenderse con mucha más sensibilidad y compasión.

Puede suceder que en estos casos la emocionalidad y la ira se dirijan hacia el bebé, a pesar de que un hijo concebido en violación es sólo un espectador inocente, y víctima de las mismas circunstancias de su madre.

Este bebé no debería ser tratado como aliado del violador.  El verdadero delincuente y culpable es siempre el violador, nunca el hijo.  El criminal debe ser aprehendido y castigado con todo el rigor de la ley, y dado que las sentencias para crímenes así pueden ser muy blandas en ciertas regiones o localidades, nuestro sistema legal debe abocarse con empeño para corregirlas.

Las mujeres que han sufrido el ultraje de la violación merecen algo mejor,  no que pongamos encima un segundo trauma al primero.  Nuestra principal obligación es brindarle amor y apoyo a la mujer que ha sido víctima de este crimen, y cuando existe un hijo concebido, con más razón ellos dos necesitan nuestra protección amorosa.

En ciertas situaciones bioéticas a veces se ofrece una respuesta en apariencia compasiva, pero totalmente antiética en realidad.  Percibir las directrices correctas y pensar con la razón, y no con las emociones,  puede resultar difícil en casos trágicos como la violación.

Es posible que nos veamos tentados a razonar que un hijo concebido por violación sólo servirá para recordarle a la madre el evento traumático que sufrió, y que ella “estará mucho mejor” sin ese recordatorio.

Sin embargo, resulta interesante que un estudio publicado en Marzo de 2000 descubrió que esta presuposición no es válida.

David C. Reardon, Julie Makimaa y Amy Sobie analizaron los testimonios reunidos durante nueve años por  Elliot Institute y Fortress International, para obtener una imagen completa de los efectos del aborto en la mujer que ha sufrido el trauma de la violación.

Estos autores escribieron un libro que derrumba el argumento de que el aborto es necesario y útil después de la violación.

“La vasta mayoría de las mujeres participantes (y sus hijos) manifestaron su apreciación de que el aborto NO es una buena solución a los embarazos por violación, y que éste conduce a más trauma físico y emocional para la mujer.  En sentido opuesto, ninguna de las mujeres que llevaron su embarazo a término mostraron arrepentimiento de haber tenido sus hijos o el deseo de haber abortado”.

Analizándolo, la violación no puede justificar nunca el aborto, aunque en cada uno de los más de 55 países que ya cuentan con el aborto a la orden, el paso inicial fue un cabildeo intenso para conseguir aprobarlo en los llamados “casos difíciles” –especialmente aborto e incesto–.

De todos los abortos,  el 99.96%  se realizan por razones nada relacionadas con la violación, de manera tal que se ha recurrido a la rara excepción para amparar todos los otros casos. Jugar con la baraja emocional ha sido de gran éxito en la arena pública, lo que hace evidente la urgente necesidad de debatir más razonadamente y sin apasionamiento sobre los verdaderos bienes que están en juego.

En palabras del exabortista Dr. Bernard Nathanson:

“Si no estuviera en riesgo una parte de la humanidad, ninguna mujer debería estar sujeta a la degradación de tener un hijo bajo estas condiciones. Pero ni la vergüenza, ni la degradación, ni el sufrimiento emocional tienen el valor moral de la vida. Sólo la vida es moralmente igual a la vida”.

Respetando la vida del bebé indefenso e inocente no caemos en el grave error de ese razonamiento que trata de hacer ver que una maldad puede justificar otra maldad.  La verdadera compasión nos invita a sufrir con , acompañar y proteger a las víctimas de la violación brindándoles nuestro amor, protección y apoyo incondicionales, en lugar de hacer corto circuito a la situación ofreciéndoles falsas “soluciones”.

Nota del Editor

Sobre el tema, Libertad Digital reportó lo siguiente en España (12 agosto 2009)

El ministro de Justicia, Francisco Caamaño, rechaza la creación de un registro de médicos y sanitarios que quieran objetar a la Ley del Aborto por motivos éticos ya que “no cabe la objeción de conciencia”. Justicia ha intentado matizar, horas después, estas declaraciones.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas



No hay comentarios en “Violación y Aborto”
  1. Ramon Preciado Dijo:

    Excelente argumento
    antiaborto.Es uno de los mà s sólidos e irrefutables que he visto en mi vida.
    Felicitaciones al autor.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras