Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Voto, Pero No Existo
Leonardo Girondella Mora
22 junio 2009
Sección: LIBERTAD POLITICA, Sección: Asuntos
Catalogado en: , ,


Comienzo a escribir esto, el día en el que por la mañana el NYT (19 junio 2009) reporta una noticia de última hora: el líder supremo de Irán ha declarado que se suspendan las manifestaciones callejeras que protestaban la reelección de Mahmoud Ahmadinejad como presidente, ya que las elecciones fueron legítimas, según el líder supremo.

“El reto callejero no es aceptable. Esto es retar a la democracia después de las elecciones”, dijo el Ayatollah Ali Khamenei. La referencia es a las elecciones recientes en las que compitió Mir-Hossein Mousavi Khameneh contra Ahmadinejad y el primero perdió alegando elecciones fraudulentas.

Sea lo que sea que acontezca en Irán, la situación es digna de examinar para mostrar un punto básico —o mejor dicho, un error de grandes consecuencias en la política moderna. Pero para poder hacerlo bien, primero hay que ver el sistema político iraní.

La estructura política en Irán coloca por encima de todo al líder supremo, hoy en día, el Ayatollah Ali Khamenei, sucesor de Ayatollah Rouhollah Khomeini desde 1989, cuando éste falleció. Son los únicos dos líderes supremos que ha tenido la República Islámica de Irán desde su fundación en 1979, después de la caída del régimen del Shah Mohammad Reza Pahlavi.

El líder supremo es el responsable de la determinación y supervisión de las políticas del país —en palabras llanas, es quien manda: a él reportan el ejército, los servicios de inteligencia y de seguridad. Puede nombrar y despedir, entre otros puestos, a personas del poder judicial. El líder, además, nombra a la cabeza del poder judicial, dentro del que existen tribunales revolucionarios cuyos fallos son inapelables.

Existe un consejo de guardianes, con 12 miembros, 6 de ellos nombrados por el líder supremo. El consejo supervisa al parlamento y autoriza quién puede desempeñar puestos públicos. El líder supremo, además, tiene a unos 2,000 representantes distribuidos en todos los sectores de gobierno y que suelen tener mayor poder que los ministros.

Dentro de esa estructura, la segunda figura individual de mayor rango es la del presidente, el que está bajo el mando del líder supremo y es un puesto de elección popular. Le reportan 8 vicepresidentes y 22 ministros, que deben ser confirmados por el parlamento. Desde junio de 2005, el presidente es Mahmoud Ahmadinejad, célebre por sus declaraciones agresivas.

El parlamento tiene una sola cámara, con 290 miembros, sujetos a elección cada 4 años y que está bajo la vigilancia del consejo de guardianes, el que así asegura que todas las leyes sean congruentes con la sharia, o ley islámica. [Hay más información en Iran Chamber Society]

Así llego al punto que quiero demostrar: tener elecciones, como en Irán, no equivale a tener un sistema democrático —el presidente de Venezuela, Cuba, Nicaragua, Ecuador, o de cualquier otra nación pudo haber ganado en elecciones legítimas, pero ese hecho no hace posible calificar a su sistema político como una democracia.

El caso de Irán lo demuestra muy bien —existen elecciones que eligen a un presidente, e incluso a legisladores, pero el poder político no reside en ellos, sino en el líder supremo. Con elecciones de presidente o sin ellas, el poder queda en alguien que no puede ser removido de su puesto y concentra el poder.

La esencia democrática radica en una cualidad de doble rasgo: permite cambios de gobierno sin violencia en instituciones políticas con poder dividido. Ninguna de los rasgos está presente en Irán, tampoco en Venezuela. Ninguna de esas naciones puede afirmar que posee un sistema democrático.

Finalmente comento que es una exageración indebida y una percepción equivocada el pensar que si existen elecciones el gobierno de un país ya puede calificarse de democrático —es una impresión general, muy común y muy equivocada. En un sistema como el de Irán, los ciudadanos pueden votar, pero no existen. El que existe es el líder supremo, el presidente vitalicio, o como se llame.

Addendum

En el momento de terminar la columna, El Diario Exterior reportó: “El opositor Musavi lanza una crítica sin precedente contra Ali Jamenei. El dirigente opositor le ha acusado de amenazar con sus actos el carácter republicano de la República Islámica iraní para imponer otro sistema político”.

El WSJ: “Iranian opposition leader Mir Hossein Mousavi repeated his demand that the presidential vote be annulled, as police beat protesters and fired tear gas and water cannons at thousands who rallied in Tehran Saturday in open defiance of Iran’s clerical government”.

Y el NTY: “Violence Grips Tehran Amid Crackdown. As police officers used sticks and tear gas to disperse thousands of demonstrators, the opposition leader, Mir Hussein Moussavi, said at a rally that ‘I am ready for martyrdom’”

El boletín de Foreign Policy del 22 de junio de 2009 reportó

A spokesman for Iran’s authoritative Guardian Council has admitted that voter turnout in the country’s July 12 presidential election exceed 100 percent in as many as 50 cities. The admission is likely to further inflame controversy over the election which has plunged Tehran into its worst unrest since the 1979 revolution… At least 10 people were thought to have been killed in Saturday’s protests. 457 people were reported arrested. At least 24 journalists, including correspondents from Newsweek and the BBC have also been detained.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras