Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Auténtica Igualdad, su Defensa
Selección de ContraPeso.info
17 febrero 2010
Sección: EDUCACION, Sección: Asuntos
Catalogado en: , , , , ,


ContraPeso.info presenta una idea de Michael Miller. Agradecemos al Acton Institute el amable permiso de publicación. El autor es Director of Programs en ese instituto. La idea central del escrito es ir más allá del significado trivial de la igualdad que forma parte de la moda intelectual. Se trata de defender a la razón y a la verdad.

Una vez más, las maneras suaves y el intelecto fuerte del Papa Benedicto XVI han provocado críticas por afirmaciones que retan el entendimiento establecido, provincial y secular del mundo.

En su discurso a los obispos de Inglaterra y Gales, en Roma, al principios de febrero, durante su visita ad limina, el papa los exhortó a ir en contra de la llamada legislación de la igualdad. Argumentó que tal legislación limita “la libertad de las comunidades religiosas para actuar de acuerdo con sus creencias” y en algunos casos “realmente viola la ley natural sobre la que los seres humanos sustentan su igualdad” y la garantizan.

De inmediato, los críticos brincaron, expresando que la crítica papal socava la protección de mujeres y homosexuales en lugares de trabajo y promueve la discriminación. Como de costumbre, los críticos no sólo hicieron una caracterización equivocada, también perdieron de vista la idea central.

La visión de Benedicto XVI va más allá de la política provincial inglesa. Su preocupación es preservar la verdadera libertad revitalizando a la razón y el respeto por la verdad — sin confundirse con las modas ideológicas igualitarias del momento.

Una de las partes de mayor controversia de la legislación igualitaria requiere que las organizaciones religiosas para la adopción de hijos suspendan la así llamada “discriminación” y permitan a las parejas homosexuales adoptar. En la práctica, esto significa que las agencias de adopción católicas serían forzadas a cerrar o a actuar en contra de su conciencia.

Claramente esto es una pérdida de la libertad religiosa, pero Benedicto se da cuenta de que hay muchas otras cosas que están sucediendo.

Primero, las aseveraciones de Benedicto reflejan uno de los temas consistentes de su papado: revitalizar a la razón y al respeto a la razón en Occidente. En su famosa homilía antes de su elección, cuando habló de la “dictadura del relativismo” y a través de sus escritos y discursos, él ha retado a la limitada idea que de la razón se tiene en la vida intelectual de Occidente.

Segundo, su defensa de la auténtica igualdad. La actual legislación transforma a la igualdad de un asunto de justicia e imparcialidad ante la ley en una arma ideológica que amplía la política social secular discriminando en contra de la religión. Esta pseudo igualdad manifiesta una concepción viciada de la razón.

Las leyes de la igualdad en Gran Bretaña reflejan menos la tradición británica que la noción de Rousseau sobre la igualdad radical, la que ha sido en mucho la fuente del pensamiento socialista y progresista. La igualdad radical se ha convertido ahora en algo loable y digno en sí mismo, separada de cualquier asunto de verdad, sentido común, e incluso realidades biológicas.

Eso es lo que sucede cuando perdemos el rico concepto de la razón: todo se vale —lo que sea que actualmente esté políticamente de moda en la elite, o sustentado en el consenso. El Papa Benedicto entiende que la justicia basada en el consenso es caprichosa e inestable.

Tercero, la conciencia de Benedicto sobre la necesidad de proteger el derecho natural de la asociación libre y la libertad religiosa dentro de una sociedad pluralista. La actual legislación igualitaria impide que grupos religiosos y otros pacíficos, dentro de una sociedad, vivan de acuerdo con su conciencia. Incluso sabe a totalitarismo.

El derecho a la asociación ha sido un estandarte de las sociedades libres y prósperas, una protección para los débiles y un guardián de la justicia. Cuando se le socava por razones ideológicas, la sociedad sufre. No sólo impide que la gente viva de acuerdo con sus creencias, también reduce el poder de la sociedad civil para limitar a estado.

La crítica de Benedicto a las leyes de la igualdad es una defensa del derecho de las personas para asociarse en algún proyecto que beneficie al bien común.

Benedicto ha sido criticados por reclamar que ciertas partes de la legislación violan a la ley natural. ¿Qué tiene que hacer esa arcana idea medieval en la legislación moderna? Bueno, pues todo.

La genialidad de la libertad inglesa ha sido basar a la sociedad en la ley, no en la ideología. La cultura legal inglesa está enraizada en la tradición del derecho natural. Un editorial del Guardian, del 3 de febrero, afirmó que las iglesias tienen tanto que ganar como de perder con la legislación, porque protege a los católicos contra discriminación cuando buscan empleo —y acusa a Benedicto de estar protegido por las leyes a las que critica.

Pero, Benedicto se da cuenta de que si la ley no está basada en la razón y la verdad, y ella se separa de la realidad, la justicia se reduce a poder —la fuerza es el derecho. De joven en la Alemania nazi, Joseph Ratzinger vivió una sociedad en la que el poder estaba separado de la razón y la justicia.

Él sabe lo que las violaciones de la ley natural significan en la práctica. Los críticos pierden la idea de que Benedicto es el que está promoviendo la igualdad real y la protección igual contra una teoría de justicia guiada por lo que sea que se encuentre de moda en el momento.

Andrew Brown —también en el Guardian— escribe, “Justo cuando parecía que el Catolicismo Romano era una parte natural y normal de la escena inglesa religiosa, el Papa Benedicto aparece con una idea que eriza todo pelo protestante que queda en el país”. La conjetura de Brown es que el Papa no esperaba ser escuchado.

Por supuesto que quería serlo. Y precisamente lo último que quiere Benedicto es que el catolicismo sea una parte normal de la actual escena religiosa inglesa. Puede ser eso lo que el señor Brown quiera, pero una iglesia que no hace nada más que seguir los vientos prevalecientes no inspira ni atrae a la agente —tampoco tiene la fuerza de levantarse frente a la injusticia y el abuso.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras