Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Celebridades Confunden
Leonardo Girondella Mora
17 mayo 2010
Sección: DERECHOS, FAMOSOS, Sección: Asuntos, SOCIEDAD
Catalogado en:


Quiero dar una serie de sugerencias que ayuden a pensar con frialdad sobre un tema caliente en la actualidad —el de la ley SB1070 en Arizona. Aquí, entonces, siguen algunas ideas para entender siquiera un poco mejor esa ley:

• Olvidar lo que dice una cantante o un actor —seguramente será una simplificación tonta de la realidad: un buen ejemplo es la nota que dice, en Gay Rights:

“[Ricky] Martin used his first public appearance since coming out of the closet not to talk about his new openly gay life, but to wish everyone a peaceful and happy life, and to wish a speedy death to Arizona’s immigration law”.

• Olvidar lo que usa argumentos patrióticos y nacionalistas —de seguro eso oscurecerá las cosas y confundirá el tema. Estos incluye el argumento de uso de adjetivos, como racista, nazi y los usuales.

• Admitir que las medidas de boicot a terceros en Arizona es una necedad sin sentido —no fueron esos terceros los que aprobaron la ley.

• Entender que la emigración mexicana y de otros países es un fenómeno que se ha tenido por muchas décadas, realmente muchas —desde la fundación de ese país. Parte de esa emigración ha sido legal, otra buena parte ha sido ilegal.

• Reconocer que esa emigración legal e ilegal tiene motivos personales —el que emigra lo hace pensando que eso es lo mejor que puede hacer: el trabajo en los EEUU le creará una mejor situación que la que ahora tiene. No hay otra explicación. Reconocer que esa emigración legal e ilegal también beneficia a personas dentro de EEUU —los que usan los servicios de los emigrados.

• Aceptar que el problema de la emigración no es económico, pues todos se benefician —el problema es el de la emigración ilegal: un país con millones de habitantes con status migratorio irregular. Es claramente una situación indeseable para cualquier nación y ha ocasionado lo obvio: medidas como muros y mayor vigilancia fronteriza.

• Considerar que la situación ilegal y los beneficios económicos mantenían una situación equilibrada, con vaivenes, pero que no esperaba un agravamiento —al menos hasta ahora, lo que hace razonable buscar otra explicación. Aquí hay dos fallas: (1) la del gobierno de los emigrantes que fracasa en creación de empleos y (2) la del gobierno de EEUU que no ha tenido una solución de fondo al problema.

• Considerar que esa otra explicación, que genera una ley como la SB1070 de Arizona, puede ser un detonador ajeno a la emigración —es una posibilidad muy real que se trate de otro fenómeno: la criminalidad que se contagia de la frontera de México a la de EUU. Se han mencionado secuestros en ese estado y asesinatos de policías, cuando antes nos los había a pesar de la emigración ilegal.

• Pensar que no se trata de un problema de emigración ilegal, tanto como un problema de criminalidad —y que por eso la célebre ley puede estar equivocada en su estrategia: capturar ilegales conduciría a poca cosa cuando el problema es uno de criminalidad.

• Reconocer que el problema de inseguridad, de ambos lados de la misma frontera es ocasionado por otra ley que también contiene una estrategia equivocada —el consumo de drogas es más un problema de salud que uno de criminalidad. Esa prohibición es la que ha financiado a las bandas organizadas en los dos países.

• Mirar con recelo los reclamos de violación de derechos humanos de emigrantes —obviamente los puede haber, pero no son el centro del problema y distraen de lo principal: no es un problema de migración ilegal en Arizona, sino un problema de criminalidad.

Mi tesis central es intentar quitar de la mente cosas inútiles, que confunden —como las acusaciones de racismo y nazismo a esa ley, como las declaraciones de celebridades, como las declaraciones de boicot. Todo eso distrae y estorba a un buen análisis.

Pero también quise apuntar que el problema real no es uno de emigración ilegal como de criminalidad —y que la criminalidad es generada por la prohibición de las drogas. Acusar a la ley de Arizona de nazi es tonto y distrae del real problema que tiene y que es uno de estrategia desacertada.

Addendum

El attorney general de los EEUU, Eric Holder ha hecho comentarios sobre la ley de Arizona:

“I have not had a chance to–I’ve glanced at it. I have not read it…  I’ve only made–made the comments that I’ve made on the basis of things that I’ve been able to glean by reading newspaper accounts, obviously, television, talking to people who are on the review panel, on the review team looking at the law”.

Es a eso a lo que me refiero, a opinar sin leer, sobre una ley que es juzgada como en el caso del integrante de Jaguares, una banda musical, por uno de sus miembros (El Norte 15 mayo 2010), el que dijo:

“Todo el mundo está preocupado porque se están pisoteando los derechos humanos con un cinismo demencial, es de locos, ultraderecha racista, es una estupidez”

Es como una fuerza de medios/celebridades que es lanzada sin sustento y que trata de justificarse a sí misma, impidiendo el uso de la razón para examinar la situación.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras