Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Citando a Terceros
Eduardo García Gaspar
16 diciembre 2010
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Los recuerdos del año que termina son un buen ejercicio mental. Quizá usted tenga la misma costumbre.

Por mi parte, recuerdo algunas situaciones que viví durante los pasados doce meses. Quizá sean las cosas menos interesantes que usted pueda leer hoy.

Escuché a un alto ejecutivo ordenar a uno de sus subalternos:

“Necesito que hagas un documento breve de planeación estratégica para la empresa en el que especifiques objetivos, estrategias y tácticas operativas para los siguientes cinco o diez años. Necesito presentarlo mañana en la reunión ejecutiva”.

Otra persona habló sobre la crisis económica actual de los gobiernos de diferentes países:

“Casi podemos decir que los economistas son pobres pronosticadores. Los que no fallan son los políticos. Siempre que ellos hablan de estar viviendo una bonanza económica, lo que en realidad hacen es pronosticar una crisis. No fallan”.

Hablando de pronósticos, leí en alguna parte en estos últimos doce meses, que si los equipos de futbol siguen cambiando de entrenadores al mismo ritmo anteriores, dentro de dos décadas todos los entrenadores habrán estado con todos los equipos del mundo al menos una temporada.

Lo anterior es bueno, porque significa que quizá en los siguientes cien años todos los fanáticos del futbol podrán haber dirigido a un equipo al menos durante un partido.

Varias veces durante el año enfrenté problemas con equipos electrónicos, los que insistieron en tener una conducta anómala.

Cerca del 90% de las veces los problemas fueron corregidos aplicando uno de los remedios más efectivos jamás empleados para solucionar problemas tecnológicos: apagar el equipo y segundos después volverlo a encender.

Volví a constatar que en política existe un serio conflicto entre los políticos, los que sólo ven el corto plazo sin siquiera pensar que existe el largo, y sus opuestos, esos idealistas que ignoran el corto plazo y sólo les preocupa el plazo largo que dará como resultado garantizado una sociedad perfecta de felicidad total.

Los políticos dicen que en el corto plazo nos harán felices a todos, si les dejamos hacer con nuestras vidas lo que ellos quieran.

Los idealistas dicen que en el largo plazo nos harán felices a todos siempre y cuando les dejemos hacer con nuestras vidas lo que ellos quieran y ordenen.

Total, de nuevo, en estos meses se repitió el fenómeno político constante: las promesas de un mundo feliz condicionado a nuestra esclavitud. A ningún político se le ocurre pensar que nosotros podemos ser felices haciendo lo que nosotros queramos, no lo que ellos quieran.

Alguien me recordó la historia del reportero y el piloto kamikaze de gran fama.

El reportero tuvo la oportunidad de entrevistarlo, lo que era todo un honor, pues el piloto había volado más de cincuenta misiones de ese tipo. Con curiosidad el reportero preguntó cómo era posible tal hazaña. El piloto contestó: “Tengo gran motivación, pero no soy de compromisos fuertes”.

Agradecí la creación del iPad, toda una innovación, que no es igual a una invención.

Una invención es algo tecnológico y de consideración, pero una innovación es la traducción del invento a un uso útil. Una cosa es tener pantallas táctiles, otra darles el uso que les creó ese aparato.

Pero sobre todo, agradecí a Dios el tener vida. Esto me hace recordar la historia del hombre que reza diciendo, “¿No es cierto, Señor, que para ti un minuto es como un millón de años y que un centavo es como un millón de dólares?”.

Se llevó gran sorpresa cuando Dios mismo le contestó que sí, que eso era cierto.

Aprovechando la oportunidad, el hombre le dice, “Señor mío, quisiera pedirte entonces un centavo”. De inmediato se oyó la misma tremenda voz: “Por supuesto hijo mío, te daré el centavo dentro de un minuto”.

Creo que pocas experiencias tan útiles hay como el repasar los sucesos vividos el día que termina, digamos por la noche antes de ir a la cama.

Igual, resulta de gran provecho revisar las cosas que se han vivido estos doce meses. El propósito es aprender algo de todo eso.

No hace falta siquiera pensarlo. El sólo recordar algunas de las cosas de lo vivido incita a nuestras mentes a pensar en lo bueno que hicimos, en lo malo, en las cosas que pueden cambiarse.

Recordar, en otras palabras, es una cualidad humana que debe aprovecharse en provecho de un mejor futuro.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Boletín diario
Boletín diario
RSS Facebook
Nosotros
Escríbanos
Extras

Aviso Suscriptores

Siguen los problemas con el servicio de envíos de boletines. Lo sentimos y estamos trabajando en la solución. Por favor, use el RSS como sustituto.