Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Concatenancia, Comunicacionitis
ContraPedia ContraPedia
4 enero 2010
Sección: Sección: Listas, Y CONTRAPEDIA
Catalogado en:


Concatenancia

Difiere del más usado término concatenación y es un término que se refiere a la conexión y relación entre eventos que en la superficie no son percibidos como ligados entre sí, a pesar que en lo subyacente sí lo están.

La interdependencia entre los seres humanos ha llegado a niveles que necesitan cambios en nuestro comportamiento. Explosiones demográficas, habitacionales, comunicacionales, automovilistas, tecnológicas y comerciales nos ponen a todos en contacto con todos.

Un embotellamiento de transito en la ciudad de México puede cancelar una reunión en París; una rebelión de un jugador en Tegucigalpa repercutirá en el consumo de cierto vino en España.

La consecuencia obvia de esto es una necesidad apremiante para que cada ser humano tome conciencia de que su conducta altera la vida de los demás, incluso en latitudes remotas. Con esa conciencia se garantiza un mayor nivel de bienestar publico a nivel mundial.

La música por ejemplo, es una experiencia musical que no necesariamente tiene que ser compartida con el publico que lo rodea. El aparato de sonido portátil en la calle a todo volumen, que muestra la predilección de cierto individuo por la música folklórica, es un mal social.

El radio a las dos de la mañana en casa del vecino con música tropical es un insulto público, sobre todo si despierta al bebe que ya no puede dormirse y  provoca que el individuo llegue tarde a su trabajo, lo que le hace tomar una decisión equivocada que afecta el valor de la acción de su empresa. Los hechos se encadenan unos con otros.

Las filas de espera son ya una institución. Se forman líneas para entrar al cine, cobrar cheques, hacer pagos, pasar aduana y comprar productos. ni modo, ni las sucursales bancarias, ni las cajas de supermercados crecen en la misma proporción que la población y ésta es la causa de colas; un hecho encadenado con otro.

Un tramite burocrático para abrir una sucursal bancaria, la espera de una caja registradora, o una falla del servicio telefónico se encadena para tal vez provocar una cola gigantesca en algún sitio. Por ejemplo, un hombre cae de la escalera, se lastima un pie, deja de ir al trabajo, ahí no se atiende una solicitud de reparación de una máquina expedidora de boletos, la labor se hace manualmente y toma más tiempo y se forma una fila grande; todo por un patín que un hijo dejó olvidado en la escalera.

El caso más obvio de encadenamiento se da en los embotellamientos viales de las grandes ciudades. Una falta de atención a las líneas divisoras de carriles en una vía rápida provoca un choque, el choque genera un atascamiento y este impide que una persona llegue tiempo a su casa, su mujer empieza a sospechar y le riñe.

Las manifestaciones callejeras son el ejemplo más claro de encadenamiento vial que genera hipertensión, negocios no atendidos, partos en automóviles, ambulancias que no llegan, citas que no se cumplen, peleas matrimoniales, operaciones quirúrgicas pospuestas, ventas no realizadas y un sinnúmero de consecuencias.

Lo que dice alguien en Davos provoca una manifestación en Río de Janeiro, la manifestación de Brasil causa una declaración en Washington de la que se protesta en, por ejemplo, Papelón, Venezuela y alguien llega tarde a casa. Todo por algo que publicó un periódico en Tappita, Libia.

La concatenancia funciona para bien o para mal. Un descuido de un mecánico provoca una falla en mi automóvil, lo que obliga a alguna persona a repararla en un taller, ahí conoce a una guapa mujer con la que entabla amistad y se casa.

Por el lado positivo, puede suceder que una falla de una estilográfica haga dejarla para su compostura y así se tiene que pasar por un calle donde se encuentra un amigo que invita a tomar una copa en una cantina donde se encuentra a una persona que había ofrecido un negocio y no había encontrado un socio adecuado porque no servían sus teléfonos; el negocio de lleva acabo y alguien gana mucho dinero.

Cada ser humano debe estar muy consciente de su conducta para evitar consecuencias negativas en el resto de las personas. La próxima vez que el lector equivoque una suma en el saldo de la cuenta de cheques puede estar provocando un aumento artificial en la demanda de discos de música clásica en Tuchola, Polonia.

Una prenda de vestir ensuciada por un bebé puede generar un divorcio. La lectura de un libro puede impactar las regulaciones fiscales de un país. Un pensamiento puede generar un caos vial. El buen funcionamiento del servicio telefónico puede hacer disminuir la tensión mental de una ciudad. Un chiste provoca un aumento en la fuerza de trabajo. La falla de una computadora gesta la publicación de un libro. Una borrachera da trabajo a un abogado.

Comunicacionitis

Que la comunicación es un fenómeno importante no hay quien lo dude. Pero de allí a su exaltación actual, llamada comunicacionitis, hay un gran paso y demasiada exageración.

Se habla, comenta, escribe, estudia, critica y discute sobre comunicación, medios, persuasión, publicidad. Hay facultades, escuelas, seminarios, universidades y conferencias sobre comunicación. Se analizan cosas de la comunicación que van, desde los procesos de catalogación mental de datos hasta cómo leer al pato Donald.

¿Cuál es la razón de tanta popularidad? Hay varias causas, pero la principal es su sencillez y simplicidad.

Es muy difícil hablar de ciertos temas, por ejemplo, estadística no paramétrica, pero no de otros. Curiosamente, para hablar de comunicación no se necesita haberla estudiado, basta tener una opinión como “la publicidad manipula al consumidor”.

TOPICOS PARA UNA CONVERSACION PROMEDIO

FACILES         ———       DIFICILES

Televisión Circuitos Impresos
Fútbol Mosco Anófeles
Política Geometría Euclidiana
Publicidad Psicología Social
Impuestos Calculo Diferencial
Comunicación Resistencia de materiales
Periódicos Técnicas de Impresión
Radio Física Cuántica
Manipulación Teoría del Caos
Consumismo Psicometría
Internet Programación

De acuerdo con el cuadro anterior, resulta muy fácil decir “la caja boba tiene una serie de programas insoportables”. Nadie dirá cosas como “creo que la teoría de la vacuna persuasiva de McGuire es una concepción demasiado simple”. La primera observación da status, impresiona positivamente y coloca a su autor como un intelectual inmediato. En cambio, la segunda afirmación causa un impacto negativo y coloca a su creador como un pesado teórico al que nadie entiende.

Otro ejemplo clásico es el de la publicidad subliminal. Quien diga que ella es “un instrumento de inhumana manipulación del inconsciente del consumidor obligándole a actuar mediante el uso de mensajes y símbolos ocultos que apelan a los mas bajos instintos del hombre” tiene garantizada la aparición de sus declaraciones en alguna publicación. No importa que la publicidad subliminal sea un hecho prácticamente imposible. No se necesita saber de comunicación para poder opinar sobre ella.

La aparente sencillez de la comunicación, y su universalidad, la hacen un buen tema político.

Cualquiera que diga que “la comunicación debe cumplir con una función social” recibirá un aplauso y mucho elogios. ¿Quién va a ser el loco que diga que “la psicometría tiene que cumplir con su función social”? ¿Qué partido político tomará como bandera la limitación de kilowatts, cuando existen temas como la manipulación consumista, o culpar al neoliberalismo?

No importa que no se haya leído tratados de psicología sobre modelos de comportamiento de compra. Sea lo que sea, “manipulación consumista” suena mejor que, por ejemplo, “percepción selectiva de información comercial”.

Un fenómeno humano comprensible. La ruta más fácil es la mejor. ¿Qué libro se va vender más, Los manipuladores de la Publicidad, o Teorías de Consistencia Cognitiva?

Difícilmente queda uno mal cuando habla de comunicación y adopta posiciones críticas políticamente preaprobadas.


ContraPedia tiene un antecedente en los 80, cuando fueron publicadas una serie de propuestas de palabras y personajes que no existían. Eran muy breves. Esta versión respeta la idea original, jamás publicada antes, con textos más amplios. Las sugerencias son bienvenidas a editorgeneral@contrapeso.info. En caso de publicación se dará crédito a su creador, pero podrán ser ampliadas y corregidas, consideradas como cartas o comentarios a la redacción.




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras