Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Condúcete Como un Animal
Eduardo García Gaspar
23 junio 2010
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SEXUALIDAD
Catalogado en:


Flota en el ambiente un tema fascinante. Es fascinante por la superficialidad con la que es tratado, hasta donde me dado cuenta. Me refiero al asunto de la monogamia en los humanos, es decir, la fidelidad de un hombre con una mujer en un matrimonio. En una conversación se trató con amplitud. Comparto con usted mis reflexiones.

Un par de personas iniciaron el tema hablando de la monogamia en los animales. Aseveraron que los mamíferos no siguen esa práctica y apuntaron que al contrario, parecen ser muy promiscuos, en especial los monos. Todavía más, dijeron, especies que se creían monógamas, no lo son en realidad.

Siguieron hablando señalando que, en la naturaleza animal, la monogamia es casi desconocida. Hasta donde se sabe, es posible que las aves sean los animales en donde la monogamia es más común y eso se debe, según dijeron, al tipo de cuidado que reciben sus pequeños, en donde el macho juega un papel importante. Pero aún así, hay infidelidades en las aves.

Debo decir que fue interesante escuchar lo que las dos personas dijeron. La Zoología es un tema del que poco o nada conozco, excepto por la conducción de vehículos de ciertas personas y el comportamiento de algunos gobernantes. Fue un breviario sin mayor consecuencia hasta que llegaron al punto de la monogamia humana.

Con una variedad de cifras de diversas fuentes hablaron de la conducta humana. Recuerdo un par de ellas: alrededor de la mitad de los hombres y un tercio de las mujeres han tenido relaciones sexuales fuera del matrimonio. Eso en los EEUU. Para las dos personas, por tanto, el estado natural del humano, dijeron sin rodeos, es la multiplicidad sexual: sexo con muchos, o al menos con varios.

En resumen, afirmaron que las costumbres y normas de la monogamia han sido impuestas por la sociedad y se trata de una norma contraria a la naturaleza humana. ¿Qué le puedo decir a usted? Mi primera reacción fue evitar la risa. La segunda tomarme el resto del vodka que tenía frente a mí. La tercera hacer preguntas.

Si la sociedad está formada por seres humanos, entonces los mismos seres humanos son los que han creado esas reglas de monogamia, no una cosa que se llama “sociedad”. Entonces la pregunta es por qué se han considerado positivas esas normas de fidelidad matrimonial. No puede hablarse de imposición (que es el tema que más fascina a estas personas).

También, si se trata de seguir la conducta no monógama de los animales, debe apuntarse el por qué no seguir otras conductas de los animales, como el ir desnudos, o comer alimentos crudos. El razonamiento de esas personas no sigue lógica alguna: si los animales son o no monógamos, es totalmente irrelevante para la conducta humana.

La cifra de que menos de la mitad de los hombres ha sido infiel una vez al menos y lo ha sido la tercera parte de las mujeres, describe una realidad y lo más interesante: la mayoría de los hombres ha sido fiel y dos terceras partes de las mujeres. No está mal considerando las circunstancias.

Más todavía: cuando las personas se casan hacen un voto de fidelidad mutua que es libre y público. Violar esa promesa no es diferente a violar los acuerdos de un contrato. Y es una falta que no podría comprender un chimpancé, pero sí un humano. Si quieren seguir con parejas múltiples, que no se casen y asunto arreglado.

Las dos personas se defendieron diciendo que la fidelidad conyugal se sigue más por presión que por convencimiento. ¿Y qué? Muchos actos siguen ese principio. Hay personas que por presión no roban ni asesinan. Otras lo hacen por convicción propia. Nada tiene que ver la presión ni el convencimiento para decidir si una regla moral es buena o mal. Un secuestrador podría decir que dejó de hacerlo por presión social.

En fin, aprendí sobre los animales más de lo que me imaginaba y quería saber. Pero lo más interesante fue la otra parte, la de argumentar que los seres humanos deben comportarse como animales, que es lo que al final de cuentas dijeron las dos personas. Sus razones, me dijeron ellas, son aceptadas por muchos.

Puede ser, pero eso no convence. Me parece que si alguien va a opinar con firmeza sobre un tema debe seguir ciertas reglas de lógica y razón. Sus argumentos deben estar sólidamente construidos. En este caso, defender la promiscuidad humana fracasó. Hubiera necesitado una mejor defensa.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.


No hay comentarios en “Condúcete Como un Animal”
  1. Corina Dijo:

    Gracias por sus articulos como siempre muy acertados. Pero no cabe duda que a esto nos a llevado la Docttrina que cada quien puede hacer lo que mejor le parece si se siente bien en hacerlo, tal como lo declaro el Ex Presdiente Bill Clinton, el mismo hizo lo que le parecio mejor o sea lo que se le dio la gana y fue muy aplaudido y sigue siendo admirado en muchos circulos aun los circulos que se dicen conservadores , solo que no han dicho que como este Presidente han hecho tanto daño pues Clinton sento las bases para lo que ahora esta haciendo Obama en el Pais, o sea todo lo reprobable lo esta haciendo Ley Obama,
    con el aplauso de su Base de Poder que son los Homosexuales y demas promiscuos del pasi, y asi siguen diciendo con todo esto que nos comportemos como animales.

  2. Guillermo Rodríguez G- Dijo:

    Además de ser absurdas las conclusiones que deducen sus amigos "animalistas", me temo que están equivocados también en su premisa.
    La promiscuidad, en realidad es muy rara en los mamiferos superiores. Entre los primates hay uno apenas cuya conducta se podría entender como realmente promiscua. La monogamia no lo más frecuente, pero no es tan éxotica como la promiscuidad. Hay diversidad de mamiferos que la practican.
    La infidelidad es una practica ocasional en el común de los mamiferos superiores. Los cerdos, por ejemplo, son particularmente habiles en eso.
    Pero en lo que nos ocupa, la conducta más ampliamente extendida y exitosa es un tipo de poligamia patriarcal asociada a la jefatura sobre el grupo. Así las cosas: partiendo de la premisa correcta y con el tipo de razonamiento erroneo que usan, sus amigos tendrían que recomendar y defender el patriarcado poligamo como la forma más "natural" de organización para los humanos. No lo aseguraría, pero supongo que ante eso preferirían ser menos animales. Despues de todo, la promiscuidad que es lo que desan practicar y defender es más común en la civilización humana que en estado más "natural" de nuestra propia especie y las biologicamente más cercanas.

  3. Ariel Machado Dijo:

    Me he encontrado con logica de pensamiento similiar a la de sus interlocutores en lo referente a la fidelidad. El argumento basicamente el mismo: "El hombre en su naturaleza animal es llamado a la poligamia". Le comparto mi argumento que utilizo en terminos "zoologico". El hombre en el mundo animal es definido como "homo sapiens", el "sapiens" es lo que nos ha puesto en la cima da la cadena y el querer limitarnos al "homo" es negar la naturaleza de conciencia que diferencia al hombre del resto de las razas animales y reducirnos vilmente a la parte animal que no hay duda existe en nosotros.
    Saludos,
    Ariel





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras