Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Corrupción y Locura
Eduardo García Gaspar
13 enero 2010
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Las dos noticias son muy recientes y en apariencia muy diferentes… aunque en verdad tienen un asombroso parecido.

La AFP reportó sobre China: durante los pasados 30 años ha habido una curiosa fuga de capital. Miles de burócratas de ese país han emigrado a otras partes del mundo. Se llevaron consigo fondos públicos y lavando el dinero han cambiado identidades para evitar ser perseguidos. Al final de cuentas, un caso de corrupción gubernamental. Otro más.

La otra noticia es de CNN y reporta un suceso en Venezuela. Después de anunciar que la moneda Venezolana se devalúa, el dictador del país ordenó otra cosa relacionada: el ejército va a las calles para vigilar a los comercios para que no eleven los precios. El bolívar cotizado antes a 2.15 por dólar es ahora cambiado a 4.30 (por supuesto, hay otra cotización oficial para bienes necesarios, de 2.6).

El ejército salió a la calle porque sucedió lo que cualquiera habría sabido de antemano: los bienes en inventarios existentes cotizados a 2.15 por dólar se encontraban en una auténtica rebaja, a la que seguiría una elevación de precios. Era un rebaja de precios decretada por Chávez, no por los comerciantes.

Por supuesto Chávez, que de economía tiene un conocimiento negativo, se enojó e hizo lo único que sí conoce muy bien, usar la fuerza. Otro caso más de estulticia gubernamental. No es el único, al contrario. Hay demasiados.

Las dos noticias, en dos países distintos, son aparentemente también diferentes. No lo son. En realidad son muy parecidas. Cada noticia reporta uno de los dos defectos gubernamentales más acostumbrados: corrupción e incapacidad. Los dos derivados de la naturaleza misma de los gobiernos. Me explico.

Por su esencia misma, sustentada en el uso del poder y la coerción, los gobernantes están sujetos a dos fallas que les son naturales. Una es la corrupción, a la que podemos entender como el aprovechamiento fraudulento de la posición de poder. El gobernante tiene poder y lo vende a quien lo aprovecha para fines personales, como conseguir un permiso o acelerar un trámite. O simplemente toma dinero de los fondos que administra.

La otra es la ineptitud y sus consecuencias en el bienestar del país y su gente. Su origen está también en el poder gubernamental: el gobernante tiene el poder suficiente como para implantar las medidas que cree convenientes en su opinión. El problema radica en que esas opiniones de los gobernantes son con demasiada frecuencia erróneas.

Además, por lo general, las medidas implantadas por los gobiernos se sustentan en la ampliación del poder estatal. Una mala decisión del presidente de una empresa, afecta a esa compañía y nada más, pero las malas decisiones de un gobernante todopoderoso afectan a todo un país, especialmente si no tiene contrapesos en los legisladores y el poder judicial.

De lo anterior se puede comprender sin complicaciones que tanto lo sucedido en China como en Venezuela, según esas dos noticias, tiene un mismo origen. El tema bien vale una segunda opinión para apuntarlo abiertamente. El poder tiende por naturaleza a ser abusado por quien lo tiene, que es lo explica a la corrupción en China.

Pero el poder tiende por naturaleza también a embrutecer al gobernante, que es lo que explica las malas decisiones de gobierno, como al ejército venezolano vigilando precios.

Es usual aceptar que el poder corrompe y que la corrupción del gobierno aumenta con el aumento de sus poderes. Es la idea que Lord Acton (1834-1902) escribió en una de sus cartas y que todos somos capaces de repetir. Pero lo que no es común es aceptar también otro efecto del poder. No sólo corrompe, también reduce capacidad mental. No es broma.

Al contrario, es muy serio. Las personas encumbradas en posiciones de muy alto poder se aíslan de la realidad en buena parte rodeadas por una cohorte de aduladores que los aíslan aún más. Y si a eso añadimos que los gobernantes suelen sentirse salvadores poseedores de los secretos de la felicidad nacional, no extrañará que ellos tomen las decisiones más alocadas y carentes de sustento lógico.

Los chinos tienen los pies mejor puestos sobre la tierra, pero no pueden evitar la corrupción de un gobierno grande. Chávez no puede evitar ni la corrupción ni la locura.

Post Scriptum

El tema del embrutecimiento de los gobernantes ha sido estudiado por Barbara Tuchman en su libro clásico Tuchman, B. W. (1985). The March of Folly: From Troy to Vietnam. Ballantine Books. Hay un resumen de su idea central en Poder y Estulticia. La idea de distinguir entre deshonestidad e incapacidad es de José M. Luis Mora, el liberal mexicano del siglo 19 (véase Allí Está la Diferencia).

Una feliz coincidencia fue la noticia de hoy mismo sobre Google en China. Dijeron los de Google que pueden salir de China después de una investigación que encontró que la empresa había sido el blanco de ataques cibernéticos originados en China y dirigidos a cuentas de correo de activistas humanos en ese país. Que una empresa de ese tamaño abandone a China es un hecho mayúsculo. Google, por supuesto, es una empresa que necesita ambientes de libertad que chocan contra poderes gubernamentales salidos de sus límites naturales.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras