Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Desbarajuste Estatal y Mental
Eduardo García Gaspar
2 agosto 2010
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SOCIALISMO
Catalogado en: ,


Es una queja que debe examinarse. Algo que puede ser incluso un lamento. Lo que se reclama es muy humano: reducir el máximo monto de una pensión gubernamental va contra la justicia, porque quien ha trabajado toda su vida tiene derecho a una pensión digna.

Más o menos con esas palabras he escuchado y leído las reacciones en contra de una medida gubernamental, la de que en México el sistema de seguridad social estatal ponga un tope a la pensión máxima posible. La causa de fondo es la mala situación financiera de la empresa estatal.

La situación es compleja y aquí no critico al IMSS, algo que ha sido hecho una y otra vez por años y con sentido común por lo general. Es una institución mal manejada con criterios políticos, no reales, y que es explotada por su sindicato. Veamos no eso, sino la otra parte, la de ese derecho a una pensión.

¿Tiene una vida de trabajo derecho a una pensión adecuada y suficiente? Casi todos dirían que sí, pero la pregunta es tan vaga que resulta inservible. Por supuesto, todos tenemos derecho a una pensión, pero no es ése el punto, sino el de cómo se obtiene.

Un ejemplo, usted ha ahorrado durante toda su vida, a veces poco a veces mucho, con el objetivo de formar un fondo con el que pueda vivir al jubilarse. No hay duda, usted tiene derecho a esa pensión que usted formó durante años y nadie puede quitarle ese fondo. Sería un robo hacerlo. Usted tiene derecho a lo que es suyo.

Pero cuando el gobierno interviene suelen oscurecerse las cosas, confundirse los derechos y desperdiciarse los recursos. En este caso mexicano, no fueron las personas las que formaron sus propios fondos de pensión. Lo que se hizo fue formar un gran fondo común del que se saca dinero para pagar a los ya jubilados usando dinero de los que aún trabajan.

Peor sistema es difícil de crear. Quien puso su dinero en ese fondo, por poco que haya sido, cubrió no su pensión personal, sino la de otros de mayor edad. Es ridículo. Es como si en un restaurante se cobrara la cuenta de los comensales que salen a los que entran. ¿Es de justicia que otros paguen mi pensión? No lo creo.

Pero eso es lo que logra el sistema de pensiones de fondo común (lo que ha sido remediado con las cuentas personales recientes). Reclamar el derecho a recibir una pensión, lo que es justo cuando uno mismo la ha formado, se ha convertido en un reclamo que quiere hacer aparecer como justo que esa pensión sea cubierta por terceros que nada tienen que ver con mis problemas.

El problema se ve con claridad al entender que los faltantes de dinero en el IMSS son cubiertos con fondos federales. Esos fondos federales tienen un origen: los impuestos que pagamos los mexicanos. Consecuentemente quien paga las pensiones de ese sistema de caja común insuficiente es el resto de los mexicanos.

¿Tiene derecho su vecino a ir a la casa de usted a obligarle a pagar una parte de su pensión? No lo creo. Significaría que usted tendría el derecho de venir a mi casa y exigirme que yo pague su jubilación cuando usted se retire. No se tiene derecho a que otros pague la pensión propia.

Por eso es que este tema bien vale una segunda opinión. Para señalar la distorsión que ocasiona la intervención estatal. No sólo es un caso de pésima administración, sino una situación inmoral. Si cada quien forma su fondo de retiro, la persona sí tiene derecho a eso que es su propiedad particular.

Pero cuando los fondos de pensión se colectivizan, todo se confunde y trastoca. Se crea la idea de que se tiene derecho a lo que es de otros y se piensa que es el gobierno el que paga las pensiones. No lo es. Quien las paga en ese sistema es otro, alguien que el pensionado no conoce.

Lo que he querido hacer es examinar el reclamo usual que se hace ahora que se ha propuesto poner un tope a las pensiones del seguro social en México. Ese reclamo dice que reducir el máximo monto de una pensión gubernamental va contra la justicia, porque quien ha trabajado toda su vida tiene derecho a una pensión digna.

Se tiene derecho a la pensión que uno mismo ha formado, de eso no hay duda. Pero es difícil reclamar el derecho a que esa pensión digna sea cubierta con las propiedades de terceros que tienen el mismo derecho a su pensión propia. Este desbarajuste lo ha causado la intervención estatal.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras