Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Drama Personal Vuelto Colectivo
Leonardo Girondella Mora
5 mayo 2010
Sección: CRIMEN, Sección: Análisis
Catalogado en:


Aunque el lector hará bien en acudir a la fuente original, lo que aquí intentaré es presentar un resumen de una idea de Alberto Benegas Lynch sobre un tema fundamental: “32 reflexiones la futilidad de la guerra contra las drogas y sus efectos nocivos para la sociedad” (elcato.org 19 febrero 2010).

Agruparé esas 31 ideas y haré comentarios personales, reconociendo el gran mérito del autor.

Moralidad —reconociendo que el consumo de drogas es malo y las personas tienen el deber de evitarlo, debe aceptarse que el punto central es que al gobierno “no corresponde criminalizar lo que no constituye un crimen”. Defino crimen como un daño a terceros, pero no como un daño producido a uno mismo.

Los efectos del consumo de drogas son terribles —pero no deben mover a una acción gubernamental mientras ellos no produzcan daños a otras personas. El drama del drogadicto no debe ser usado como causa para justificar acciones gubernamentales, excepto en el momento en el que el drogadicto cause daños a terceros.

Compasión —reconociendo que las impresiones emocionales del consumo de droga son poderosas, debe aceptarse que ellas no deben guiar el tratamiento del problema. Benegas usa palabras fuertes:

“observar seres que decimos humanos solo por algunos rasgos externos de quienes están tirados en las calles… con piernas y brazos que se asemejan a palos de escoba, llenos de venas saltonas y agujereadas por todas partes, rostros desencajados, ojos inyectados en sangre sin expresión, bocas babeantes con labios púrpura resecos y rajados, pieles de un amarillo mortecino, tabiques nasales perforados y generalmente vestidos con colores fúnebres, estampados con calaveras de diversas dimensiones”.

La impresión visual emocional no puede ser usada como justificación de medidas tan extremas como esas imágenes —el atroz accidente automovilístico no puede llevar a la prohibición del auto.

Prohibición —reconociendo que el uso de la fuerza gubernamental no ha detenido el consumo de drogas, debe también aceptarse que su prohibición hace más atractivas esas sustancias, crea mayor dependencia y eleva las ganancias de quienes las producen y distribuyen.

Existen evidencia poderosa de la prohibición de bebidas alcohólicas, tan inútil que fue repelida.

Financiamiento —reconociendo que la prohibición de drogas eleva el riesgo del negocio, debe aceptarse que así se eleva la cantidad de recursos que llegan a las bandas que las manejan. Esos recursos monetarios permiten financiar la producción de nuevas drogas más pesadas y de canales de distribución que atraen a personas con un bajo costo de oportunidad sean atraídas a la ilegalidad.

Más aún, los abundantes recursos financieros de las bandas criminales permiten comprar a funcionarios, policías y jueces —y quienes no aceptan la corrupción tienen amenazadas sus vidas por parte de personas a sueldo. Y, los fondos logrados, hacen posible que las bandas se diversifiquen a otros negocios ilegales, incluyendo complicidad con terroristas.

El dinero manejado en el narcotráfico es de tal magnitud que ha creado intereses fuertes que se oponen a la legalización de las drogas —lo que les significaría perder una fuente de ingresos muy cuantiosos. Dice Benegas,

“Sin duda que los intereses creados para que se mantenga el control son muchos y muy fuertes. Imaginemos las remuneraciones de los químicos, las tareas agrícolas, las fábricas de plaguicidas, los transportes, la actividad financiera y bancaria, los expertos en contabilidad y manejo de carteras, los gobernantes, policías, jueces, militares, agentes de organismos de control, los “traqueteros”, las “mulas o camellos”, los “topos” y tantas empresas y emprendimientos vinculados a las drogas horizontal o verticalmente”.

Costo personal —reconociendo que las labores de combate en contra de las bandas tienen altos costos, debe aceptarse que los ciudadanos pagan impuestos improductivos que podrían usarse en cosas de mayor provecho.

Ciudadanos comunes, sin nexos con las bandas, están expuestos a sus amenazas y peticiones, como el lavado de dinero —más autoridades corruptas, un sistema judicial ineficiente y un ambiente general de inseguridad, que los expone a crímenes como robos y secuestros. Los menores de edad, además, sufren riesgos de reclutamiento mayores ya que son tratados legalmente de manera compasiva.

Enfermedad o criminalidad —reconociendo que hay necesidad de definir el problema correctamente, debe aceptarse que el drogadicto presenta un trastorno físico y no una conducta criminal, mientras no dañe a terceros. Entenderlo como crimen amplía la invasión de libertades con intromisiones en espionaje, detención, y otras.

Esto influye en la medición del problema —la proporción mayor es de enfermos adictos y la menor es la de adictos criminales. Los primeros merecen tratamientos médicos, los segundos, castigos penales, no por consumo, sino por el crimen cometido (posiblemente con las drogas como agravante).

Considerar que el motivo central que lleva a la decisión de consumir drogas es personal e individual, por lo que no son útiles las explicaciones colectivas. Puede verse en lo general como un problema de carácter personal que cree poder solucionar rasgos personales por medio de sustancias alteradoras, o bien cree poder buscar emociones mayores y diferentes.

Adultos e infantes —reconociendo que la decisión de consumir drogas es un acto autónomo voluntario sin necesidad de ser castigado penalmente, debe reconocerse la existencia de personas cuya edad no les permite tomar esa decisión —son los menores que se consideran protegidos: quienes los induzcan al consumo o distribución de ellas, sí son merecedores de castigos.

Utopía imposible —reconociendo que la realidad siempre será imperfecta, debe aceptarse la inutilidad de perseguir situaciones ideales imposibles. La prohibición de las drogas no significa la construcción de un mundo libre de ellas, al contrario, equivale a tener un mundo peor que con su legalización.

El problema debe plantearse entre dos males inevitables, el de su prohibicción y el de su legalización, sabiendo que ninguno de ellos es perfecto y que es preferible el menos malo. También, debe ser considerada la imperfecta naturaleza humana, inclinada a vicios como prostitución, consumo de alcohol y drogas, en lo que lo más conveniente es aceptar la imposibilidad de modificar la naturaleza humana de todos sin excepción.

Lo que he hecho es formar grupos de ideas centrales basados en las 32 ideas de Benegas, en una columna que debe leerse —en lo que he incorporado comentarios míos. Si se me preguntara cuál es la razón central que ha frenado la prohibición de las drogas, respondería que la buena voluntad de muchas personas. Creen ellas con toda honestidad que los daños que las sustancias causan pueden evitarse por medio de la acción gubernamental.

Benegas hacen tres citas, que preproduzco —quizá estas citas pueden hacer meditar a esas personas de buena voluntad.

“Las drogas son una tragedia para los adictos. Pero criminalizar su uso convierte la tragedia en un desastre para la sociedad, tanto para los que la usan como para los que no la usan”. Milton Friedman.

“Las políticas se juzgan por sus resultados, pero las cruzadas son juzgadas por lo bien que los hace sentir a los cruzados”. Thomas Sowell

“No podemos renunciar y nunca renunciaremos al derecho a nuestra conciencia. Solo respondemos por ella ante Dios. Los poderes legítimos del gobierno se aplican sólo si hay lesión a otros”. Thomas Jefferson.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras