Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Error del Cándido
Eduardo García Gaspar
30 agosto 2010
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Para muchos, la idea se resume en expresiones como la de “gobierno limitado”, e incluso la célebre frase de laissez faire, el dejar hacer sin que el gobierno se entrometa. De esta forma comprenden muchos la mentalidad capitalista y tienen razón hasta cierto punto.

Yo mismo le he expresado en muchas columnas en las que señalo demasiado activismo gubernamental, su intromisión en áreas en las que poco bien hace y mucho daño produce. El caso de los monopolios estatales es un clásico en el caso mexicano. La mentalidad capitalista, o mejor dicho, liberal, sí tiene esa petición de un gobierno limitado y ello implica que es negativa la propiedad gubernamental de empresas como Pemex.

Esa mentalidad es congruente con la frase francesa del “déjame hacer, no me estorbes”, que es lo que hace un gobierno cuando rebasa sus límites naturales. Quien tiene opiniones opuestas suele atacar a esas dos expresiones diciendo que se trata de una defensa sin base ni principios de los intereses de los ricos (como quiera que se definan).

No, la idea de tener un gobierno limitado tiene una buena base de principios, la de la naturaleza humana libre y capaz. Si somos libres por naturaleza, la limitación de esa libertad es negativa. De aquí que si se es congruente, por necesidad lógica el que acepte a la libertad como rasgo humano tendrá que aceptar también que el liberalismo es superior al socialismo.

¿Es una defensa de los ricos? Tampoco. Al contrario es una defensa de la libertad humana y sus consecuencias. Por ejemplo, dentro de un sistema económico de libre mercado resultaría indebida la protección gubernamental a empresas públicas y privadas: una situación no muy agradable de competencia y que se evita, para beneplácito de muchos empresarios, en un sistema de intervención estatal en la economía.

Así llego a mi punto, que creo que bien vale una segunda opinión. En demasiadas personas existe la creencia de que desear un gobierno constreñido a sus límites naturales es igual a proteger los intereses de los ricos. Pensando así es lógico que esas personas quieran un gobierno más poderoso que proteja a los pobres de los ricos. Es una mentalidad estándar basada en un razonamiento falso y cándido.

Si alguien quiere proteger no sólo a los pobres, sino a todos los ciudadanos de los abusos de otros, resulta demasiado ingenuo creer que teniendo más gobierno se evitarán esos abusos. Con más gobierno se tendrán más abusos de poder, no menos. Esto es una ley de vida. El poder siempre tiende a ser abusado y con más poder habrá más abusos. Un gobierno limitado es positivo porque así se aminoran los abusos de su poder.

¿No me cree? Vea lo sucedido en Argentina hace pocos días. Fue reportado que la Sociedad Interamericana de Prensa “criticó la posición de la presidenta de Argentina, Cristina Kirchner, de enviar un proyecto de ley al Congreso “para declarar de ‘interés público’ la producción, distribución y comercialización de papel para periódicos, a lo que calificó de ‘medida inconstitucional’ por la que se pretende ‘el control de los medios’.”

Creer que el control gubernamental del papel periódico no será una ocasión de abusos de autoridad es realmente inocente. Por supuesto que los habrá. Los gobiernos no están formados por ángeles virtuosos. ¿Se preocupa usted por los abusos que puedan cometer los medios? Por supuesto. Ellos tienen poder y tenderá a ser abusado también.

Pero si tienen menor poder, serán menos abusos menos graves que los que cometa un gobierno que controla ese papel. La solución de evitar abusos de poder, de proteger a los menos fuertes, no es dar más poder al gobierno. En realidad, dar más poder al gobierno es la peor receta que puede seguirse.

Si se quiere aminorar el poder de periódicos en este caso, o de empresas grandes, o de quien sea que tenga poder, lo que debe hacerse es defender la libertad no disminuirla. La multiplicidad de medios es un buen método para restarles poder individual. La facilidad de abrir empresas es una gran forma de limitar el poder de las grandes firmas.

Pedir un gobierno limitado, afirmar que “no estorben las autoridades”, son dos formas resumidas de expresar una defensa de la libertad humana y apuntar que querer un gobierno son límites es la conclusión de un razonamiento erróneo. Sólo los cándidos pueden suponer que dando más poder al gobierno este no abusará de él.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras