Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Ministro Como el Científico
Eduardo García Gaspar
25 noviembre 2010
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, Y FABULAS E HISTORIAS
Catalogado en:


Cuentan que en una universidad, no hace mucho tiempo, en algún lugar que no vale la pena mencionar, un científico decidió hacer un experimento.

Habiendo escuchado eso de que la música tiene un efecto tranquilizante aún en las más temibles fieras, quiso probar su veracidad.

Fue así que comenzó a diseñar tal estudio. Por ejemplo, meditó mucho acerca de la música, dejando al final como música prototipo para la producción de ánimos tranquilos, los adagios barrocos.

Luego seleccionó animales con una ferocidad reconocida y a sus opuestos, animales de probada quietud.

Durante varios meses realizó pruebas y más pruebas con diferentes animales y distintas piezas musicales. Un día, llegó a los oídos de un periodista el rumor de estos experimentos. Pensando que sería de interés para sus lectores, llamó al científico e hizo una cita.

Llegó puntualmente a ella para la entrevista, en la oficina del científico, toda llena de notas y apuntes, además de numerosos libros y lo que parecían gotas de un oscuro líquido rojizo en varias partes del piso. Después de las primeras preguntas de introducción, el periodista entró al tema del curioso experimento.

Lo interrogó sobre el éxito de la prueba, “¿Efectivamente la música era capaz de calmar a las fieras?”.

El científico miró hacia el techo y comenzó a reportar sus hallazgos. Dijo que habían aprendido mucho, como por ejemplo, los resultados de combinar un tigre, un cordero y música de Pachelbel.

“¿Funcionó eso?”, preguntó el periodista. El científico dijo que no, pero que habían probado también al tigre y al cordero, pero ahora con música de Bach. “¿Funcionó eso?”, volvió a interrogar.

El científico respondió negativamente, pero que eso le dio la idea de combinar a un león, una oveja y música de Vivaldi.

Repetida la pregunta del reportero, el científico dijo que no, que no había funcionado. Pero que habían probado al león, a la oveja, ahora con música de Handel. Antes de que el periodista preguntara, el científico dijo que no obtuvieron los resultados esperados y que también en este caso, como en todos los anteriores, la fiera había devorado a la presa.

El científico se adelantó a la pregunta obvia que vendría del reportero. Y dijo que el mes pasado habían experimentado con otra combinación prometedora, la de una pantera, una zorra y música de Corelli. Desafortunadamente, sin resultados.

La pantera, a pesar de Corelli, devoró a la zorra en un instante.

Sin desfallecer, el científico dijo que esa misma semana estaban probando una nueva combinación, muy distinta a las anteriores, la de un oso polar, un pingüino y música de Teleman. La primera de las pruebas de este tipo, no funcionó, pero al día siguiente harían otra.

Intrigado el periodista, dijo, “usted quiere probar si la música calma a las bestias y ha experimentado con diferentes combinaciones, sin éxito. Ninguna de ellas ha probado su hipótesis. ¿No será que existe otra variable que usted no tiene en cuenta?”

El científico respondió que no, que su modelo de diseño y experimentación era el correcto y que seguiría intentándolo.

Salió de esa oficina el periodista con rapidez, pues tenía una entrevista ahora con el ministro de economía. Por el camino meditó, “curiosa mentalidad la de insistir en probar y probar una tesis personal que no tiene mucho sentido”.

Ya dentro de la oficina del ministro se presentó y comenzaron las preguntas. Debía producir un buen reportaje, ya que el país se encontraba en una situación de estancamiento económico y el desempleo era alto.

Lo primero que dijo el periodista, “¿Efectivamente cree usted que más gasto público ayude a salir de su estancamiento?”.

El ministro miró al techo y comenzó a hablar de las acciones que el gobierno tomó en el pasado y tomaría en el futuro.

Dijo que en el pasado, habían intentado programas para facilitar el crédito y salir de la recesión. El periodista lo interrogó sobre el éxito de tal medida. “Bueno, no dio el resultado que esperábamos”, dijo el ministro, “pero por eso aplicamos el programa de cambio de autos subsidiados”.

“¿Funcionó?”. El ministro respondió negativamente. Tampoco había funcionado, como no lo hizo un programa de ayuda financiera a tasas bajas para empresas. “¿Sigue ahora otra medida?”, preguntó el periodista.

“Por supuesto”, dijo el ministro, “ahora vamos a comprar bonos del gobierno, por miles de millones, algo que esperamos dé resultados para salir de la recesión, lo que inyectará más dinero a la economía, Esperamos que esta vez funcione”.

Post Scriptum

Varias columnas de Una Segunda Opinión están basadas en historias. Toda la colección de ellas se encuentra en ContraPeso.info: Fábulas e Historias.

En ContraPeso.info: Finanzas Públicas hay material sobre el tema, donde quizá sea de interés Dos Manos Estatales.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras