Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Mundo es Más Complicado
Eduardo García Gaspar
9 diciembre 2010
Sección: LIBERTAD GENERAL, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Todo el asunto, se dice, puede ser resumido en la alternativa entre conservadurismo y libertad. Es falso, pero así suele ser planteada (incluso por columnistas serios).

No es una discusión en abstracto, sino más bien en terrenos muy concretos. Uno de ellos es muy reciente.

Fue el tema del derecho de adopción de hijos por parte de matrimonios homosexuales reconocidos por la ley.

Desde el punto de vista de quienes favorecen esa adopción, el conflicto es uno de libertades contra posiciones conservadoras y, por supuesto, ellos se ven partidarios de la libertad y contemplan a los conservadores como enemigos de esa libertad.

La posición es llamativa, al menos en uno de quienes plantearon así la situación. El es partidario de tal adopción, con lo que dice demostrar su amor por la libertad. Pero al mismo tiempo es partidario de la fijación de precios de libros por parte del gobierno, lo que ya no lo hace tan amante de la libertad.

Si usted defiende la libertad, tiene que ser congruente y defenderla en todos los campos, no sólo en algunos de ellos a su gusto. Pero sobre todo, tiene que ser cuidadoso y prudente, no vaya a ser que su defensa de la libertad lo lleve a rutas por las que esa libertad pueda ser perdida.

Y una de las maneras de perderla es plantear mal el problema.

Plantearlo mal al entenderlo como una disyuntiva entre libertad y conservadurismo. Es llamativo hacerlo así, con la ventaja de ser simple y permitir que todos lo entiendan con el sesgo obvio, el de que por pereza mental, la mayoría se inclinará por la libertad sin pensarlo mucho.

Aclarar esto bien vale una segunda opinión. Para hacerlo es necesario enriquecer el número de alternativas posibles. No es la libertad contra lo conservador.

Hay otras posibilidades. En el terreno de la libertad económica, por ejemplo, usted tiene la posibilidad de seleccionar entre el socialismo más extremo y las versiones más radicales de capitalismo, entre las que existe una gama grande de posiciones.

Los defensores de la libertad están más del lado capitalista: libre comercio, mercados libres, gobiernos limitados y cosas por el estilo. Los enemigos de la libertad se inclinan más del lado socialista: empresas propiedad del estado, altos impuestos, intervencionismo y similares.

Eso es en cuestiones económicas y las diversas posiciones posibles de defensa o ataque a la libertad. Pero hay otro terreno en el que se da otra gama de muy variadas posiciones entre dos posiciones extremas: el conservadurismo y el progresismo.

Esto es algo más complejo y no tan conocido.

Los defensores de tradiciones, principios morales universales, creencias absolutas, ellos están más inclinados hacia el conservadurismo. Del otro lado, están más inclinados al progresismo los proponentes del relativismo moral y cultural y quienes dejan en manos del gobierno decisiones de lo bueno y de lo malo.

Lo anterior explica la razón por la que no es una cuestión de escoger entre libertad y conservadurismo. Usted puede ser un capitalista convencido que defiende la libertad del ser humano en economía, política y cultura, al mismo tiempo que ser conservador en el sentido de creer que la moral es universal y no puede ser decidida por gobiernos.

Y, también, alguien puede ser un progresista que cree que los gobiernos determinan lo que es bueno y malo, al mismo tiempo que se opone a la libertad económica y quiere que el gobierno intervenga en ella fuertemente.

De aquí sale un problema en verdad grave, que es la pérdida de la libertad.

Vuelvo a la disyuntiva falsa, esa de oponer a la libertad contra el conservadurismo. Cuando se entiende así el asunto, se termina sin remedio es una situación odiosa: será el gobierno quien determine lo que es bueno y lo que es malo.

Es decir, el gobierno terminará siendo la fuente de la moral y se hará a esa institución aún más poderosa de lo que es, con un resultad final cierto: la pérdida de la libertad.

Es una paradoja fascinante que al final de cuentas el conservador sea un defensor más sabio de la libertad que el progresista que quiere que el gobierno permita todo, lo que sea, creyendo que eso es libertad.

Lo que he tratado de mostrar es la falsedad de esa disyuntiva entre libertad y conservadurismo. El mundo no es tan simple: hay más posiciones y muchas gradaciones.

Post Scriptum

El tema específico ha sido tratado en varias columnas, clasificadas en ContraPeso.info: Progresismo y Conservadurismo.

Un texto muy claro sobre definiciones básicas de política está en Derecha, Izquierda: Definiciones.

Y sobre el tema general, hay textos en ContraPeso.info: Libertad General.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “El Mundo es Más Complicado”
  1. Corina Dijo:

    Esto es lo mas peligroso de los Progresistas y Socialistas, que estos Gobiernos determinen lo que es bueno y lo que es malo, los seres humanos, nacemos por naturaleza con rebeldia, pues desde la caida de Adan y Eva asi ha sido, asi que solo la Palabra de Dios nos puede indicar lo que es bueno y lo que es malo.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras