Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Momento del Lodazal
Eduardo García Gaspar
17 marzo 2010
Sección: CRIMEN, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


La noticia fue reportada por Foreign Policy (15 marzo 2010). Era como un resumen de sucesos a los que se unían los recientes. Dijo que más de 18,000 muertos se habían registrado desde el inicio de la actual presidencia, cuando en México comenzó la ofensiva contra el narcotráfico. Los EEUU han dado ayuda por mil millones de dólares.

Es importante, en medio de todo eso, que haya muerto una trabajadora del consulado estadounidense, embarazada, y su marido. Y también, el esposo de otra empleada del consulado. En ese fin de semana hubo 50 personas asesinadas en todo el país. Han sido enviados agentes del FBI y la DEA a Ciudad Juárez, una área particularmente afectada dentro de una zona mayor, la frontera con EEUU.

La predicción general no era difícil de hacer en 2006, cuando el combate inició: el consumo seguiría y los criminales tendrían más dinero. Lo arduo era anticipar detalles, realmente imposibles de conocer hasta que no fueran realidad. El combate al narcotráfico está basado en una estrategia mala: capturar delincuentes sin anular la oportunidad del crimen. Eso ocasiona la sustitución del delincuente capturado o muerto, por otro que tiene el mismo incentivo.

En 2004, escribí que,

la lucha contra las drogas nunca va a ganarse, nunca. Eso es muy sencillo de ver. Los arrestos de los grandes jefes de las grandes bandas de narcotraficantes representan sólo castigos a delincuentes que han violado las leyes. Su impacto no va más allá de ser eventos que producen cambios dentro y entre las organizaciones dedicadas a la producción y distribución de las drogas.

Con una mala estrategia central, el combate al narcotráfico es al final de cuentas una guerra entre el gobierno y los bandas criminales, con la complicación de rivalidades entre ellas. Se crea así una situación confusa, como la de un lodazal en el que es difícil distinguir a los protagonistas, pues hay personas infiltradas en las partes. La tendencia del lodazal es a crecer.

Eso es lo que estamos viendo precisamente, con más complicaciones muy severas: las que produce la internacionalización del lodazal. El problema del narcotráfico no es local de un país, sino internacional pues las bandas son multinacionales, lo que obliga a diferentes gobiernos a emprender acciones conjuntas y no es precisamente una habilidad gubernamental.

Esto es lo que me lleva a la idea que creo bien vale una segunda opinión. Dije antes que el agravamiento de la situación podía haberse predicho en 2006. Lo interesante es examinar ahora las posibilidades de lo que sucederá en el futuro, si llegará el punto en el que el problema sea de tal magnitud que se revise y cambie la estrategia central.

La magnitud del problema, en mi opinión, debe ser enorme para que dos o más gobiernos se den cuenta del error de estrategia central. La magnitud puede expresarse en varias dimensiones, como número de muertos, especialmente víctimas inocentes, y afectación de la vida económica (turismo, negocios, inversiones). Otra dimensión es la afectación de la frontera en ambos lados, con víctimas de varias nacionalidades.

Puede pensarse en otras dimensiones de magnitud, pero el punto básico es que la situación deberá llegar a un punto de tal gravedad que logre convencer a los gobiernos que su estrategia central es fallida, un suceso muy lento dada la usual terquedad de los gobernantes. ¿En qué momento llegará ese punto de inflexión? No tengo idea.

Otra manera de expresar esto es acudir a una noción usada medio en broma, medio en serio dentro del ambiente de negocios. Si usted recuerda que en algún momento se habló de administración por objetivos, en este caso se trata de una administración por crisis: el problema se deja crecer y tiene que llegar a ser grande, tan grande que sea reconocido como urgente y entonces ya vendrán acciones correctivas.

El punto de la administración por crisis es su incapacidad para prever y actuar con anticipación cuando el problema es reducido y podría solucionarse con costos bajos. En este caso, quienes crearon y mantuvieron el combate a las drogas, actuaron con la usual ceguera que causan las buenas causas implantadas sin prudencia. Su meta era encomiable y de eso no hay duda. Su estrategia central ha sido reprobable.

No sólo no ha resuelto el problema, sino que ha creado otro mayor. Y la causa no es una de objetivos. Todos quisiéramos que las personas no se drogaran, igual que deseamos que no se emborrachen. La causa es una de estrategias: se eligió la manera incorrecta de solucionar el consumo de drogas. Lo que era sólo un problema de salud se convirtió en un problema de salud mezclado con un problema de criminalidad financiada.

Lo que espero es que pronto llegue ese punto de inflexión, de quiebre, que produzca el reconocimiento de estar usando ahora una estrategia central equivocada. El célebre tipping point que cambia todo. Lo malo es que su arribo costará más víctimas.

Post Scriptum

Reportó El Norte (19 marzo 2010) que según el general Gene Renuart, de los EEUU, el detener la violencia producida por el narcotráfico, “es un problema de 8 a 10 años. No es una solución de un año. Aunque lamentamos las pérdidas (de vidas), debemos continuar… en asociación con México”. Difiero totalmente sustentado en lo sucedido hasta ahora: muchos años de combate sin resultados y las lecciones de la prohibición de alcoholes.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.


No hay comentarios en “El Momento del Lodazal”
  1. Corina Dijo:

    Precisamente es lo que ha creado Calderon con su lucha contra el crimen organizando solo un problema mayor, pues nada menos han asesiando miles de gentes , entre ellos muchos inocentes y aun niños, y otros menores que han quedado en la orfandad por culpa de esta lucha que no tiene fin porque Calderon le emprendio sin tener con que, pues , como ustedes bien dicen estan mejor organizados los criminales, de cualquier categoria, pues los Federales y el ejercito no ha sido capaz de parar un solo crimen solo llegan a la escena del crimen despues de que ya se consumo. NOTA DEL EDITOR: personalizar la culpa en el presidente es irrelevante, pues la responsabilidad está en una manera de pensar que muchos más mantienen, la de que el Estado debe cuidar a los ciudadanos sustituyendo sus decisiones.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras