Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Entusiasmo Enfriado
Selección de ContraPeso.info
21 julio 2010
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


ContraPeso.info presenta una idea de Alberto Mansueti, que puede ser encontrada en su versión completa aquí. Agradecemos al autor el amable permiso de publicación de los fragmentos que siguen.

La idea central del escrito es examinar las razones por las que el liberalismo clásico no ha sido exitoso en su aceptación. Mansueti, en esta parte, determina la razón de fondo.

Introducción

Hace 20 años, caído el Muro de Berlín y colapsada la URSS, muchos liberales creyeron ver el libre mercado a la vuelta de la esquina. (Fukuyama dixit). Sin embargo, ahora, lo contrario es lo que hay: estatismo y socialismo por doquier, en Latinoamérica y el Tercer Mundo, así como en el Primer Mundo, y en el ex Segundo. Y lo que es peor: bajo nuevas formas, más escondidas, más sutiles, insidiosas y perversas.

Quienes nos identificamos con el Liberalismo Clásico, y nos dedicamos a enseñarlo, difundirlo y promoverlo, tenemos mucho que revisar y corregir. No la doctrina ni las políticas, pero sí los métodos de trabajo, objetivos y metas, cursos de acción, algunos supuestos e hipótesis acerca de nuestra labor, y muchas de nuestras formas habituales de pensar y hacer las cosas.

I. El problema

Casi en cada ciudad latinoamericana hay un grupo de liberales y libertarios. Siempre pequeño, porque no crece. Y no es por falta de gente que llegue: en las reuniones y actividades siempre hay “nuevos” y “nuevas”, jóvenes y no tanto, de diversas capas y orígenes sociales, y con distintas experiencias educativas y profesionales.

Se interesan por el liberalismo, y quieren conocerlo. Y lo hacen, a través de lecturas de Mises, Hayek y otros autores, o de cursos, seminarios y talleres más o menos sistemáticos que se les ofrecen. Pero casi toda esa gente, pasados cierto tiempo y el entusiasmo inicial, deja de asistir y se aleja. Y quedan así los de siempre, solos con sus libros y artículos…

II. Dos preguntas sin respuesta

Estoy familiarizado con casi todos los grupos dedicados en América Latina a la enseñanza, promoción y difusión de nuestro ideario, y en todos he sido testigo del mismo fenómeno…

¿Por qué esa fugacidad? Básicamente porque no hay respuesta convincente a dos preguntas, que toda persona hace apenas conoce el liberalismo, y se siente en principio atraída. Las preguntas son:

1) ¿Y en cuál país se aplican estas ideas tan excelentes?

2) ¿Y en nuestro país cuáles partidos o figuras políticas sostienen, defienden e impulsan estos ideales tan preciosos?

Las respuestas son: “Ningún país, ningún partido, ninguna figura política”.

¡Uy! La persona se sorprende. Pasa un tiempo indagando las razones, y no las encuentra, o no las halla claras y concluyentes. Entonces se enfría su entusiasmo…

Y así de este modo decae su interés; y ya no se toma el trabajo de seguir preguntando e investigando. Salvo casos excepcionales, por supuesto; pero las excepciones, ya sabemos, confirman la regla. A la regla le llamo “efecto demostración negativo”.

II. La causa de fondo

En libros y escritos he señalado que a mi juicio la raíz del mal es el grave error de los liberales que han visto el estudio como inconciliable con la acción política, y creyendo obligatorio optar entre uno y otra, han escogido ocuparse exclusivamente del primero y no de la segunda, que de este modo queda abandonada al estatismo y al socialismo.

En 1947, fundando la Mont Pelerin Society, Friedrich Hayek aconsejó a Sir Anthony Fisher consagrarse a la actividad puramente intelectual y académica, y le desalentó a incursionar en la arena política. Creía Hayek que los liberales recuperarían las cátedras universitarias, perdidas durante el curso de dos guerras mundiales, y en el lapso de hegemonía totalitaria entre una y otra.

Y que desde los claustros, su influencia se esparciría en el resto de la sociedad, incluso la política. Hoy, a más de 60 años de distancia, la Mont Pelerin es apenas un club social, sin peso, influencia ni presencia en la política, ¡y tampoco en las universidades! (Excepto la UFM). Por eso nos falta un “efecto demostración positivo”.

Hayek tomó ejemplo en la Sociedad Fabiana, fundada en 1884 por Sydney y Beatrice Webb, quienes instilaron primero el socialismo en las elites intelectuales y el medio académico, y desde allí las ideas socialistas pasaron al resto de la sociedad, alcanzando por fin el área política. Creía Hayek que con las ideas liberales sucedería igual, de modo un tanto espontáneo.

Olvidó que lo espontáneo es el ideal del socialismo, que corre río abajo, a favor de la corriente, de la tendencia natural de todos los sectores, grupos, gremios e individuos, a vivir a expensas del Estado (siendo el Estado el que vive de la sociedad, como agudamente apuntara Bastiat). Las ideas liberales van en oposición a esa corriente general, y son contra-intuitivas, como nos recuerda mi amigo el Profesor Carlos Sabino. Y la diferencia es crucial para su aceptación o rechazo, y para su éxito o fracaso.

Por experiencia personal sé que no es fácil compaginar la lectura, la investigación y el trabajo intelectual o académico con la acción política, partidista y electoral por naturaleza. Es muy difícil. Pero no hay otra salida. Lo contrario nos lleva a la auto-castración política, y por esa vía, a la muerte del liberalismo clásico.

Nota del Editor

Conviene recordar que lo anterior es un fragmento del escrito completo, titulado Amor de un Verano, donde está la versión completa. La causa de fondo que Mansueti apunta es la estrategia de Hayek, la de “consagrarse a la actividad puramente intelectual y académica” desalentando el incursionar en la política. Creía Hayek, erróneamente, según Mansueti, “que los liberales recuperarían las cátedras universitarias, perdidas durante el curso de dos guerras mundiales, y en el lapso de hegemonía totalitaria entre una y otra”. Los resultados de esa estrategia son malos.

En otra entrega futura, ContraPeso.info presentará otras causas que, según Mansueti, han causado esos malos resultados en la expansión de la mentalidad liberal. Es un gran material porque pone a pensar.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



No hay comentarios en “Entusiasmo Enfriado”
  1. droctavio Dijo:

    Saludable poner en tela de juicio la famosa estrategia de Hayek. Un ejercicio digno de ser hecho porque en las universidades se mantienen los vestigios del socialismo.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras