Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Fomentando la Pequeñez
Eduardo García Gaspar
11 junio 2010
Sección: ECONOMIA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


El reporte fue realmente fascinante y tiene que ver con una obsesión gubernamental, la de colocar a las empresas miniatura como sujeto de adoración. Según se dijo, ambos países, México y EEUU, tienen el mismo número de empresas micro.

2.7 millones de ellas en cada país, un dato de gran interés: proporcionalmente México es enano en cuanto a tamaño de empresas, o bien EEUU es gigante en eso mismo. O una posición intermedia. La pregunta surge por sí misma, sobre la causa de esta situación. No es fácil responder por una causa.

Los datos son estacionarios, es decir, se conocen sólo los de un momento en el tiempo e ignoramos si ese número de empresas en México va al alza o a la baja. La economía es un proceso dinámico y el punto concreto en el que se encuentra en cierto momento es irrelevante, porque lo que importa es la dirección en la que se mueve.

Una vez aclarado lo anterior, puede especularse acerca de la razón por la que exista tal enormidad de empresas micro. Una explicación muy lógica es la que asigna la causa a la obsesión gubernamental con esas empresas. Es un clisé muy claro en los círculos políticos el apoyar a esas empresas.

Por supuesto, a eso que se brinda preferencia es lo que se obtiene de más. Como escribí hace unos días: dar ayudas y subsidios a las madres solteras pueden conducir a tener más de ellas, no menos. Este caso puede ser igual: dar ayudas a las empresas miniatura conducirá a tener más de ellas, no menos.

Y puede llegar el extremo de que hacer crecer a la empresa produzca pérdidas de las ayudas que se reciben por ser miniatura. Se trata de un claro caso de efectos no intencionales: la política de ayuda a empresas pequeñas produce una situación que obstaculiza su crecimiento. No es una idea desencaminada.

Pero quedarnos en ese nivel es insuficiente. Debemos ver el bosque y no unos pocos árboles. Esta obsesión con las empresas pequeñas es una muestra de distorsiones en las decisiones de las personas: las medidas gubernamentales les hacen tomar decisiones erróneas, como el mantenerse pequeños.

¿Qué sucedería si el gobierno no se obsesiona con el tamaño de las empresas? Podemos pensar que no habría incentivos para mantenerlas de cierto tamaño, es decir, podrían crecer sin sufrir pérdidas de ayudas. Esto manda a ver las bondades de un tratamiento igual a todas las empresas de cualquier tamaño. Ya es un buen paso y evitaría el fomento a la micro.

Pero hay más, es posible ahora ver las bondades de otra política gubernamental dada a todas las empresas: facilitarles la vida, dejarlas tomar decisiones sin distorsiones, con costos bajos, tiempos reducidos, impuestos iguales y bajos. Esto apoyaría a las empresas, en todas las ramas y de todos tamaños. No está mal. Las micro podrían crecer.

Queda por determinar la existencia de una política sin sentido, como la de apoyar a empresas de cierto tamaño, o la de dar tratamientos favorables a las de ciertos sectores. Por supuesto es un caso de discriminación, pero sucede por una razón básica: el activismo obsesivo del gobierno es aprovechado como ocasión de negocios. Me explico.

Un cierto sector económico, el que sea, por ejemplo, transportación, va al gobierno y sabiendo que a los políticos les gusta intervenir en la economía, le convencen de que su sector es vital y merece algún fomento. Quizá sea un tratamiento fiscal favorable, o cualquier otra cosa. Al lograrlo, cultivan la costumbre nacional de buscar favores sectoriales.

Y todo se distorsiona. Las leyes, en lugar de ser de tres páginas, son de trescientas, para dar cabida a las excepciones que todo complican y distorsionan. El caso de las empresas miniatura y la obsesión que ellas han producido en la mente gubernamental es sólo un caso de medidas con efectos colaterales indeseables.

Hay muchas otras, como los tratamientos fiscales favorables, los subsidios, los créditos preferenciales y demás. Todos ellos, todos, producen desperdicio de recursos y, por eso, pobreza. ¿Quiere usted crear incentivos económicos? Haga algo sencillo: ponga reglas sencillas y baratas para todos por igual y sin excepción alguna.

No es algo secreto ni desconocido. Se sabe desde hace tiempo. Lo fascinante es que en la dura mente de los políticos esto no haya penetrado y sigan creyendo que ellos saben más que el resto.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.


No hay comentarios en “Fomentando la Pequeñez”
  1. Angel Castillo Dijo:

    Hay mas empresas pequeñas que grandes por que asi fuciona la naturaleza de las cosas, todo lo pequeño existe en mayor numero que lo grande, hay mas plancton que ballenas. Una empresa núnca nace siendo grande, comienza en pequeño y luego crece. Lo interesante para analizar es por que EEUU y México tienen aproximadamente el mismo número de empresas pequeñas con economias notoriamente diferentes. NOTA DEL EDITOR: exactamente y quizá sea por esa obsesión con las empresas miniaturas como las buenas y con las grandes como malas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras