Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Idiotizando al Alumno
Eduardo García Gaspar
7 abril 2010
Sección: ESCUELAS, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


El libro no es mucho más que un manual inicial del activista, una revoltura de lo políticamente correcto con frases hechas que se viste con un título impresionante: Formación Cívica y Ética II (México: Ediciones Castillo, 2008). Su autora, Silvia Conde. Es un libro de texto en México, autorizado por el gobierno.

El objetivo de la obra es formar ética y cívicamente a alumnos de unos 14 años, en etapa secundaria. En palabras de la autora, “se procura el desarrollo de competencias cívicas y éticas relacionadas con el desarrollo personal ético y ciudadano del alumnado”.

El libro me fue dado por un amigo, que lo está analizando con más detenimiento. Dejo a él su tarea y sólo me dedico a algo que puede dejar estupefacto a cualquiera. Para esto, necesito explicar primero y rápido la estructura del libro.

Esta dividido en cinco bloques que tratan cada uno un gran tema. Por ejemplo, el bloque uno presenta los retos del desarrollo personal y social, el dos el pensar, decidir y actuar para el futuro. Al término de cada bloque existe una parte llamada dossier. Ella consiste en un texto de otro autor sobre algún tema pertinente al bloque.

Dos de esos dossiers llaman la atención de cualquiera.

• El dossier del cuarto bloque se llama “Con la participación de todos… y de tu mamá también”. Es una entrevista con Diego Luna, un actor de cine. Entre las cosas que lee el alumno allí está, “confío en que mis acciones tienen un eco entre el público… Fomentemos el diálogo y la comunicación… el debate es muy necesario”.

Igualmente, el alumno aprende que, “La participación de otros actores… de este país en causas sociales… tiene que ver con la personalidad y los referentes de cada uno…” Es realmente llamativo.

• Ahora voy al quinto dossier. Se titula “La libertad de expresión y la expresión de la libertad”. Su autor es Armando Vega-Gil. Supe por el libro que es roquero, escritor y cineasta. En su texto, el alumno aprende cosas como, “ser naco es chido” y que es mejor decir “chido” que “cool”

También aprenden que “en el vecino y violento país del Norte, a la gente le aterra perder y quiere ser ‘ganadora’ a como dé lugar”. Un estereotipo fantástico en un libro que se lamenta de los estereotipos. De hecho ese texto es una larga lista de estereotipos.

Muy bien, tenemos un caso realmente llamativo, insisto. Su terreno es el de la ética, la política, la ley y temas conexos, que el alumno quizá trate por primera vez de manera sistemática. Una obra de tal ambición genera expectativas muy concretas. Podemos imaginarnos que hablará de Platón siquiera un poco, de los sistemas de gobierno según Aristóteles, de la ley natural de Aquino.

Igualmente, me imagino que mínimo podría mencionar a Tocqueville autor del más agudo análisis de la democracia. Otra mención obligada sería Maquiavelo, por no mencionar a Hobbes, a Locke, Burke, Mora, el liberal mexicano, y otros. No se esperaría un examen profundo de sus ideas, al menos alguna mención siquiera breve que de un panorama histórico. Pero no, no hay ninguna.

Por eso es llamativo que el lugar de, por ejemplo, Locke lo ocupe Diego Luna y que el sitio de John Milton haya sido dado a un roquero. No es una posición crítica contra el actor y el músico, nada de eso. Es simplemente que existen muchos autores muy distinguidos en esos campos.

Es difícil que el músico, por ejemplo, duplique la sutileza de Tocqueville al hablar de la libertad de expresión. Y es extraordinariamente difícil que el actor se acerque a la agudeza de Locke y sus ideas sobre conflictos religiosos.

La obra de Conde termina siendo un instrumento que hace que el alumno ignore el pasado, sobre todo las ideas en las que su mundo está sustentado. Para ese alumno lo que no haya sucedido en el pasado muy reciente simplemente no importa. Pero eso deja un vacío, el que produce el ignorar las ideas de autores como esos y ese vacío tiene que ser llenado.

Llenado con lo que sea, que es lo que hace la autora con gran desacierto, logra al final un libro de texto que realmente usan los alumnos para creer ciertas las ideas políticamente correctas de ella misma y basadas en lo que sea que la ONU haya declarado. Es en verdad un proceso de idiotización, un curso de aprendizaje negativo y de adoctrinamiento en clisés desgastados, frases hechas y lugares comunes.

Post Scriptum

En la página 89, un recuadro, bajo el título de perspectivas, se dice,

El siguiente fragmento ejemplifica el tema de la prospectiva; es parte de una canción de Alejandro Lora…

Cuando era niño mi jefa me dijo

‘Quiero sentirme orgullosa de m’hijo;

Quiero que sean arquitecto o doctor,

O quizá llegues a senador.”

Mi cuerpo dijo que no

Mi sangre dijo que no

Mi mente dijo que no.

Y aquí me tienes en el rocanrol

Es fascinante pensar en la posibilidad de que la cita anterior ocupe el lugar de otra cita, por ejemplo, de Lord Acton sobre la libertad.

En Contrapeso.info: Libros de Texto existe más material sobre el contenido de esas obras


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.


3 Comentarios en “Idiotizando al Alumno”
  1. Ruben Rodriguez Dijo:

    Es verdaderamente aterrador el saber que este tipo de personas está formando a las siguientes generaciones en México. No dudo que la intención de Conde haya sido el "bajar al nivel de los chavos" conceptos tan complejos como la ética; empero, no puedo creer que se deje a un lado a pensadores como Locke, Aquino o Tocqueville y se incluya a Diego Luna y Alex Lora (por muy buenas que sean sus rolas). Pésimo juicio por parte de los encargados de estos libros en la SEP.

  2. Miguelvias Dijo:

    Con cierta experiencia académica puedo decir que lo aquí apuntado tiene todas las características de uno o más sociólogos que viven en una torre de marfil y que se sienten capaces de decretar mandatos morales. ¡Bien por señalar esta aberración!

  3. anónimo Dijo:

    Soy profesora en una universidad mexicana privada en la que se enseñan cosas como éstas, que son basura. Los profesores progresistas han tomado la rienda de la educación de muchos jóvenes y a mí me han hecho la vida imposible en mi trabajo. Gracias por abrirlo al público. Recomendaré su página anónimamente.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras