Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Irresponsabilidad, un Virus Político
Eduardo García Gaspar
17 mayo 2010
Sección: GOBIERNO, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


A pesar de su aparente complejidad, es al final de cuentas una cuestión de sentido común… esa cualidad que de la que se carece en los gobiernos. Empecemos por algo reciente y grande, muy grande, digamos casi un billón de dólares, como 750 mil millones de euros.

La cifra equivale a algo menos que el PIB de México en 2008 (la economía número 13 del mundo). A unas tres veces la economía de Argentina. No es una cifra despreciable y representa un costo, es lo que se ha pagado por algo. Por rescatar a Grecia, o mejor dicho, al gobierno griego y la deuda que emitió.

En palabras simples, es el costo de una idiotez. Imagine usted el tamaño de ella para que cueste cerca del billón de dólares. Es asombrosa, inmensa, grandiosa. Y se trata, neto neto, de una transferencia de riesgos: los poseedores de títulos de deuda griega repartidos en todas partes habrían tenido que aceptar un valor de cero a esa inversión, con el rescate ahora esa deuda sigue valiendo y no tienen pérdidas.

Ahora el riesgo se ha ido a otra parte, a los gobiernos de otros países e instituciones como el Banco central Europeo y el FMI. En buena parte, ahora el riesgo de esas inversiones está en otros gobiernos, es decir, ciudadanos y sus impuestos. Una muy notable medida de emergencia que tiene buena apariencia inmediata, pero no es la solución real.

Primero, el riesgo moral. Es decir, el fomento de la irresponsabilidad gubernamental: otros gobiernos pensarán que pueden comportarse igual que el gobierno griego y que no importa, pues otros los rescatarán. Lejos de aprender la lección correcta, los gobiernos aprenderán la incorrecta, la de que pueden ser irresponsables hasta por cantidades impensadas. En realidad, ya lo han aprendido.

Segundo, el remedio de corto plazo, no el de largo. El rescate hace ver la bondad de una medida de emergencia, pero no el problema de fondo y que no sólo es griego, sino mundial. Es un problema de gobiernos irresponsables, absolutamente irresponsables. Son como los casos de AIG en EEUU, pero en grande, no pequeñeces.

Mi punto aquí es poner atención en el problema real. Y ése es el de la irresponsabilidad financiera gubernamental y que no es un fenómeno aislado. La deuda pública total en los EEUU es de 12,926,785,477,772.98 (http://www.treasurydirect.gov/, hace unos días). Sí, casi 13 billones de dólares. Le digo, poner atención en lo de Grecia es ignorar la realidad. Los países de la zona del euro tienen reunidos un déficit de más de 560 mil millones de su moneda (más del 6.3% de su PIB)

Tercero, el engañoso canto de victoria momentánea. Todo lo que se ha comprado con el rescate es tiempo a un costo elevado. Muchos recursos que podían haberse usado de otras mejores maneras se han asignado a pagar el costo de la irresponsabilidad gubernamental. La única esperanza es que en ese tiempo comprado las cosas mejores siquiera algo. No es una esperanza muy sólida que digamos, pero los gobernantes suelen no tener miras de largo plazo ni objetivos superiores a los de mantenerse en el poder a toda costa. Ya sabemos el precio que eso tiene.

Pero el punto central es comprender el origen del problema y que es gubernamental, nada más gubernamental. Gobiernos que gastan más de lo que reciben y que contratan deudas que otros tienen que pagar. Me parece obvio que está dentro de la misma naturaleza del político el ser irresponsable: gasta dinero de terceros y su patrimonio no sufre menoscabo en caso de fracaso.

Se tiene en estos días un desastre ecológico de consideración en el Golfo de México y lo que quiero decir con claridad es que tenemos un desastre económico mundial también: la plaga de gobiernos excedidos en sus funciones y que gastan sin responsabilidad. Son como virus que enferman al resto.

Post Scriptum

Los datos de España, otro ejemplo de un gobierno que gasta de más, son reveladores. Libertad Digital informó que

“Zapatero ha anunciado que recorta un 5% el sueldo a los funcionarios (bajando el 15% a los altos cargos), elimina el “cheque bebé”, congela las pensiones y reduce las ayudas a las personas dependientes, elimina 1.200 millones de euros en transferencias a comunidades autónomas y ayuntamientos, baja la inversión estatal en 6.045 millones y reduce las ayudas al desarrollo en 600 millones de euros (sólo en 20% del total)”.

Y eso para llegar a un déficit del 6% del PIB en 2011. Ahora es superior al 11%.

Por otra parte, se informó que en Portugal el gobierno tiene ya un acuerdo,

“… para recortar el déficit presupuestario en 2.000 millones de euros adicionales en 2010… [habrá] subidas de impuestos y … Entre estas nuevas medidas destaca la intención de aumentar los impuestos sobre los beneficios de las grandes empresas y los bancos… un incremento del IVA máximo… elevarán los impuestos sobre la renta…”

Interesante: el gobierno comete una falta, fracasa, y el costo lo cubren terceros que no cometieron falta alguna.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras