cerebro mente razonar falacia

La falacia del hombre de paja, de la caricatura, del espantapájaros. Una manera errónea de razonar que convierte a la posición del opositor en una exageración simplista que así puede ser refutada sin dificultad.

La falacia del hombre de paja, definición

Es una forma errónea de razonar que tiene como punto de partida a la exageración y la distorsión de la realidad aplicadas a las opiniones y afirmaciones del opositor.

Ha sido explicada de esta manera:

«La falacia del hombre de paja o del espantapájaros es una falacia que consiste en caricaturizar los argumentos o la posición del oponente, tergiversando, exagerando o cambiando el significado de sus palabras (del oponente) para facilitar un ataque lingüístico o dialéctico». es.wikipedia.org

Más claramente puede comprenderse así:

«[…] en la falacia del espantapájaros es que en lugar de criticar exactamente lo que ha dicho nuestro oponente, atacamos una versión más simple, deformada o caricaturizada de lo que realmente ha dicho. Esta versión más simple resulta así más fácil de criticar, con lo cual podemos ser más fácilmente ganadores del debate». aprendeadebatir.es

Estructura de la falacia del hombre de paja

Este modo incorrecto de debatir tiene un esquema simple:

  • La persona A afirma x.
  • x es tomado por su opositor B y reducido a una caricatura exagerada y transformada en z.
  • La persona B procede ahora a refutar a z.
  • Por tanto, la persona A está equivocada y B tiene la razón.

El error de razonamiento está en la conversión de la afirmación original x en una afirmación distinta z que es fácil de negar. Como se ilustra en el siguiente diálogo.

— No voté por B. Obama en las elecciones. No presentó buenas propuestas.

—Entonces, no votar por Obama es ser un racista que no quiere que un negro fuera presidente. Y el racismo es algo condenable.

El efecto neto de esta falacia del hombre de paja es hacer de lado la posibilidad de argumentar sobre los desacuerdos —todo se ha reducido a encontrar un caso de caricatura y aplicarlo a la persona opositora.

En concreto

La construcción de una imagen negativa del opositor es una forma de retórica —de uso en extremo común y que ha recibido un nombre, la falacia del hombre de paja:

«Se crea una posición fácil de refutar, y se atribuye al oponente para atacarle más cómodamente. Es una falacia lógica porque en realidad es el argumento ficticio el que se está refutando, no el argumento original». falaciaslógicas.com

En México, esta falacia fue usada en 2018 —y puede apreciarse en este cita que reduce a una opinión política a una caricatura fácilmente criticable:

«[…] la política del pillaje, es decir, el llamado neoliberalismo, es un catálogo de dogmas y mantras para repetir de manera incansable que las privatizaciones son la panacea; la solución única y perfecta a todos los problemas económicos del país» López Obrador, A. M. 2018 La Salida: Decadencia y renacimiento de México. Planeta. 2017

El enemigo de este político es el «neoliberalismo» al que distorsiona y simplifica hasta lograr algo que es obviamente criticable.

Es una falacia exitosa, altamente convincente y convierte el debate en una lucha que la hace espectacular y se usa para engaños y manipulaciones.

Vuelvo a su explicación esquemática, según se explica en un ejemplo cotidiano (el blog de donde fue tomado desapareció)

María: -Pienso que los niños no deberían correr por calles con mucho tráfico.

Juan: -Yo pienso que sería estúpido encerrar a los niños todo el día sin respirar aire limpio.

Discusión

El caso está bien ilustrado en un hecho real. Cuando expuse mis simpatías por la libertad económica, una persona respondió de esta manera, convirtiéndome en un fanático:

«Entonces eres un partidario del salvaje capitalismo manchesteriano que favorece a los monopolios y la concentración de la riqueza. Todo eso es inmoral».

La transformación de «libertad económica» en esa definición muestra la conversión de una opinión en un hombre de paja que es fácilmente criticable y la falacia se vuelve exitosa.

Hablando del papa Francisco, una persona aseveró: «Otro Papa que se cree infalible en lo que dice y escribe. Todos se han creído infalibles».

En realidad, la infalibilidad papal nunca ha significado que todo lo que ellos digan sea un dogma que obliga a creer. La infalibilidad papal sucede solo en ocasiones muy raras, que tienen que ver con asuntos de fe que son centrales al Catolicismo, como la transubstanciación. Y eso sucede al hablar ex cathedra, y en declaraciones básicas, como la divinidad de Jesucristo.

Aquí se demuestra el truco consiste en llevar al extremo la opinión que quiere ser criticada. El truco no se da de un sólo lado. Puede suceder que el católico lleve a la exageración la posición de su enemigo y use el mismo truco en el otro sentido.

Es la falacia del hombre de paja que se sustenta en la trampa de la exageración de la posición del contrario, su caricaturización. Criticar una exageración es una tarea fácil.

El efecto de la simplificación

Entre gente de escasas luces, los asuntos se entienden con facilidad cuando se explican con extremos exagerados, siendo uno de ellos su caricaturización.

Los asuntos son más fácilmente comprendidos cuando son simplificados y eso es una ventaja en temas complejos que requieren aprobación democrática. Como en este caso:

— Me opongo a medidas proteccionistas, como aranceles y tarifas. Soy partidario del libre comercio.

— Entonces usted apoya que se pierda la soberanía nacional, se cierren industrias nacionales y se ceda el poder al imperialismo empresarial.

Y unas cosas más…

Conviene ver: