Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Leyes Injustas: el Problema
Leonardo Girondella Mora
4 mayo 2010
Sección: LEYES, Sección: Asuntos
Catalogado en:


La ley y la justicia no necesariamente caminan juntas —es totalmente cierta la posibilidad de una ley injusta: la desaparición de razas inferiores puede estar contenida en una ley y, por eso, ser perfectamente legal. No justa, pero sí legal.

Una ley es un mandato promulgado para el bien de las personas en una comunidad por parte de una autoridad legítima —si no se hace para el bien de las personas no puede ser propiamente llamada ley. Lo es de nombre y formalmente se llama ley y la autoridad puede usar la fuerza para hacerla cumplir.

[La definición de ley dada sigue los mismos lineamientos de la definición de ley que da Santo Tomás de Aquino]

Lo que quiero hacer es llamar la atención sobre la correspondencia entre ley y justicia —o entre ley y moral: diciendo que una ley puede o no ser justa y moral. Mi objetivo es persuadir sobre la posibilidad de leyes injustas o inmorales.

Toda ley, en su más básica esencia, contiene una hipótesis sobre lo que es bueno y lo que es malo —ninguna ley escapa a contener una idea moral o de justicia. Lo que deseo apuntar, por tanto, es la idea de que una ley puede estar basada en una idea errónea de lo que es bueno o malo.

Una ley que prohibe y castiga el secuestro, por ejemplo, se sustenta en la hipótesis moral de que es malo el dañar a las personas y de que es bueno que ellas sean libres —es la misma hipótesis moral que contienen las leyes contra el asesinato. Incluso una ley que obliga a revelar los contenidos de alimentos envasados supone algo, que es bueno que el consumidor tenga información.

La forma de distinguir a una ley justa de una que no lo es, es examinar la hipótesis de la que parte y contrastarla con un criterio externo a ella. M. Luther King lo expresó bien al decir que “una ley justa es un mandato creado por el hombre y que se ajusta a la ley moral o a la ley de Dios”. Si no se ajusta, es una ley injusta.

Creo que la cuestión es clara —una ley, cualquiera que sea, emitida por una autoridad, no tiene en sí misma la cualidad de ser justa o moral. Esa cualidad se la da su concordancia con algo externo a la ley, algo que la valide, que la legitime como justa y moral. El problema es encontrar qué es eso externo a la ley y con lo que debe cumplir para que sea una buena ley y no una injusta.

Antes de seguir, debe ser hecho explícito un problema de seriedad mayor —si no existe ese criterio externo que valide a la ley, cualquier mandato gubernamental tendría legitimidad. Toda ley, la que sea, sería legítima y nada podría argumentarse para no ser cumplida. Sin ese criterio externo, desaparecería la noción de ley injusta y aparecerían males sin fin.

¿Cuál es ese criterio externo que  podría calificar a una ley de justa o de injusta? Lo dicho por M. Luther King da una pista de solución, una ley moral superior, algo supralegal, más allá de la ley y que establece lo que es bueno y lo que es malo de manera objetiva y universal.

Afortunadamente sí existe ese criterio que está más allá de la ley y que no está sujeto a votos parlamentarios —no puede cambiarse, aunque su aplicación legal puede diferir en detalles y circunstancias. Se le llama Derecho Natural y está sustentado en ideas sobre la naturaleza de la persona humana.

Vuelvo a mencionar una ley que prohibe y castiga el asesinato de personas —esa ley parte de un principio natural: la vida es valiosa, cada persona es irremplazable y tiene valor en sí misma, por lo que interrumpir su existencia es malo. Este principio es lo que legitima a la ley, haciéndola justa.

Pero si existiese una ley que, por ejemplo, prohibiera la libre expresión de ideas, ella tendría que ser aceptada sin otra opción, a menos que existiera algún principio por encima de ella que la contradijera y calificara como una ley injusta e indebida, contraria a un valor invariable y absoluto, que no fuese sujeto a una decisión humana.

Ese valor es una noción que se tiene sobre la naturaleza humana —seres con facultad de razonar y pensar, que son sociables y necesita comunicarse entre sí, siendo además seres dignos y con valor, por lo que prohibir que ellos se expresen y comuniquen entre sí es una acción indebida.

Lo que he hecho es mostrar la necesidad imperiosa de tener un criterio por encima de la ley humana promulgada por un gobierno y que pueda usarse para proteger a las personas de la posibilidad de leyes injustas. Sin ese criterio externo a la ley y de mayor peso que ella, cualquier ley sería legítima, así sea la de exterminar a una raza. Ese criterio se llama Derecho Natural y está basado en la naturaleza humana.

Nota del Editor

En los juicios de Nuremberg, parte de la defensa de los acusados se fundó en que sus actos eran legales, ajustados a las leyes vigentes en ese tiempo en Alemania. El tribunal rechazó tal defensa basado en la existencia de un principio superior natural, el valor de la vida humana, contra el que ninguna ley puede ir.

En el libro de Rice, C. E. (1999). 50 Questions on the Natural Law: What It Is and Why We Need It. Ignatius Press, página 28, se encuentra la cita de M. Luther King, pero también un ejemplo fascinante, el de Rosa Parks en los EEUU: ella, al negarse a dejar el asiento del autobús para blancos, cometió una acción ilegal. Ante la ley, ella fue un delincuente y quien no crea en la noción del Derecho Natural tendrá que aceptar su arresto y condena. Sin embargo, de acuerdo al Derecho Natural, ella no era una delincuente, simplemente dejó de obedecer una ley injusta, un mandado humano que no estaba de acuerdo con una ley superior.

La observación muy oportuna de Girondella tiene otra aplicación en un caso en el que también puede haber violación de la naturaleza humana. Es una costumbre políticamente correcta el tomar las sugerencias y acuerdos de la ONU y otros organismos similares como auto-legitimación de su contenido: el simplel hecho de que lo haya dispuesto o recomendado por la ONU se interpreta como equivalente de justo, moral y bueno. No necesariamente. Lo que la ONU diga también está sujeto a la misma posibilidad que tienen las leyes. Lo que diga la ONU puede ser injusto yendo en contra de la naturaleza humana.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras