Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Mi Fraude es de Bienestar
Eduardo García Gaspar
15 febrero 2010
Sección: GOBIERNO, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Sucesos recientes muestran una situación realmente atrayente para ver más de cerca. Comienzo con una de las dos piezas del rompecabezas que podemos armar.

Esa pieza primera es la de las finanzas públicas de Grecia: un déficit equivalente a casi 13% del PIB. La cifra no es sorpresa, ese déficit ha sido causa de llamadas de atención desde hace al menos unos cinco años. No es el único país con problemas. También están España, Irlanda y otros más.

El punto que llama la atención es que la Unión Europea permite un máximo de déficit del 3 por ciento, es decir, por sistema permite que los gobierno sean irresponsables.

La segunda pieza es la de Bernie Madoff, que ya tiene un número de prisionero, el 61727-054. Todo por un fraude de unos 19 mil millones de dólares en pérdidas de sus clientes.

En comparación con el déficit de Grecia, tenemos lo siguiente. La cifra del PIB griego calculada para 2008 es de 356 mil millones de dólares. Si el déficit de Grecia es de casi 13%, anda por los 46 mil millones, unas dos y media veces la cantidad de pérdidas del fraude de Madoff.

A Madoff lo han puesto dentro de una cárcel en el Butner Federal Correctional Complex con una condena de 150 años. George Papandreou, el primer ministro griego, por su parte, recibe ayuda de los gobiernos de la EU. Es realmente fantástico lo que sucede.

Un hombre comete quizá el fraude privado mayor de todos los tiempos, y su gobierno lo declara culpable y sentencia a una condena ejemplar. Todos vimos esto con buenos ojos. Pero poco después, los gobiernos de varios países cometen un fraude público, mayor aún, y lejos de ser condenados son receptores de ayuda de gobiernos como el de Angela Merkel y del mismo banco europeo.

Un déficit es una medición directa de irresponsabilidad: gastar más de lo recibido y hacerlo de manera consistente e intencional. Dentro de una empresa normal, Papandreou habría sido despedido de su puesto de director general y los accionistas habrían absorbido la pérdida ellos mismo, sin trasladar su costo a otros.

Pero el ámbito gubernamental, las condiciones son las de un mundo al revés: el gobernante que es irresponsable recibe ayudas de otros de su misma condición… con una salvedad que pasa desapercibida: los recursos que ayudan al irresponsable son propiedad de ciudadanos normales. No es que A. Merkel ayude a Papandreou, los que lo ayudan por la fuerza son ciudadanos alemanes.

A ese mundo bizarro en el que viven los gobiernos, ayudándose entre sí como una banda de ladrones, hay que añadir el punto del riesgo moral. Si Papandreou recibe ayuda, es obvio que eso sienta un ejemplo: el siguiente a Papandreou en cualquier país sentirá que puede incurrir en déficit porque al final de cuentas pasará la factura a otros.

Los déficits son el efecto de una mentalidad enteca, es decir, enfermiza: creer que puede gastarse más de lo que se recibe y hacerlo sin consecuencias. Es, al final de cuentas, una acción fraudulenta y tramposa, igual en esencia a lo de Madoff. Madoff lastimó severamente a miles de inversionistas. Los fraudes financieros de los gobiernos lastiman a millones y no son castigados, al contrario.

La mentalidad del gasto gubernamental tiene sus orígenes en las ideas que hacen de los gobiernos a las entidades de las que depende el desarrollo: cuanto más gasten mejor, aunque incurran en déficits, que es lo que se piensa en el keynesianismo. Creer esto un es desafío a cualquier mentalidad más o menos razonable.

Todos entendemos sin necesidad de mucho pensar el fraude de la pirámide que hizo Madoff. Entendiéndolo, nos es posible con gran sencillez concluir que su condena es justa y merecida: mintió a sus clientes prometiéndoles resultados positivos. Eso mismo hacen los gobiernos con déficit: mienten a sus ciudadanos cuando les prometen que así vivirán mejor.

Al principio dije que era muy atrayente examinar una situación que es un rompecabezas con dos piezas. Después de verlo no creo que sea atrayente, es francamente algo que revuelve el estómago. La misma conducta fraudulenta e inmoral es tratada de manera diferente. Uno es castigado, el otro premiado. Uno es un criminal, el otro un benefactor.

Post Scriptum

El WSJ reportó algo que puede dar idea de la dimensión de otro fraude gubernamental, el del déficit gubernamental ahora en los EEUU, casi 10% del PIB:

On average, in the first three years of the 10-year budget plan, federal spending rises by 4.4% of GDP. That’s more than during President Lyndon Johnson’s Great Society and Vietnam War buildup and President Ronald Reagan’s defense buildup combined. In those same three years, spending on average hits the highest level in American history (25.1% of GDP), save the peak of World War II. The average deficit of $1.4 trillion (9.6% of GDP) is over three times the previous 2008 record.

Es asombroso hasta el delirio que alguien pueda considerar que es de beneficio público y sirva al bienestar, el comportarse con tal irresponsabilidad.

En otra nota del mismo WSJ (18 febrero 2010):

Cuando el secretario de estado de Economía español José Manuel Campa viaje a Estados Unidos el jueves en una gira para recaudar fondos, se enfrentará cara a cara con inversionistas alarmados por un país con un déficit presupuestario de dos dígitos y una tasa de desempleo de casi 19%… España también tuvo un déficit presupuestario de dos dígitos en 2009, 11,4% del PIB, comparado con 12,7% en Grecia, su proporción entre deuda y PIB se mantiene por debajo del promedio de la zona euro.

Libertad Digital (18 febrero 2010) reportó sobre la deuda española actual, demasiado grande para ser rescatada, según el Credite Suisse:

… el nivel de deuda del Estado español en términos absolutos es tan descomunal (aunque en términos relativos sea menor que el griego) que si España tuviese los mismos problemas que la economía helena, el resto de sus socios europeos tendrían que dejarla caer para no poner en peligro sus propias finanzas.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



No hay comentarios en “Mi Fraude es de Bienestar”
  1. droctavio Dijo:

    Buen punto, pero hay que ir más atrás de Papandreu y apuntar al anterior gobierno y del anterior… NOTA DEL EDITOR: es cierto, otro buen punto.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras