Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Necesitan Ciudadanos Crédulos
Eduardo García Gaspar
18 octubre 2010
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Es uno de los trucos más usados, no sólo en las novelas, cuentos y películas, también en la política. Consiste en crear un personaje sin el que los héroes no podrían existir. Es el villano, al malo de la historia.

En donde él no exista, el héroe no tiene razón de ser. Sin el Guasón, Batman no tendría sentido. Sin el doctor Moriarty y otros criminales, Sherlock Holmes sería un don nadie. Y, en política, sin enemigos a quien combatir, el gobernante no podría ser el mesías salvador del país.

Recientemente, en los EEUU, hubo un uso ilustrativo de todo esto. Fue reportado que varios de los candidatos en campaña de ese país han encontrado un villano: China. Y a China han encontrado culpable de problemas económicos. No es algo exclusivo de uno de los partidos. Republicanos y Demócratas han hecho lo mismo.

Han hablado de ella como el villano, el país al que se exportan empleos en perjuicio de los EEUU. El desempleo estadounidense se explica, de acuerdo con esto, diciendo que sin las importaciones chinas habría menos desempleo en los EEUU. El truco se enriquece cuando se asocia al candidato opositor con el haber favorecido el libre comercio con China.

Total, al final, se tiene una situación muy sencilla de entender. Un candidato cualquiera aspira a ganar la mayoría de los votos en una elección, digamos, para legislador. Su objetivo es ése, ganar. Y para lograrlo, dentro de su campaña está dispuesto a afirmar lo que sea. Una de las cosas que hace es encontrar villanos y colocarse él como el héroe que rescatará al país de ese villano.

En este caso, el malo de la historia es China. El culpable del desempleo estadounidense y, lo mejor, el candidato opositor está a favor de seguir importando bienes manufacturados en China.

Por supuesto, dependiendo del gobernante, hay otros culpables posibles. Para Chávez el villano es EEUU, lo mismo que para Castro. ¿Qué explicación más útil puede haber para justificar el fracaso cubano que el bloqueo de los EEUU?

La creación de villano enemigo es una parte medular del populismo, una enfermedad de intensidad variable que afecta a todo gobernante y que en el populista claro tiene con intensidad grande. En la antigua URSS se vivió intensamente: las purgas de enemigos internos justificaban los malos resultados de un gobierno empeñado en seguir políticas absurdas.

Todo esto tiene un componente muy poco mencionado y que es una condición necesaria para la creación del enemigo común que deberá ser derrotado por el gobernante convertido en mesías salvador. El argumento de campaña de que China es culpable del desempleo en los EEUU, si es que produce votos cuantiosos, necesita una condición necesaria, sin la que no lograría esos votos.

Requiere que exista un número suficientemente grande de personas que lo crean cierto. Sin esa cantidad de votantes, el argumento de campaña no sería exitoso. En otras palabras, el gobernante que crea villanos ficticios cuenta con la existencia de un número importante de personas que crean en su ficción. Es algo difícil de tratar abiertamente.

Es difícil porque las columnas de opinión en los periódicos se centran casi exclusivamente en la crítica de gobiernos, gobernantes y otros personajes con influencia en la política. Muy pocas veces critican ellas al ciudadano. Por ejemplo, cuando se critica de populistas a políticos, como en este caso, a candidatos en los EEUU, por crear un villano ficticio, la crítica queda en eso.

Y la crítica queda así a mitad del camino, porque para que el populismo sea exitoso se necesita el otro componente que lo permita: una buena cantidad de ciudadanos lo suficientemente ingenuos como para creer en ese truco. Sin esos ciudadanos, el populista perdería toda elección. Necesita él de la ingenuidad y de la credulidad de buena parte del electorado.

Independientemente de que el político crea o no en la existencia del villano ficticio, necesita que muchos otros crean también en ese adversario. El punto bien merece una segunda opinión para poner sobre la mesa esa condición necesaria para el éxito de argumentos de campaña basados en la creación artificial de enemigos y villanos que el candidato promete destruir.

Y esa condición necesaria es, siento decirlo tan abiertamente, un buen número de votantes muy ingenuos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras