Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
No, no lo Vuelvas a Decir
Leonardo Girondella Mora
16 febrero 2010
Sección: POLITICA, Sección: Asuntos
Catalogado en: , ,


Si existiera una lista de clisés en México —y me imagino en el resto de los países—, un lugar destacado sería ocupado por la repetición de la frase que en una reciente ocasión fue expresada así por un célebre columnista,

“He pensado, pienso, que México necesita un Gobierno de izquierda, puede ser un Gobierno de cualquier partido, pero que busque el bien común para todos, especialmente para los más pobres”.

No fue esa ocasión la única en la que se ha dicho —ha sido repetida en muchas situaciones, inclusive con toda seriedad la mayoría de ellas. En lo que sigue trataré de demostrar que esa idea es una patraña (tan tonta como la costumbre de escribir gobierno con mayúsucula).

Supone esa afirmacion que México no ha tenido gobiernos de izquierda —una posición digna de ser destacada en un país en el que el gobierno ha sido el centro de la vida ciudadana durante decenas de años. Si lo que se ha tenido en México es precisamente eso, gobiernos de izquierda, a veces más intensa, a veces más moderada, pero siempre izquierda.

En el país existen monopolios gubernamentales enormes autorizados por la constitución. Incluso una de sus administraciones cambió la constitución para declarar que la educación sería socialista.

Si el país no ha tenido gobiernos de izquierda, debería preguntarse de qué naturaleza son los gobiernos que se han tenido aquí —porque lo que se ha tenido siempre es eso precisamente, gobiernos de izquierda, como en la propia constitución se indica con la rectoría estatal de la economía. En esa constitución se declara que el país es socialista, con un gobierno a cargo de la economía:

Artículo 25. Corresponde al Estado la rectoría del desarrollo nacional… El Estado planeará, conducirá, coordinará y orientará la actividad económica nacional, y llevará al cabo la regulación y fomento de las actividades que demande el interés general… El sector público tendrá a su cargo, de manera exclusiva, las áreas estratégicas que se señalan… manteniendo siempre el Gobierno Federal la propiedad y el control sobre los organismos que en su caso se establezcan…

Cualquier gente con un mínimo sentido común, después de leer eso, concluirá que el país es por definición y por ley, uno con gobiernos de izquierda.

Decir que México necesita un gobierno de izquierda es uno de esos clisés que se escriben y dicen que una frecuencia que asombra —no sólo resulta una inexactitud histórica, sino una continuación de la misma clase de gobierno que se ha tenido desde los años 30 del siglo pasado, con resultados que son conocidos para todos.

Lo único que no ha tenido México es exactamente lo opuesto de lo que realmente se necesita —un gobierno liberal, que amplíe las libertades económicas, políticas y culturales, sin monopolios estatales, sin corporativismo, ni paternalismo. Hay, sin embargo, un ajuste por hacer, el del liberalismo mexicano en el siglo 19, de escasa duración y seguido por un régimen centralizado a partir de entonces.

El período de la administración de Salinas de Gortari (1988-1994) es percibido como el inicio del neoliberalismo en México, debido a la apertura del comercio exterior y la privatización de algunas empresas propiedad del gobierno —una percepción equivocada ya que permanecen aún ahora mismo los monopolios estatales, la alta regulación económica, un gran peso estatal en la economía y nunca se realizaron reformas estructurales. El gobierno de Salinas no fue liberal, sino de una izquierda menos marcada.

Y, más aún, el cambio de partido político en la presidencia en el 2000 no significó un cambio importante en la política económica —México siguió siendo un país estatizado, con una ley laboral de izquierda, severo intervencionismo económico. Uno donde comenzar y cerrar negocios es dificultoso, pagar impuestos es excesivo, respetar contratos es complicado, proteger inversionistas es débil y registrar propiedades es difícil.

En la realidad de gobierno y en el planteamiento legal, México es un país socialista —en el sentido de que tiene un gobierno demasiado grande, costoso, intervencionista e ineficiente, que dificulta el crecimiento y la solución de la pobreza.

Decir que México necesita un gobierno de izquierda es una afirmación incorrecta, que no corresponde a la realidad de décadas —también es un acto suicida, porque lo que necesita el país es exactamente lo contrario a un gobierno de izquierda, necesita uno de respeto a las libertades del ciudadano.

Addendum

La cita que usé fue tomada de la nota titulada  “Hace falta Gobierno de izquierda: Catón” (a.m. 19 enero 2009).

Bastante más refinada, pero aún así, víctima del mismo síndrome, fue una columna de Enrique Krauze (Grupo Reforma, 21 marzo 2010)

Lo he dicho en muchos foros y artículos. El cambio que el País requiere debería venir de la izquierda. Al igual que en España, Brasil o hasta hace poco Chile, creo que una izquierda “reformada” -subrayo el adjetivo- sería la mejor opción histórica para transformar de raíz el rumbo de México… Y de paso le digo… Los liberales no tenemos representación en el espectro político nacional.

No, el cambio que necesita este país, como muchos otros no puede venir de la izquierda. Cuando mucho a ella se le puede rogar cambiar su posición anticuada y eso es una modernización. El cambio, el real, sólo puede venir con el resurgimiento de los ideales de la libertad.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras