Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Petición a Legisladores
Eduardo García Gaspar
4 marzo 2010
Sección: DERECHOS, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Honorables Miembros del Congreso, Distinguidos Legisladores:

Me dirijo a ustedes en una misión social y de beneficio público, destinada al bienestar del País, sin que en ella existan egoísmos destructivos, ni intenciones personalistas y mucho menos, intereses de grupo o sector.

Todo lo que ambiciono es poner a su consideración la incorporación de dos derechos sociales impostergables a nuestra Constitución. Me alimenta el ansia de justicia social, a la que ustedes han apelado siempre. Es un llamado al bien de la colectividad y de la sociedad en general.

La magna ley del País y otras leyes que ustedes y sus antecesores han promulgado con miras de bienestar conceden a los ciudadanos derechos como el decidir formas internas de organización social indígena, recibir educación gratuita, así como derechos a medio ambiente adecuado, casa digna, esparcimiento sano, trabajo digno, adiestramiento, escalafón en el trabajo, vacaciones, condones gratuitos, sexualidad y otros más.

La siguiente petición y que pido sea incorporada a la magna ley del País, no hace sino seguir esa misma filosofía social y de bienestar del pueblo que ustedes han manifestado como preocupación máxima.

Pido, honorables legisladores, que en futuras discusiones de ambas cámaras legislativas sean aprobados con urgencia los siguientes derechos ciudadanos: el derecho a la pereza y el derecho a la cerveza, siendo elevados a rango constitucional.

Si los adolescentes tienen ya derechos a recibir ayudas anticonceptivas, incluso sin conocimiento de sus padres, resulta por demás lógico que los adultos tengamos derechos de la misma altura y magnitud, no sea que se llegue a posibles casos de discriminación. El derecho a la pereza y a la cerveza no es nada más allá que la simple continuación lógica de otros derechos ya constitucionales, como el de vacaciones y esparcimiento.

Si se tiene por ejemplo el derecho al trabajo digno es natural que de la misma manera se consagre el derecho a la pereza digna. Si se tiene el derecho a la alimentación sana es igualmente natural que se goce también del derecho a la buena cerveza. Son simples adiciones a los derechos que los gobiernos otorgan y están inspirados en las sesudas sesiones de los expertos de la ONU y de la comunidad académica progresista y de avanzada.

Más aún, en una sesión de consulta que sostuve con miembros distinguidos de la intelectualidad del País, todos ellos se mostraron entusiasmados con mi propuesta y, lo que fue un gran orgullo para mi, le adjudicaron a mi propuesta el calificativo de pertenecer ya a los derechos de quinta generación, lo más avanzado que se tendría hasta la fecha en todo el mundo. Piensen ustedes, señores legisladores, en esa posibilidad.

El País no avanza, es cierto, se encuentra en una posición económica triste, pero aún así es posible tener un adelanto colectivo y hacer que este país sea el primero en tener un gobierno que sería reconocido como el autor de derechos de quinta generación: los derechos a la pereza y a la cerveza. Esto será ocasión inevitable de orgullo nacional.

No faltarán críticos a mi propuesta, pero bien podremos deshacernos de ellos. Nos dirán que los derechos a la pereza y a la cerveza son absurdos intelectuales y que costará mucho su implantación, dando origen a un déficit aún mayor. ¡Pero no debemos flaquear! No, al contrario. Debemos consagrarnos a la aprobación inmediata de esos derechos, los que poseen ventajas inmediatas y de consideración.

¡Qué importa un déficit público cuando frente a ustedes se alza incólume una oportunidad de avance social histórico!

Es un llamado urgente a la aprobación de derechos impostergables y necesarios, sin los que será imposible prosperar. Es un llamado a que al menos en este caso se den de inmediato los consensos entre partidos y se unan las opiniones en bien del País. La urgencia es grande y está por encima de otras medidas posibles, como las llamadas reformas estructurales.

Mucho critican los opositores al gobierno las cifras de desempleo, pero si se llegase a aprobar el derecho a la pereza digna, esas cifras desaparecerían, siendo ya vistas como logros sociales, expresando la creciente cantidad de personas a las que el gobierno ha concedido tal derecho.

Más aún, el derecho a la cerveza daría un estímulo sustancial a esa industria y las que la abastecen, logrando tener un impulso económico de consideración. Y, por si eso fuera poco, el consumo de cerveza elevaría el bienestar mental del ciudadano, haciéndole más propenso a aprobar otras medidas gubernamentales.

Además, eso es sólo una continuación de lo ya emprendido por sus antecesores, lo que tendría un clímax con esta propuesta y que no tiene por qué detenerse. Podría continuar en un sinfín de derechos más.

Señores legisladores, ustedes y los que los han antecedido, han afirmado que es el gobierno el que concede y otorga derechos a sus ciudadanos y con ese poder no hay límites en lo que pueden hacer. Si es el gobierno quien otorga derechos a los ciudadanos, esta es la oportunidad de oro para otorgar ahora mismo el derecho a la pereza y a la cerveza.

Piensen, mediten en las posibilidades, como derecho al cine, a la música, a la ropa interior limpia, al automóvil, a los títulos universitarios. ¡Podríamos en el País llegar a derechos de séptima, octava, novena generación! Y haríamos una gran fiesta cívica en el momento de llegar a los de décima generación, cuando se consagre el derecho a la inmortalidad.

Señores legisladores, no es la mía una petición burlesca, ni una solicitud exagerada. Al contrario, sólo sigo por el camino que ustedes han marcado y establecido durante años de labor incansable. Mi modesta contribución es una humilde continuación a lo que normal y lógicamente seguiría en esa ruta revolucionaria marcada por ustedes hacia el bienestar decretado por leyes y derechos aprobados por legisladores que aceptan los llamados de la justicia social y el bienestar público.

Atentamente

Post Scriptum

Claramente estoy siguiendo el tipo de texto creado por Bastiat (1801-1850) en sus peticiones de proteccionismo y de empleo: seguir el camino lógico por el que llevan decisiones gubernamentales ya existentes. Debo señalar otra fuente de inspiración, la columna Nuevo Truco Socialista, la que me dio material más concreto.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras