Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Predicciones Para 2011
Eduardo García Gaspar
20 diciembre 2010
Sección: GOBIERNO, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Hay cosas en la vida que son seguras y certeras, posibles de predecir sin margen de error. Y eso es valioso, porque la inmensa mayoría de los sucesos son impredecibles.

No puede usted saber qué le depara el destino, excepto, le digo, por esas pocos cosas totalmente ciertas.

¿Cuáles son esas cosas?

La más clara de ellas es la que predice que estará equivocado todo ese que le asegure a usted que nada saldrá mal, que todo irá bien. De antemano puede pronosticarse que eso no sucederá. Ya es un adelanto saberlo.

La instancia más clásica es la que a diario nos dan las noticias. Digamos, el caso de un gobernante que asegura que su programa de ayuda a los pobres remediará su miseria.

Logra el gobernante una buena partida de fondos. Se implanta el programa y, por supuesto, el programa no dará resultados.

No es esto una ocasión de humor, o un sarcasmo que critica a los gobiernos. Lo digo en serio.

Otro ejemplo: un país cualquiera como EEUU sufre desempleo por una crisis económica y el gobernante asegura que gastando una millonada el desempleo se reducirá. Por supuesto no lo hará, como la realidad ha demostrado.

Resumiendo, la idea está clara: quien le asegura a usted que todo saldrá de acuerdo con sus planes y que todo irá perfectamente, le da ocasión a usted para hacer un pronóstico seguro. No sucederá eso con un enorme porcentaje de seguridad.

Eso es de las muy pocas cosas que podemos pronosticar en esta vida y no es algo abstracto.

Tiene aplicaciones prácticas en diversos campos, como en el de la política. Por eso es posible pronosticar que los planes de gobierno serán usualmente un fracaso. No saldrán como fueron planeados.

Pero no importa que fracasen porque una buena parte del electorado hará algo que también puede ser pronosticado con mucha seguridad.

Primero se quejará con amargura del fracaso del gobernante en turno, ése al que sus planes fallaron. Segundo, estará dispuesto a creer con certeza que los planes del gobernante en campaña sí funcionarán.

Es decir, es posible pronosticar que buena proporción del electorado creerá las nuevas promesas electorales de gobernantes en campaña, no importa que las promesas de campañas anteriores hayan todas fallado.

El principio establece que las experiencias no se asimilan y que ellas son desplazadas por las nuevas promesas.

Lo anterior lleva a otra predicción. Otra de esas cosas muy escasas que es posible predecir con buen nivel de confianza: cuanto más irreal sea la promesa electoral hecha, más probabilidad tendrá de ser creída.

Un caso de esto es la promesa de creación de empleos por parte de gobernantes en campaña. Es una promesa absurda e irreal, por lo que tenderá a ser más creída que una promesa de retirar trámites burocráticos.

Todo, nos lleva a otra predicción que pocas veces falla, tal vez ninguna: las promesas electorales tenderán fuertemente a jamás ser cumplidas.

Le digo, a pesar de que nuestra vida es impredecible, algunas cosas sí lo son con muy buen nivel de confianza. Especialmente en política, donde los gobernantes tienden a comportarse de maneras muy predecibles.

Otra de esas cosas que es posible pronosticar con mucha certeza es ésta: todo gasto gubernamental tenderá a crecer sin límites visibles.

La esencia del pronóstico viene de un escrito de hace tiempo. Montesquieu (1689-1755) escribió que todo poder tiende por naturaleza a ser abusado. Por tanto, todo presupuesto gubernamental tiende a ser elevado.

Si quisiera hacer pronósticos para 2011, al estilo de los adivinos, los anteriores serían certeros: políticos harán promesas irrealizables que serán creídas por buena parte de los electores y esas promesas no serán cumplidas, pero sí aumentará el presupuesto estatal que las justifica.

Esto sucederá desde Argentina hasta Canadá y desde India hasta México. No hay excepciones a esos pronósticos. Lo único que no sabemos es la intensidad con la que se presentarán.

Y ahora viene lo que realmente merece una segunda opinión, el pronóstico de que esas promesas electorales que fallan, pero se intentan, usan cada vez más recursos, lo que eventualmente termina en crisis severas.

Pues bien, allí tiene mis predicciones para el 2011. Le puedo asegurar que se llevarán a cabo en todas partes. No es difícil hacerlas. Está en la esencia misma de los gobiernos.

Post Scriptum

Existe más material sobre el tema en ContraPeso.info: Pronósticos.

Sobre los fracasos gubernamentales el material clásico es la ide ade D. R. Myddelton en Tuvieron Buenas Intenciones.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras