Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Si Decide Aceptarla…
Eduardo García Gaspar
8 noviembre 2010
Sección: CRIMEN, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Es una oportunidad para el lector. Para que use esas pequeñas células grises, como diría H. Poirot, el famoso detective. Es una oportunidad de dos opiniones y un sano ejercicio mental.

Primero, una persona hace afirmaciones: la violencia que sufren partes de México no se debe al tráfico de drogas, la inseguridad tiene como causa a las desigualdades económicas. La existencia de criminales, dice, no es un problema de bandas de narcotraficantes, es un problema de pobreza. Se trata, añade, de una venganza de los pobres por medio de los criminales.

No creo que haya duda sobre la tesis central de esa persona: la violencia criminal tiene una causa única, o al menos muy principal que es la existencia de pobreza. La conclusión es la natural, si la pobreza decrece, la criminalidad se reducirá notablemente.

Segundo, otra persona distinta. Ella dice que la violencia que se sufre en México no se remediará con la legalización de las drogas, aunque se haga parcial o localmente, Y si se legalizara, señala, eso sería una elevación de incentivos para las bandas criminales.

Tampoco hay duda sobre la tesis central de esta otra persona: la legalización de las drogas, o al menos su despenalización no disminuiría la criminalidad, quizá todo lo contrario, la elevaría.

Las dos son opiniones más o menos frecuentes, que tienen en común el deseo de explicar y remediar la creciente criminalidad en México. El lector, de seguro, las ha escuchado más de una vez y tiene ahora la tarea de usar sus neuronas para evaluarlas. En lugar de salir a correr, no salga y haga correr a su mente.

Su tarea es averiguar la solidez de esas dos opiniones por medio del mero sentido común. Su misión, estimado lector, si usted decide aceptarla, es pensar qué tan sólida es esa opinión de que la pobreza es la que causa la criminalidad.

Por ejemplo, si se dice que la causa de la criminalidad es la pobreza eso tendría consecuencias interesantes: predeciría que la criminalidad sería mayor en los países pobres que en los ricos y que en México, en el pasado con mayor pobreza, habría habido más criminalidad que ahora.

Las dos predicciones son falsas y esa teoría resulta débil como explicación de la criminalidad, porque además afirmaría que los criminales serían todos pobres sin excepción. No lo son y, más aún, esos criminales llegan a poseer fortunas cuantiosas.

Sin embargo, tiene un elemento valioso, el de considerar el costo de oportunidad del que decide ser traficante. Un costo bajo comparado con una opción de negocio con altos resultados potenciales. La clave no es, por tanto, la pobreza sino esa oportunidad de negocio que crea la prohibición de las drogas… un asunto muy distinto.

La otra opinión dice que si se legalizan las drogas eso no tendría repercusión en la criminalidad y que incluso podría ser un incentivo para elevarla. Su misión, estimado lector, si decide aceptarla, es ver qué tan sólida es esa opinión.

Podríamos comenzar por una sencilla pregunta, la de si existe algún estudio que pruebe que eso es cierto. La realidad es que hay experiencias opuestas, como la de La Prohibición en los EEUU, que terminó siendo cancelada porque no funcionó. Más aún, si la legalización produce más criminalidad y no menos, eso haría que Holanda tuviera más criminales que México ahora.

La libertad de expresión es igual para todos y nadie puede callar a otro. Pero esa libertad tiene en su reverso una responsabilidad, la de intentar ser lo más pensante posible para dar solidez a lo que uno opina. La cosa no se detiene allí. Esa misma libertad de expresión la tiene usted para expresar su juicio sobre las opiniones de otros.

Y eso es lo que defiendo, la libertad de usted y mía para realizar esa misión de ver las opiniones ajenas y determinar qué tan sólidas son. Es un ejercicio de mero sentido común que resulta incluso divertido. Lo que combato es la posición opuesta, la de quedarse inactivo, sin pensar y escuchar opiniones de otros que se aceptan sin pensar.

Le presenté dos opiniones reales, expresadas por supuestos expertos en la materia y que han sido reportadas en medios noticiosos. Nuestro deber es reaccionar ante ellas, no quedarnos en un estado de aceptación vegetativa de lo que puede ser una opinión débil y sin justificación.

Y si acepta esa misión, conviértala en un ejercicio mental habitual.

Post Scriptum

Hay más material sobre el tema en ContraPeso.info: Combate a Las Drogas, donde el Legado de la Prohibición presenta ideas que ayudan a tener éxito en esa misión de entender el real fondo del tema.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



3 Comentarios en “Si Decide Aceptarla…”
  1. Celia Palacios Dijo:

    Los felicito por su cambio. Los felicito por su semillero de ideas. México y los mexicanos necesitamos a pensar por nosotros mismos, cada uno de nosotros.

  2. Celia Palacios Dijo:

    …necesitamos a pensar por nosotros mismos…

    Perdón, quise decir

    …necesitamos APRENDER a pensar por nosotros mismos…

  1. Si decide aceptar la misión… | Loquaris. Siéntete parte del cambio.




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras