Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Si Fabricaran Autos
Eduardo García Gaspar
31 diciembre 2010
Sección: MEDIOS DE COMUNICACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


La discusión no es nueva.

La de si la televisión debe tener como principal objetivo la diversión de sus audiencias. No sólo los programas normales, sino también los noticieros.

Unos dicen que sí, tal vez la mayoría. Otros dicen que no necesariamente, que hay más en la televisión que la sola diversión. Y citan, principalmente, un objetivo de información, que no está desencaminado.

El tema se hace urgente dada la extrema baja calidad de la mayoría de los programas y el impacto que algunos programas pueden dejar en sus audiencias.

Veamos esto con calma, que bien vale una segunda opinión.

Por supuesto, buena parte de la programación de la televisión tiene contenidos que son miserables. Nadie puede negar esto. La situación se explica por dos razones básicas.

Una es la cantidad de canales existentes. Son tantos que es imposible producir contenidos de calidad. La otra justifica esa mala programación dando la idea de que el objetivo es divertir y sólo divertir, de la manera que sea… una posición que merece esta segunda opinión.

Divertir o entretener es un término demasiado amplio para ser de utilidad. Suele decirse que lo opuesto de divertir no es aburrir.

Por supuesto, los programas no deben ser aburridos, eso lo entiende cualquiera. Pero no necesariamente significa que deben ser de diversión baja.

La idea de entretener, insisto, es demasiado amplia para ser de utilidad. Creo que sea de mayor provecho usar la palabra “interesar”.

La televisión debe interesar a la audiencia, lo que entonces define mejor al tema. ¿Qué es lo que interesa a las diferentes audiencias?

Es claro que tienen distintos intereses. Lo que nos interesa nos divierte, con la ventaja de que entonces, poniendo atención en los intereses de la gente, la televisión puede mejorar sus contenidos. Me explico.

Si usted toma como criterio a la diversión y al entretenimiento, siendo un productor de programas, tendrá una propensión clara a producir lo que sea, incluyendo programas de televisión del mínimo de calidad: chismes de artistas, chistes vulgares, comedias soeces, realities corrientes.

Pero si usted tiene como criterio al interés de la audiencia, y debe producir programas, tendrá una inclinación a elevar su calidad porque intentará hacer eso, hacerlos interesantes.

Las comedias ya no serán tan vulgares, los realities no tan ridículos, los chistes menos vulgares.

Poner atención en lo que interesa a una audiencia de televisión, lleva a cuestionar si realmente es de interés que alguna artista se haya operado el busto, o si tal participante en un concurso de canto tiene un amor imposible.

Poner atención en el interés de las audiencias, quizá llegue a crear alternativas de programas mejores.

¿Cómo hacer interesante un argumento de teatro clásico español (que es muy divertido)? ¿Podría hacerse un entretenido programa de divulgación científica?

Quizá sean ideas atrevidas, consideradas demasiado fuera de la caja, pero el tema es vital para nuestros tiempos.

Mucho del contenido de la programación en televisión no es neutral, al contrario: deseduca y atonta, especialmente en audiencias de escasa preparación educativa. Deja en ellas un efecto negativo.

Reconozco el problema de la televisión, la que sobrevive teniendo ratings lo más elevado posibles. Eso es parte de su negocio legítimo y no puede ser criticado. Pero lo que sí puede serlo es la manera tan primitiva en la que lo están haciendo, teniendo como base la diversión y el entretenimiento a toda costa.

Creo que puede tenerse otro camino con el uso de la búsqueda de los intereses de las audiencias.

Tal vez eso les haría cuestionarse si sus programas actuales son de interés real o simples trucos para atraer una atención momentánea que sólo puede ser retenida por contenidos cada vez más escandalosos y desvergozados.

Un amigo resume este tema con otras palabras. Dice que muchos de los medios de comunicación han renunciado, sin darse cuenta, a la cultura y la civilización que los ha creado. Que creyendo ser de avanzada, retornan a lo primitivo y atrasado.

Su deseo de Año Nuevo es ver menos televisión.

Creo que tienen razón. Si las cadenas de televisión produjeran automóviles con la misma calidad que producen sus programas, esos coches serían los peor fabricados de todos los tiempos.

Post Scriptum

Revisando la columna, pensé que quizá pueda hablarse de relevancia en lugar de interés, entendiendo por relevancia eso que es importante para las personas, eso que termina haciéndolas mejores. ¿Mejora en algo a alguien el saber que una celebridad lleva una vida escandalosa?

Quizá sea de interés Tubo Lleno de Cualquier Cosa.

Hay más material en ContraPeso.info: Medios de Comunicación, donde quizá interese La Televisión y la Calidad.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras