Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Si Usted Quiere Cerveza
Eduardo García Gaspar
22 junio 2010
Sección: ECONOMIA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Es una frase cómoda y de usos múltiples. Tiene cuatro palabras. Las primeras tres son fijas. La cuarta la pone cada persona según sus creencias y opiniones. En la radio, no hace mucho, escuché un caso de estos.

Dijo la personas que debía tenerse el “acceso universal a la cultura”. Allí están los elementos. Primero, “acceso universal a…” y luego eso de “la cultura”. Podía hablarse de otras cosas. Cuestión de llenar el espacio en blanco. Acceso universal a la educación universitaria, a habitación digna, a lo que se le venga en gana a cada quien.

Es frase favorita en círculos gubernamentales, donde los políticos parecen estar consagrados a lograr el acceso universal a lo que sea que entiendan que les dará popularidad. Representa una de las ocasiones que son irresistibles de examinar algo más. La simple tentación del sentido común.

La idea central de la frase radica en tener una meta que garantice a todos el disponer de algo sin limitaciones. Por ejemplo, el acceso universal garantizado a las papas fritas significaría hacer algo que logre que todos puedan comer papas fritas. O si se habla del acceso universal a la cultura significaría que algo se hace para que todos puedan disponer de bienes culturales (como sea que se definan).

El mecanismo central de los accesos universales a lo que sea es sencillo: se toma un bien o servicio que se considere positivo, como por ejemplo, a la educación universitaria. Luego, el gobierno realiza actos que llevan a ese bien a todos, típicamente sin costo, o significativamente más baratos. Por ejemplo, una educación universitaria de costo cero para los alumnos, o algo parecido.

En otras palabras, el acceso universal a algún bien equivale a un regalo que hace el gobierno. El regalo de algo considerado bueno. Cosas como servicios de salud, cultura, casa, lo que sea. En los EEUU, por ejemplo, la burbuja hipotecaria fue creada por esa mentalidad, la del acceso universal a una casa propia: reducción de tasas para préstamos de ese uso.

La idea de hacer accesibles los bienes y servicios no es mala en sí misma. Al contrario, cuantas más personas tengan acceso a bienes, mejor vivirán. La idea es muy vieja. Tiene varios siglos. La única novedad reciente es que el acceso universal quiera lograrse por medio de regalos gubernamentales. Hay otra manera mejor de lograr ese acceso a bienes.

Piense usted en esto. ¿Cómo tiene usted acceso a una cerveza? Es relativamente simple. Usted va y la compra en el lugar que quiera y la marca que desee. ¿Quiere usted cultura? Usted va a un museo y compra el boleto de entrada, o compra un libro, o lo que sea que usted quiera. Ese acceso universal a cuanto bien se le ocurra usted está allí a su disposición. Todo lo que usted tiene que hacer es pagar por ese bien y será suyo. No es un regalo de nadie, es el resultado del esfuerzo personal y ésa es una gran diferencia con respecto al regalo gubernamental.

En verdad es una diferencia enorme. El regalo del acceso universal que los gobiernos dan lleva a situaciones indeseables que no son fáciles de ver. Para que un gobierno regale algo, necesita pagarlo antes y lo va a pagar con dinero que quita a quienes más tarde regala algo. Si el gobierno garantiza el acceso universal a la cerveza, primero saca dinero de la sociedad a la que más tarde regalará esa cerveza.

Es absurdo. Es como mezclar a Ionesco con Lewis Carroll y Kafka, en una obra de teatro en la que una persona pide dinero a otra para tiempo después comprarle un regalo. En el segundo acto, la situación se repite. Y en el tercero, ya no hay dinero y quien recibía los regalos está incapacitado para valerse por sí mismo.

El ejemplo de la frase “acceso universal garantizado a…” es una muestra de la pérdida del sentido común en estos tiempos de televisión. No tiene lógica, conduce a despotismo, crea pasividad, trata a todos como incapaces. Y, sin embargo, es popular, bienvenida, considerada un logro social muy deseable.

Me imagino que es ya un adelanto reconocer que la frase es imaginativa y atractiva al mismo tiempo que dañina y sin lógica. Haberla escuchado varias veces en la radio, tratada como un dogma incuestionable, fue instructivo. Una muestra de la pérdida del sentido de las consecuencias que tienen las ideas que son lobos disfrazados.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras