Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Sueldos Altos y Justicia
Eduardo García Gaspar
29 julio 2010
Sección: DERECHOS, ECONOMIA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


En diez años tuvo un ingreso personal de 1,840 millones de dólares. Se llama Larry Ellison. Es quien fundó Oracle y allí trabaja como mandamás. Una lista de ejecutivos en el puesto mayor y que más ingreso tuvieron en ese período incluye a otros muchos de nombre poco conocido.

Algunos encabezan empresas exitosas que han crecido. Otros, a empresas que han reducido su valor. En la superficie parece no haber relación entre el ingreso de las cabezas y el desempeño que tuvo la empresa, aunque la tendencia global es la de ganar más si se tienen mejores resultados.

El realidad, nada que pueda considerarse anormal, excepto por la ingenua reacción inicial. Ganar 184 millones en promedio al año, es más de 15 al mes. Como medio millón al día. Esa cándida primera reacción suele acarrear un lamento automático de injusticia. Se expresa usualmente así, ¡cómo puede alguien ganar tanto cuando hay gente que se muere de hambre!

Examinar esto algo más a fondo merece una segunda opinión. ¿Es injusto? No por necesidad. El tipo de Oracle fundó una empresa que es exitosa y eso quiere decir que da servicios que muchos consideran útiles, tan útiles como para pagar los precios que estableció esa empresa. Nadie los obligó a comprar.

Y una parte de ese dinero de los ingresos totales se lo llevó su fundador y presidente. Más aún, Oracle tiene accionistas públicos, los que triplicaron su inversión en esos años. Steve Jobs multiplicó doce veces el valor de Apple, lo que debe haber dejado muy contentos a sus accionistas (por no mencionar a sus clientes, dadas las ventas de sus nuevos productos).

Otros ejecutivos muy bien pagados encabezan empresas que significaron pérdidas a sus accionistas. Así es el mundo, incierto. Podrían llegar al extremo de despedir al presidente, si lo quieren. Por ninguna parte veo injusticia en esto. Todos han sido intercambios y contratos aceptados libremente.

Hay ingresos grandes en otras partes. Harrison Ford se llevó 65 millones por hacer su última película, En un año, Tiger Woods ganó poco más de 100 millones, como 280 mil diarios. Piense en esto, lo que ganan todas esas personas viene de acciones libres. Si usted vio la película de Ford, usted pagó una parte de lo que él ganó. Si compró un iPod, le dio algo a S. Jobs.

No fue dinero cobrado por la fuerza. Usted dio ese dinero a cambio de algo y usted obtuvo lo que quería. No puede haber injusticia en esto. Todo ha sido voluntario. No hubo violencia. Usted se sentó a ver al Real Madrid y con eso ayudó a pagar sueldos de sus estrellas. Pero aún queda otro punto que resolver, el de lo que esa persona hace con su dinero.

Quien reclama injusticia en esos ingresos tan altos, suele lamentarse creyendo que las personas que los reciben no ayudan a nadie, no hacen caridad, no ayudan a los pobres. La verdad es que lo aseguran no tiene evidencias. Es posible que hagan obras compasivas, es posible que no. Ésa es su decisión y lo que hagan es su responsabilidad.

Si alguien los forzara a realizar caridad, eso sería un abuso, posible sólo por medio de la fuerza. Sería igual que a usted le quitara yo una parte de su ingreso para dársela a un hospicio. Por mucho bien que ese dinero haga, estaría basado en un robo.

Creo que el punto es claro. No puede reclamarse injusticia en esos altos ingresos, cuando ellos han sido el producto de intercambios voluntarios entre personas. En un intercambio voluntario, todos ganan y suele ganar más quien mejor satisface las necesidades ajenas (lo que estimula la invención y, por ende, más bienestar para todos).

¿Puede reclamarse injusticia si la persona no realiza acciones caritativas con sus ingresos? No propiamente injusticia, sino más bien egoísmo o falta de caridad. Pero eso es un asunto personal de ellos y nadie más… con una adición interesante: aunque no lo quieran, ese dinero ayudará a otros, a los que venden lo que ellos compran, a los que necesitan créditos donde ellos ahorren.

Éste y otros temas similares son buenas oportunidades de aprendizaje de una lección universal: casi siempre las primeras reacciones son emocionales y malas consejeras. Conviene examinar las cosas con algo más de profundidad y, sobre todo, sentido común. La prudencia es siempre buena.

Post Scriptum

Dentro de las mentes políticas, esas situaciones de grandes ingresos, producen una reacción similar de justicia sentimental que lleva en ocasiones a plantear una idea: la de crear un tope a los ingresos haciendo la distinción entre ingresos extraordinarios y normales. Obviamente, los extraordinarios tendrían impuestos mucho mayores.

Por supuesto, el problema es el de determinar esa línea divisoria entre lo normal y lo extraordinario. Imposible hacer. Además, ¿no merecen esfuerzos extraordinarios ingresos extraordinarios también? Castigar esos esfuerzos es igual a desaparecerlos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras