Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Un Estudio de Efectos Filiales
Leonardo Girondella Mora
15 marzo 2010
Sección: Sección: Asuntos, SEXUALIDAD, SOCIEDAD
Catalogado en: ,


Uno de los temas más discutidos en la controversia de los matrimonios de personas del mismo sexo, es el de su efecto en el largo plazo —uno de los argumentos más calientes de la polémica que trata la adopción de hijos. La posición de los bandos —en pro y en contra— puede ser vista de manera sencilla:

• Los que favorecen a los matrimonios de personas del mismo sexo aseguran que tales matrimonios no tendrán efectos negativos de largo plazo —especialmente en los hijos de estos matrimonios.

• Los opositores a los matrimonios de personas del mismo sexo aseguran lo contrario —es decir, que tales matrimonios sí tendrán efectos negativos en los hijos adoptados por ellos.

Este argumento —que me propongo explorar en lo que sigue —, no considera el terreno moral, sino nada más el de los efectos en los hijos de esos matrimonios en el largo plazo.

¿Se conocen ya algunos efectos de esos matrimonios en sus hijos adoptados? No realmente. La discusión sobre esos matrimonios es muy reciente y esos estudios tendrían que haber iniciado hace un par de décadas o algo así para contar con información razonablemente confiable.

Si un matrimonio homosexual hubiera adoptado hijos en 1990, ahora esos hijos andarían alrededor de los 20 años —una edad razonable para estudiar efectos de largo plazo en su desarrollo. Es mi impresión, por tanto, que ninguna de las partes en esta controversia podría argumentar la existencia de varios estudios sólidos para apoyar su postura.

Si no se conoce bien a bien el efecto en los hijos —al menos con estudios longitudinales, la única posibilidad es argumentar en teoría sobre esos efectos. No es una mala opción mientras ella no caiga en el error de las “pruebas anecdóticas”.

Con esas “pruebas” me refiero a las comparaciones que suelen hacerse, generalmente favoreciendo a esos matrimonios y que hacen comparaciones engañosas: contrastan a un matrimonio heterosexual mal avenido que lastima a los hijos con un matrimonio homosexual ejemplar en el que se dice que los hijos crecen amados.

Sin esa argumentación falaz, sí es posible acudir a reflexiones razonables, que es lo que intento hacer a continuación comenzando con una realidad. No hay problema en aceptar que a través de la historia la estructura familiar ha sido la de un matrimonio heterosexual —una madre y un padre que procrean hijos que entienden a sus padres como distintos y pertenecientes a sexos diferentes.

Partiendo de esa realidad innegable es posible plantear algunas ideas que exploren los efectos en los hijos de matrimonios homosexuales:

• Contraste entre hijos de un matrimonio y del otro —el impacto en los hijos menores sobre todo al darse cuenta de una diferencia sustancial entre su familia y la de la mayoría, la que tiene un peso histórico y numérico sustancial.

• Impacto de la duración promedio del matrimonio homosexual —lo que conozco del tema indica que en promedio de duración de un matrimonio homosexual es menor que el de uno heterosexual. Es decir, sería posible estudiar el efecto de los hijos en matrimonios heterosexuales divorciados o separados y proyectar ese efecto con mayor intensidad en los hijos adoptados de los homosexuales.

• Separación de efectos en el tiempo —no sólo en edades menores de los hijos, sino en etapas diversas de su desarrollo, incluyendo edades ya de adultos. Es obvio que la medición de efectos no puede enfocarse sólo, digamos hasta los 3 o 4 años.

• Estimación de efectos colaterales que puedan parecer inconexos —por ejemplo, en tendencias demográficas, adopción de infantes, número de abortos, estabilidad matrimonial y otras más. Cierto que la población homosexual se ha calculado en proporciones que van del 3% del total de la población hasta niveles del 11%, pero aún así deben considerarse efectos en toda la sociedad.

• Consideración de la influencia comunitaria en los resultados —es decir, de las creencias culturales en los efectos de los hijos. Por ejemplo, no sería posible proyectar universalmente los resultados de un estudio realizado en San Francisco, California, al resto de los EEUU y menos aún de otras naciones.

La exploración anterior —circunscrita sólo al tema de los efectos en los hijos de matrimonios homosexuales por medio de estudios de campo—, ha dejado de lado dos consideraciones centrales.

La primera llama a reconocer que cualquiera que sea el resultado de esos estudios, ellos no constituirán la prueba contundente que será reconocida por ambas partes significando la victoria de uno sobre el otro —los dos mantendrán sus posturas tratando de anular los estudios y acudiendo a otros argumentos.

La segunda llama a reconocer que una investigación de campo no considera el centro de la controversia, que es uno moral sobre el uso de la libertad —algo que no puede ser sujeto de investigaciones cuantitativas.

Todo lo que he tratado de hacer es profundizar sobre un aspecto en esta controversia para, quizá, lograr un ambiente menos caliente y más razonado al discutirlo.

Addendum

Me atrevo a realizar una especulación relacionada con lo anterior —sobre las consecuencias del matrimonio en uno y otro sexo, solamente en su la biología de ambos. En un matrimonio heterosexual la consecuencia física del embarazo durante nueve meses y el parto, más la atención inmediata como el amamantar, recae centralmente en la mujer.

Esto me hace creer que la mujer, por esas razones, tiene más prudencia en el consentir al matrimonio —especialmente en lo que se refiere a la estabilidad del matrimonio y la capacidad del padre para ser responsable en el largo plazo. Ahora el punto es especular sobre otra situación diametralmente distinta.

Dentro de un matrimonio homosexual no sucede lo mismo —habrá menos prudencia en la decisión ya que las cargas del embarazo son soportadas por otros, no por el matrimonio. Será un incentivo que actúe en contra de la estabilidad de largo plazo.de la unión. Lo mismo que sucederá en uniones heterosexuales realizadas sin esa prudencia.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras